Real Sociedad

El cambio de nombre no deja indiferente a ningún aficionado

Las obras del estadio de la Real Sociedad. /Lobo Altuna
Las obras del estadio de la Real Sociedad. / Lobo Altuna

Los seguidores de la Real reaccionan al sorpresivo cambio y se dividen entre quienes lo ven con buenos ojos y quienes no

JON MUNÁRRIZSAN SEBASTIÁN.

El anuncio por sorpresa de la Real de que rebautizará el estadio de Anoeta como Reale Seguros Stadium no ha dejado indiferente a ninguno de sus seguidores. La sorpresiva noticia fue objeto de encendido debate entre la hinchada. Y como ocurre siempre que se toman este tipo de decisiones hay gente que lo apoya y existen románticos que ven con malos ojos este tipo de cambios.

«No estoy de acuerdo, pero será cuestión de acostumbrarnos» Iñaki Prieto

Una decisión que, aunque no ha gustado al aficionado, tampoco se ve como «una fatalidad». Es el caso de Iñaki Prieto, quien reconoció que, a pesar de que no le haya gustado, no sería el primer club en llevarlo a cabo. «No ha gustado la decisión y mucho menos que no se haya consultado a los aficionados. Hay cosas por encima del dinero». Aun así, no ve en ello el «fin del mundo». Iñaki Prieto asegura que «con el tiempo nos acostumbraremos a llamarle Reale Seguros Stadium». Quiso añadir que ya hay ejemplos en el mundo del fútbol de equipos que han vendido el nombre de sus estadios. «En Inglaterra está el Emirates Stadium (Arsenal) y en España, el Wanda Metropolitano (Atlético de Madrid). Al final todo es cuestión de sacar dinero». Para acabar, y en un tono más jocoso, aseguró que el cambio de nombre no será algo que le vaya a quitar el sueño. «En principio no me gusta, pero yo no me voy a pelear por ello».

«Le pongan el nombre que le pongan seguiremos llamándole Anoeta» Ana Alargunsoro

La de Iñaki Prieto fue una postura similar a la que tomaron otros aficionados de la Real presentes ayer en la tienda oficial del club. Ana Alargunsoro, seguidora blanquiazul, no conocía la noticia y al momento de enterarse se le apreció visiblemente sorprendida por la decisión tomada por el club. Aun así, fue clara: «No conocía la noticia, pero si el equipo necesita dinero o ha visto una oportunidad de ganarlo de esta manera, me parece una buena alternativa». Además, y de manera muy positiva, reconoció que tampoco supone una alteración muy grande. «Dentro de lo malo es 'Reale', que se parece mucho a 'Real'». Además, Ana estaba segura de que los seguidores txuri-urdin no se referirán al estadio como Reale Seguros Stadium. «Muchos de nosotros seguiremos refiriéndonos al campo como 'Anoeta'. Da igual el nombre que tenga o el que quieran poner».

«Supongo que la Real habrá ganado dinero con esto y la 'pasta' manda» Mikel Romanelli

Lo único que está claro es que la noticia no dejó indiferente a nadie. Aun así, la respuesta por parte de los aficionados fue menos negativa de lo que se podía esperar. A Mikel Romanelli, seguidor del conjunto realista, también le sorprendió la postura de la Real de vender los derechos del nombre del estadio. «Supongo que la Real habrá ganado una cantidad de dinero importante. Al final 'la pasta' es la que manda», afirmó. «A mí me gustaba el nombre de Anoeta para el campo. Era el nombre al que me había habituado. Hemos estado 25 años llamándole así y la noticia sorprende porque se nos hará difícil dejar de llamarle como lo hemos hecho siempre».

«No me gusta que pongan nombres raros a los estadios de fútbol» Rafa Gurruchaga

En estos casos, siempre hay opiniones para todos los gustos. Rafa Gurruchaga fue muy crítico con la decisión. «No estoy de acuerdo con la decisión que ha tomado la Real. La idea de que pongan nombres raros a los campos de fútbol no me gusta», subrayó serio el seguidor txuri-urdin. Además, añadió que si la Real «es un club diferente para decidir no tener publicidad de casas de apuestas tenemos que ser diferentes para todo y no caer en este tipo de cosas (venta del nombre del estadio)». A pesar de ello, acaba reconociendo que el mundo del deporte se ha convertido en un negocio y que es eso lo que ha llevado a la Real a tomar la decisión. «Ellos son los dueños del club y esto es un negocio en el que hay que intentar ganar dinero, pero no me gusta nada», sentenció.

Por lo general, aunque la noticia pillase a muchos por sorpresa, el recibimiento por parte de los aficionados ha sido más o menos comprensivo, aunque también con muchos recelos. Reconocen que es una manera de aumentar los ingresos del club, y eso es bueno. Además, mucha gente mira el vaso medio lleno y afirma que el hecho de que el nombre de la aseguradora tenga cierta similitud en el nombre (Reale-Real) ayuda a esa aceptación. Como afirma Aimar Insausti, aficionado txuri-urdin: «Si se le quita lo de 'Seguros', casi casi ni se nota», afirmó sonriente.