Carlos Fernández, durante el entrenamiento de este miércoles. / Lobo Altuna

Real Sociedad Carlos Fernández y Nacho Monreal entrenan con balón en Zubieta

Ambos se ejercitan a muy buen ritmo en el Z2 de Zubieta

Beñat Barreto
BEÑAT BARRETO

Después de la tormenta, este miércoles la niebla, siempre sale el sol. Carlos Fernández y Nacho Monreal ya ven la luz al final del túnel. Ambos se han rencontrado con su mejor amigo: el balón. El defensa y el delantero se han ejercitado en solitario en el Z2 de Zubieta con la sorpresa de que ya tocan balón. Y a muy buen ritmo. Los dos se han entrenando a un ritmo elevado y esperan poder volver al grupo en las próximas semanas. El navarro ha sido el encargado de centrar y el delantero, con la caña siempre lista, el rematador. Se vieron buenos goles.

Las buenas noticias llegan por parte de Carlos Fernández. Su lesión progresa favorablemente hasta tal punto de que en febrero podría comenzar a aparecer con el grupo. Su rodilla está en perfectas condiciones y podría ser un gran activo para lo que resta de temporada. El Granada preguntó por él en diciembre, pero en la Real Sociedad no contemplaban ceder al sevillano. Visto lo visto este miércoles en Zubieta, el gol no lo ha perdido, y el hambre tampoco.

Nacho Monreal, en Zubieta. / Lobo Altuna

En una situación distinta esta Nacho Monreal. El navarro está en blanco esta temporada y no juega desde mayo, cuando la Real ganó a Osasuna para acceder por segundo año consecutivo a la Europa League. Visto su ritmo, parece que también está en la recta final de su recuperación, aunque tendrá que pelear por el puesto con Diego Rico y sobre todo con Aihen, que se ha ganado ser el lateral titular.