Certeza, coraje... y Copa

Ludmila y Nahikari luchan por el control del balón./Lobo Altuna
Ludmila y Nahikari luchan por el control del balón. / Lobo Altuna
Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEA
  • 1

El equipo convencido fue la Real... desde noviembre

«¿No firmarías llegar a los penaltis?», nos había preguntado Arconada en un pasillo de Zubieta. ¡Que no hizo falta, Gonzalo! ¡La Copa es vuestra! «Las finales no las gana el mejor equipo, sino aquel que muestra la mayor convicción en lo que tiene que hacer», decía el seleccionador, Jorge Vilda. Ese equipo convencido fue la Real. No ayer, sino desde los octavos en Valencia, en noviembre. «Queremos ir a por la Copa», dijo la plantilla. Aquí está.

  • 2

El Coraje y quiñones, antídoto para el atlético

Pocos se habrían jugado un euro al triunfo de la Real tras el tempranero gol de Esther, casi calcado al del domingo en Zubieta. El balón fue del Atlético, sí. Pero la garra -y algo más-, de la Real. Las blanquiazules le echaron carácter, primero, para rehacerse de las bajas de Itxaso y Maddi, fijas en el esquema realista. Después, para defenderse del torrente colchonero y salir al contraataque apoyadas en una Quiñones que fue la reencarnación de Luis Arconada en la Copa del 87. De la capacidad de Nahikari -ez joan, mesedez-, Eizagirre, Baños y compañía, ya teníamos noticia.

  • 3

Sin interrupciones ni piscinazos, solo fútbol

Me había propuesto no hacer ninguna referencia al fútbol masculino. No puedo. Las mujeres serán más lentas, sus lanzamientos serán menos potentes y las porterías se harán enormes a las guardametas. Pero también se caen menos y no tratan de engañar a la colegiada. El duelo fue un canto a la nobleza.

  • 4

Seis guipuzcoanas frente a una madrileña

La Real presentó un once con más madrileñas (dos, Beltrán y Chini) que las colchoneras (Jenni). Eso sí, Gonzalo Arconada alineó a seis guipuzcoanas, pues la cantera de Gipuzkoa es la base de la plantilla txuri-urdin, que solo tiene una extranjera (Kiana), por siete el Atlético. En 2014 llegó la primera no vasca a Zubieta, Chini, que ha sido feliz aquí. Gracias por estos cinco años.

  • 5

Muchos detalles por pulir En el fútbol

Que la primera mujer en recibir el Balón de Oro, la noruega Ada Hegerberg, haya renunciado al Mundial por las desigualdades de género que percibe en su país, evidencia las carencias del fútbol femenino. España no ha alcanzado el desarrollo nórdico -donde los hombres han cedido sus derechos de imagen para inflar los salarios de las mujeres-, y se nota. No es normal que Real y Atlético no pudieran entrenarse en Los Cármenes porque la noche del viernes se jugó el Granada-Tenerife de la Segunda masculina.