Nuevo Anoeta

Novedades en la zona de banquillos de Anoeta

Novedades en la zona de banquillos de Anoeta

Una legión de operarios se afana en conseguir que el estadio pase mañana el examen de LaLiga y se llegue a jugar el día 15

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Una legión de operarios se ha apoderado del estadio de Anoeta. Hay chalecos amarillos en todos los rincones y ninguno está de brazos cruzados porque no hay tiempo que perder. Se trabaja en tres turnos de ocho horas. Hay trabajadores que limpian con mangueras a presión el polvo acumulado en los asientos, trabajadores que barren los pasillos que quedan entre las bancadas, trabajadores que se ocupan de rematar los accesos, trabajadores que despliegan el EFTE en la trasera de la grada sur... No hay un rincón en el que no se trabaje a diez días de que se celebre el partido entre la Real y el Barcelona. Contamos medio centenar de trabajadores solo en el césped y las gradas sin contabilizar los otros muchos que trabajan rematando los espacios interiores. La arquitecta encargada de elaborar el proyecto de remodelación, Izaskun Larzabal, también dirige los trabajos a pie de obra y en un segundo plano activo, el presidente de la Real, Jokin Aperribay. Se quiere llegar a tiempo.

El número de chalecos amarillos se reducirá en las próximas horas cuando concluya la colocación de los tepes de césped y esos operarios den por terminado su trabajo. La previsión es que esta tarde el terreno de juego sea ya una alfombra verde desplegada, por lo que mañana la delegación de LaLiga que repasará in situ el estado de las obras encontrará la fotografía más próxima a un campo de fútbol que se ha tenido de Anoeta desde que se iniciaron los trabajos de remodelación. Faltará poner las porterías, pintar las rayas y poner los banderines en los córners, algo que se hará antes del miércoles que viene cuando equipos de las categorías inferiores de la Real jueguen un amistoso para calibrar las cámaras del VAR y el primer equipo se entrene por primera vez en su nueva casa.

¿Cambio de los banquillos?

La Real dará la bienvenida a los técnicos de la Liga con la nueva tribuna sur lista para ser estrenada y con las gradas inferiores laterales aproximadas al terreno de juego. Y también podrán ver que los banquillos del nuevo Anoeta ahora quedan integrados en la grada al estilo de los campos ingleses.

Está por ver si la Real cambia de banquillo este misma temporada o lo deja para la siguiente. Es seguro que lo va a hacer. Si hasta ahora la Real se situaba en el banquillo derecho según se mira desde el palco presidencial, la idea es trasladarse al izquierdo.

Hay dudas de cuándo hacerlo porque llevar esa idea adelante ahora obligaría a los equipos a cruzarse cuando salen del vestuario, mientras que si se espera al próximo verano, cuando se realizará una profunda renovación de las instalaciones interiores, la Real pasará a tener su vestuario en el lado izquierdo, donde hoy se cambia el equipo visitante, y sin cruzarse con el rival se situaría en el banquillo más próximo a la avenida de Madrid.

Los banquillos estarán arropados por los palcos VIP a pie de campo que todavía están por delimitar en las primeras filas de asientos de la tribuna principal baja. Los palcos serán cubiertos, sin obstaculizar la visión del campo de los aficionados que están sentados detrás. La primera fila de espectadores quedará a 8,5 metros del césped por los 25 actuales. El fútbol es otra cosa en el nuevo Anoeta. En diez días el aficionado de la Real no va a reconocer su casa.

Más Real Sociedad

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos