Carlos Fernández en un entrenamieto en Zubieta/Lusa

Carlos Fernández en un entrenamieto en Zubieta / Lusa

Real Sociedad Carlos Fernández ya exhibe olfato goleador en Zubieta

Completa casi todo el entrenamiento al mismo ritmo que sus compañeros y deja goles de bella factura en los ejercicios de remate diseñados por Imanol

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

Carlos Fernández está un entrenamiento más cerca de poder reaparecer, tal y como ha demostrado este miércoles por mañana en Zubieta. Ha completado una exigente sesión junto al grupo, como uno más, incluso ha exhibido su instinto goleador en los ejercicios de remate en los que ha insistido Imanol. El oriotarra quiere que todos sus futbolistas afinen la puntería para la traca de partidos que se avecina y ha diseñado un circuito con finalizaciones para entrenar esa faceta.

El sevillano ha soportado con aparente entereza los ejercicios de presión tras pérdida, siempre con la intensidad como criterio básico. Pese a su larga inactividad, no ha dejado muestras de fatiga o molestias, lanzando sus sprints y carreras cortas con un ritmo similar al de sus compañeros.

En la posterior sesión de remates ha lucido su buen olfato al marcar media docena de goles con la zurda, tras partir con un slalom y un brusco giro antes de atacar el balón centrado por bajo. Su efectividad, por último, ha sido superior al 50% en los remates de cabeza, a los que ha llegado con agresividad tras carreras rápidas llegando desde atrás.

Finalmente, por precaución y por acompasar su integracion en el equipo, el atacante se ha marchado al vestuario sin participar en el último partidillo y en los esprints finales.

Merino, Brais y Silva completan la mitad de la sesión

Carlos Fernández ha compartido entrenamiento con otros catorce jugadores de campo (Sola, Rico, Aihen, Zubeldia, Illarramendi, Zubimendi, Guevara, Merino, Gorosabel, Aritz, Silva, Robert Navarro, Brais y Karrikaburu), más los tres porteros (Remiro, Zubiaurre y Marrero).

Merino, Brais y Silva han abandonado el grupo antes de los ejercicios de remate, tras tres cuartos de hora de entrenamiento, por aquello de gestionar debidamente sus cargas de trabajo, sin molestias. Los dos primeros lo han hecho tras firmar varios autógrafos y fotografiarse con los aficionados que se han acercado al Z7 de Zubieta.

Aritz y Zubimendi también se han apartado antes del último ejercicio, sin problema alguno, una vez cumplido el grueso de la sesión.