Real Sociedad

Cumbre inminente por Odegaard con el Madrid para lograr su cesión

Odegaard se lamenta de una ocasión con la camiseta del Real Madrid antes de emprender su aventura en Holanda como cedido./REUTERS
Odegaard se lamenta de una ocasión con la camiseta del Real Madrid antes de emprender su aventura en Holanda como cedido. / REUTERS

La Real Sociedad tiene previsto iniciar las conversaciones sobre el internacional noruego antes del fin de semana

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Jokin Aperribay y Florentino Pérez están llamados a cumplir el deseo de Martin Odegaard (Drammen, 1998) de jugar en la Real Sociedad a partir de la próxima temporada. Los dos presidentes -o la mano derecha de cada uno de ellos- se reunirán de forma inminente, en un plazo aproximado de 48 horas, para tratar de acordar la letra pequeña del contrato que ligaría al jugador con la Real en calidad de cedido durante las dos próximas temporadas. No lo han podido hacer antes porque la agenda del Real Madrid es intensa en los últimos días.

La buena relación existente entre ambas entidades -Florentino calificó a la Real de «prestigioso club amigo» en la presentación del fichaje de Odriozola- debería ser un punto de partida a favor, pero una cosa es la amistad y otra son los negocios. No va a ser un camino de rosas porque al Real Madrid han llamado muchos clubes preguntando por Odegaard y es fácil que el presidente blanco ponga encima de la mesa las ventajas que le ofrecen otros candidatos que van a jugar competición europea la próxima temporada.

Aperribay tendrá que jugar muy bien sus bazas para conseguir que la operación cristalice

Odegaard, como viene informando este periódico, quiere jugar en la Real antes que en el Bayer Leverkusen, el otro club interesado en contar con él, y ya se sabe que cuando un jugador elige su destino es difícil que antes o después no se termine aceptando su deseo. En este caso, además, Odegaard tiene el respaldo del Real Madrid porque los responsables deportivos del club blanco le han prometido que respetarán su decisión y le permitirán elegir su destino. Odegaard tiene claro que quiere jugar en la Real desde el momento en el que conoció el proyecto de boca de Aperribay y Olabe en la visita que hizo a Zubieta y Anoeta el pasado viernes. De hecho, fuentes próximas al Bayer Leverkusen dan por perdido al jugador. Odegaard espera noticias en su domicilio en Drammen, una ciudad dormitorio a 40 kilómetros de Oslo, y confía en que el Real Madrid acepte su deseo de jugar en la Real.

La buena relación entre los presidentes debe ser un punto de partida, pero no va a ser un camino de rosas

Aperribay confirmó ayer que están tras él. «Llevamos dos o tres meses hablando con él, pensamos que tiene muchísimo talento y puede cumplimentar la plantilla de la Real, así que esperamos que venga. Veremos si quiere él y el Real Madrid».

La Real, su presidente, tendrá que jugar muy bien sus bazas para conseguir que la operación cristalice. Por eso en la Real siguen siendo cautos a la hora de asegurar si Odegaard terminará o no en Gipuzkoa. Insisten en que la operación no es nada sencilla y que Odegaard tiene más novias de las que han trascendido porque su alto rendimiento en la liga holandesa no ha pasado desapercibido entre los responsables deportivos de media Europa.

Pero a Odegaard le gusta la propuesta deportiva que le transmitió la Real, porque sabe que es una buena plaza para relanzar su carrera en La Liga. A eso se agarrará Aperribay.

El exrealista Kvarme, hoy intermediario de Odegaard, se ha encargado de pasarle buenos informes de lo que podría encontrarse aquí, en un club del que han salido dos de los mejores jugadores europeos de los últimos años: Xabi Alonso y Griezmann, máximos exponentes de la cantera de Zubieta. Referencias no le faltan.

La baza de Aperribay ante su homólogo blanco es que el Real Madrid sabe que aquí estaría bien atendido. La Real es un referente en el trabajo con los más jóvenes y encajaría en un vestuario en el que hay muchos talentos que no superan los 24 años como Januzaj, Merino y Oyarzabal, entre otros. Además, tendrá muchas posibilidades de jugar, que es lo que quiere el club prestador, para que goce de los minutos.

El Madrid quiere una cesión

Lo que sí se puede confirmar es que, salvo sorpresa mayúscula, el Madrid no incluiría en la cesión una opción de compra mediante la que la Real se pueda hacer con el jugador en un futuro. Fuentes cercanas al conjunto blanco confirman que Odegaard es un jugador en el que tienen depositadas muchas esperanzas en un futuro a medio plazo. Le tienen muy bien considerado y confían ciegamente en sus cualidades.

La Real ya ha traído de esa manera en su día a hombres que le dieron un buen rendimiento como Vela, José Ángel y Rulli. Fue una forma de acceder a futbolistas con traspasos prohibitivos. Posteriormente se hizo con dos de ellos en propiedad, casos del mexicano y el argentino. Obviamente no ha ocurrido lo mismo con dos últimos, Theo y Sandro. También llegaron cedidos Granero y Diego Reyes del QPR y el Oporto, respectivamente. El posible fichaje se sumaría a los ya confirmados de Remiro (Athletic), Sagnan (Lens), Portu (Girona) e Isak (Dortmund).

Físicamente más fuerte

Odegaard (pronunciado 'edegoord') estaría llamado a jugar en la mediapunta porque es donde más ha podido brillar en la última temporada en el Vitesse, en el que ha jugado 39 partidos oficiales en los que ha marcado 11 goles y ha repartido 12 asistencias. Jugador con una zurda exquisita y una técnica y una visión de juego privilegiadas, ha sido este año cuando ha explotado. Más formado físicamente, con un tren inferior notablemente más fuerte, se ha convertido en el referente de su equipo ubicado en el perfil diestro.

El noruego, al que el Real Madrid fichó con 16 años y con el que solo ha jugado un partido en el primer equipo, se ha movido con total libertad, ha retrasado su posición para participar en la elaboración y ha perdido el miedo al disparo desde posiciones cercanas al área, como le ocurrió en su primera experiencia en Holanda, en el Heerenveen. Su rendimiento ha sido tan alto que el Ajax estaba dispuesto a ofrecer 20 millones al Real Madrid para convertirle en el sustituto de Frankie de Jong.

Su carrera, vista con la perspectiva necesaria, no está siendo mala en absoluto. Su problema tiene que ver más con las expectativas generadas a su alrededor más que con sus condiciones futbolísticas. Y es que no debe ser fácil asimilar el fichaje por el Real Madrid con 16 años y ser, con 15 años, el jugador más joven en debutar en la liga noruega y en jugar con la selección de su país. Ha sido su padre el que ha guiado su carrera profesional, el que decidió que continuara su carrera en Holanda, un país cercano a Noruega y en una liga siempre amable con los jóvenes.

Hoy es él quien decide. En la Real han alucinado con la madurez que ha mostrado en las horas que estuvo en Gipuzkoa. Tiene 20 años pero parece que tiene más. Y, lejos de lo que pudiera intuirse por la trascendencia que ha tenido cada uno de sus movimientos, está alejado del prototipo de estrella futbolística que se estila. Su adaptación no sería problema.

Noticias relacionadas