Fútbol

Cardoso, una mente maravillosa

Miguel Cardoso, durante su primera rueda de prensa como técnico celtiña./EFE
Miguel Cardoso, durante su primera rueda de prensa como técnico celtiña. / EFE

El nuevo técnico celtiña ha pasado por el Río Ave portugués y el Nantes, y se deshace en elogios hacia el estilo de juego de Quique Setién Licenciado en Ciencias del Deporte, políglota y entrenador 'cum laude'

Imanol Lizasoain
IMANOL LIZASOAINSAN SEBASTIÁN.

¿Quién es Miguel Cardoso? Es la pregunta que muchos aficionados al fútbol se hicieron cuando hace poco más de una semana el Celta de Vigo destituía al argentino Antonio Mohamed y anunciaba la contratación de un nuevo técnico que, como su anterior homologo en el cargo, se estrenaba en LaLiga española.

Dicen quienes le conocen que Miguel Cardoso (Trofa, 1972) es un adicto al fútbol, un deporte que ha conseguido convertir en su profesión y que venera. Cardoso no fue jugador profesional y su camino hasta la élite fue largo. En la facultad de deportes de la universidad de Oporto pasó por las manos del profesor Vítor Frade, que fue descrito por el New York Times como «la mente más magnífica del fútbol».Y lo mismo le sucede a los compañeros de viaje que ha elegido para su aventura balompédica en el Celta. El técnico luso, que cuenta con Nando Villa, un hombre de la casa, como preparador de porteros, llegó a Vigo con cuatro asistentes más que respiran a través del balón y cuyo hilo conductor es la juventud y la formación. Dos aspectos que recuerdan al núcleo duro que en su momento importó Luis Enrique, y que está más distante del perfil que acompañaba a Mohamed.

Su segundo en el Celta es Jorge Miguel Gonçalves Maciel. Un hombre que cuenta ya con un bagaje importante en el mundo del fútbol. Es licenciado en Educación Física por la Universidade de Porto, fue reconocido durante tres cursos como el mejor estudiante en la especialidad de fútbol. La formación y la pasión le definen, al igual que a Cardoso.

Durante su última etapa como entrenador en Francia sumó un triunfo, tres empates y cuatro derrotas. Fue segundo técnico del Dépor y durante su presentación con el Celta confundió a ambos equipos

Maciel comenzó su andadura en los banquillos a través del fútbol base y en el 2010 dio el salto al balompié sénior y a otro continente. Se marchó Al Ittihad de Trípoli como segundo entrenador, y de allí puso rumbo al Al Dhafra de Emiratos y al Senat Naft iraní. En la campaña 13/14 compró un billete de vuelta a Portugal al incorporarse al Beleneses, donde estuvo otro año más, pasando más tarde por el Arouca y respondiendo a la llamada de Cardoso cuando fichó por el Río Ave. Le siguió en el Nantes y ahora en el Celta. Pese a esta buena carta de presentación, las cosas no le han funcionado en su última etapa profesional. Dirigió al Río Ave en 42 partidos, con un bagaje de 20 victorias, 7 empates y 15 derrotas. El equipo quedó quinto en el campeonato portugués, igualando su mejor prestación de siempre (obtenida en la temporada 1981-82) y clasificándose para competiciones europeas por tercera vez en su historia. Desde Portugal se marchó a Francia para ponerse a los mandos del Nantes. Solamente duró ocho encuentros (un triunfo, tres empates y cuatro derrotas).

Los brasileños del Shakhtar

Cardoso ha trabajado duro para llegar hasta el Celta. Antes de convertirse en un primera línea de los banquillos pasó como asistente por Os Belenenses, Sporting Braga, Académica de Coimbra, Sporting Braga, Sporting de Lisboa, Deportivo La Coruña y Shakhtar Donetsk. En 2013 Miguel Cardoso tuvo su primera aventura fuera de Portugal, la cual terminaría siendo, también, el punto final de su carrera en la sombra. El trofense asumió el cargo de coordinador de la cantera del Shakhtar Donetsk. Un destino exótico, sobre todo porque, poco después de su llegada, empezó el conflicto en Crimea y el club se desplazó a Kiev. Esta experiencia permitió al preparador desarrollar el potencial de muchos talentos, no solo ucranianos sino también brasileños que ya los sufrió la Real durante su andadura en la Champions League. Esta vertiente formativa de Cardoso es uno de los trazos más evidentes de su personalidad.

El fútbol de dominio del balón y ataque que le gusta a Miguel Cardoso puede ser comparado al de Quique Setién. El nuevo entrenador del Celta no esconde su admiración por el técnico del Betis. «Lo admiro bastante por su manera de estar en el deporte y por sus ideas», reconocía el portugués en una entrevista en en junio. Cardoso es muy minucioso tácticamente, pero no le quita importancia al lado mental del juego. «La táctica, por si sola, no te hace ganar. La vertiente emocional es brutalmente relevante. Es extremamente importante que los jugadores se sientan cómodos, ya que son ellos los que juegan. El entrenador tiene que seducirlos», defendía en la misma entrevista.

Más

 

Fotos

Vídeos