Fútbol

Carlos Martínez: «En Oviedo he vuelto a disfrutar del fútbol»

Carlos Martínez, con la equipación de entrenamiento del Real Oviedo./
Carlos Martínez, con la equipación de entrenamiento del Real Oviedo.

Imanol Lizasoain
IMANOL LIZASOAIN

Después de toda una vida vistiendo de blanco y azul, Carlos Martínez (Lodosa, 1986) se vio obligado a hacer las maletas y cambiar la Primera División por la Segunda. Recaló en las filas del Real Oviedo el verano pasado y este fin de semana ha puesto fin a su andadura en la capital asturiana. El sábado formó parte del once inicial del partido que enfrentó a los carbayones en El Sadar ante el campeón de la División de Plata, quedándose a un solo punto de entrar en el playoff de ascenso.

- Se han quedado a las puertas del ascenso a Primera. Una pena...

- Así es. Llegamos a la última jornada con opciones de meternos en el playoff, aunque necesitábamos una carambola muy grande. Hemos estado toda la temporada cerca. Parecía que podíamos entrar, pero finalmente no ha sido así. Es una pena porque es el tercer año que el Oviedo se queda a las puertas del ascenso al playoff.

- Llegaron con opciones hasta la última jornada en una categoría en la que siempre es muy complicado colarse entre los primeros clasificados.

- Llegar con opciones significa que el equipo ha competido bien. La Segundo División es muy dura y pesada y, además se hace muy larga. El equipo ha llegado con opciones hasta el final, pero ha habido equipos mejores y no hay más.

- ¿Qué le ha faltado al equipo para meterse en los playoff?

- Regularidad. Son tantas jornadas que creo que, por ejemplo, la suerte no influye tanto. Tuvimos tres partidos en el mes de abril que los jugamos en casa y solo conseguimos sacar tres empates. Ahí se nos fueron muchas opciones. No hemos sido todo lo regulares que nos hubiese gustado. En un campeonato de tantas jornadas lo que prima es la regularidad y creo que no la hemos tenido.

- ¿Cómo afectó a la plantilla el cambio de entrenador?

- El cambio de entrenador llegó a falta de siete jornadas. Aún estábamos con opciones. A lo largo de este año aquí en Oviedo me ha sorprendido un poco el nivel de exigencia con todo, tanto con los jugadores como con el entrenador. Aprietan mucho. El equipo estaba bien por aquel entonces y creo que con el cambio de entrenador el mensaje que se quiso mandar o que se dio a entender es que la temporada ya estaba finiquitada.

- ¿Qué tal su primera experiencia fuera de la Real?

- Después de once temporadas en la Real, el hecho de salir y llegar a un club nuevo siempre impone algo de respeto, puesto que todo es diferente, pero tanto mi familia como yo nos hemos adaptado muy bien a la ciudad y al club. Oviedo me ha sorprendido para bien. Es una ciudad muy bonita y muy tranquila. Ha sido una experiencia fantástica. Estuve más de diez años en la Real, conociendo a cada uno de los compañeros, las instalaciones... Aquí no conocía a nadie, pero está bien vivir otras cosas y salir de la rutina.

- ¿Esperaba tener más minutos?

- Llegué a Oviedo con la intención de volver a disfrutar del fútbol. Mi última temporada en la Real fue complicada, con lesiones. También tuve un problema que me hizo plantearme seguir o no jugando al fútbol. Al final salió la opción de venirme a Asturias y sí que es verdad que me hubiese gustado jugar más. En la segunda vuelta estaba siendo titular y con el cambio de entrenador todo se complicó un poco más. De las últimas siete jornadas, solo jugué el sábado contra Osasuna. Me quedó con la sensación de haber vuelto a disfrutar del fútbol.

- Ha terminado contrato con el Oviedo. ¿Qué planes tiene?

- Ahora toca buscar un nuevo destino. Ya estamos de mudanza en Oviedo. A ver qué opciones hay, no descarto ninguna. Incluso marcharme al extranjero. Mis hijas son pequeñas y pueden adaptarse a cualquier destino. Primero voy a descansar y desconectar unos días y luego ya nos sentaremos para valorar las diferentes opciones que existan.