El Celtic de Chipre

El Omonia, que significa armonía en griego, ha perdido con el Sheriff y con el Apollon en Liga, donde está cerca del descenso

PHIL BALL PERIODISTA Y ESCRITOR

Siempre quería viajar a Chipre, pero durante mi época mochilera no era fácil conseguir ni vuelos ni barcos. Vive ahora de un turismo más desarrollado pero sigue siendo una isla con historial complejo, y un conflicto entre el norte turco y el sur griego que todavía no se ha solucionado. Nuestros visitantes mañana, el Omonia de Nicosia, es de los clubes más conocidos de la parte sureña (la República de Chipre) pero nació como consecuencia de la turbulencia de la posguerra y el fin de la guerra civil en Chipre en 1948. Omonia (que significa 'armonía' en griego) fue producto de los rebeldes comunistas/socialistas en el APOEL (el equipo más conocido de Chipre) quienes se negaron a identificarse con la idea de la unidad con Grecia y se separaron del APOEL para formar su propia asociación de clubes de izquierdas. Se les permitió volver a unirse a la liga principal en 1953, pero la división política se ha mantenido, y el derbi APOEL-Omonia a veces se pone violento. Omonia se considera chipriota, mientras que APOEL promueve una identidad más griega. Representan dos tipos de nacionalismo contrapuestos.

Es complicado, pero le da al fútbol chipriota su particular morbo. Curioso entonces, que el míster del Omonia (desde marzo) es nada menos que el exjugador del Celtic Neil Lennon, un católico norirlandés que se retiró del fútbol internacional con Irlanda del Norte después de recibir amenazas de muerte antes de un partido contra Chipre – pura casualidad– pero quiero decir que entiende un poco de conflicto político. Sumando más coincidencias, Omonia usa los mismos colores que el Celtic y su insignia es el trébol (la de Celtic siendo el lauburu).

En fin, no es un club cualquiera y ha ganado la liga oficial del sur nada menos que 21 veces. Por lo tanto, tiene experiencia en Europa aunque nunca ha progresado mucho. Cuando llegaron a la 2ª jornada de la antigua Copa de Europa en 1979, perdieron 10-0 a domicilio ante el Ajax, y en la Europa League llegaron por fin a la fase de grupos de 2020, tras intentarlo casi todos los años desde 1986. Solo ganaron el partido más morboso, en casa contra el PAOK, el equipo griego de Macedonia.

De hecho, sorprendió a todos su presencia en esta edición tras ganar al Gent belga, un equipo a priori mucho más fuerte, pero vendrá a Donosti como el equipo de facto más débil del grupo. Perdió en casa 0-3 contra el modesto Sheriff Tiraspol y anda flojillo en su liga. El domingo perdió 2-1 a domicilio ante el Apollon, un resultado que lo deja rozando la zona de descenso, con una victoria y dos derrotas. Según mi amigo 'Google Translate', Neil Lennon no estuvo nada 'happy' con el aspecto físico de la actuación, alegando una falta de «creatividad, energía y resistencia». En los foros de fans que encontré, también parece que los seguidores están empezando a cuestionar las tácticas defensivas de Lennon y la falta de organización en el club en general. Lennon, un tipo aparentemente tranquilo pero por dentro algo atormentado, fue un héroe instantáneo al llegar, guiándolos a una victoria en la final de la Copa de Chipre en mayo pero cuatro meses después parece que le crecen los enanos. Para darle la vuelta a la situación, no le falta carácter. Según uno de sus exjugadores en el Celtic, su manera de motivarles pre partido era su infame «para ganar, hay que odiar al otro equipo». Dicen que prohibe conversaciones en el túnel con los adversarios, y si alguien da la mano, le cae una multa.

Su equipo es un crisol cultural de 16 países diferentes. Héctor Yuste, un perro viejo de la Liga española, juega de central y Lennon ha traído a tres jugadores británicos de las ligas inferiores, aunque el lateral derecho, Adam Matthews, es internacional con Gales. El nuevo brasileño Bruno Felipe parece una amenaza y el capitán Ioannis Kousoulos tiene fama como pulmón del equipo.

El problema para La Real será como juzgar a un equipo que no lo tendría fácil en Segunda, ya que a pesar de su falta de calidad, Lennon construye equipos competitivos, con un pressing alto y a veces un doble pivote. Un aficionado en los foros me dijo que les viene mejor jugar a domicilio porque en casa les cuesta llevar la iniciativa. Así que cuidado. Poco tienen que perder, y sabrán que la Real también esta con la depre, tras su repentina caída de las nubes de la euforia en Manchester camino al infierno de Getafe. Y todavía guardo pesadillas del partido de Rijeka hace dos años. Todos pensamos que iba a ser el partido más fácil y resultó ser el más difícil. Pues a por ellos, pero como si fueran el Manchester United.