Se busca rival para derbi

Desde Puertollano el balance en los derbis no admite dudas: 40 triunfos realistas frente a 31 rojiblancos. Normal que no quieran saber nada del clásico vasco

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Hemos tenido que llegar hasta aquí para enterarnos de que el derbi vasco no es el protagonizado por la Real Sociedad y el Athletic. Iñigo Martínez y Herrerín nos dejaron muy claro durante la semana que para ellos era un partido más, aunque no parece una opinión muy extendida en su propio vestuario. En los días previos al partido tuve la ocasión de compartir un rato con Yeray y Yuri, dos de los rojiblancos que jugaron el sábado en Anoeta, y ambos coincidieron en que el clásico vasco se vive igual en ambos lados de la autopista. Entonces, ¿en qué quedamos? ¿es o no es un derbi?

Recuerdo que en una visita del Atlético al Bernabéu en 2011 los Ultras Sur desplegaron en su fondo una pancarta que rezaba 'Se busca rival digno para derbi decente'. El cuadro rojiblanco llevaba doce temporadas sin ganar a su eterno rival en partido oficial pero a partir de ese momento comenzó su crecimiento con Simeone hasta el punto de superarle en los duelos directos en los años posteriores. Hoy en día se tratan de tú a tú cada vez que se cruzan en el camino.

En este caso lo que se busca es un rival para que el Athletic pueda tener su derbi, porque parece que el de la Real Sociedad no le hace gracia. Y no me extraña. A mí tampoco me haría. Es como quedar a jugar a pádel con ese amigo que sabes que siempre te va a ganar. Al final terminas cansándote y le das mil excusas antes que enfrentarte a él. Y a Herrerín y sus amigos les sucede algo parecido. Desde que tras el ascenso de Puertollano en 1967 alguien se atrevió a discutirle el monopolio del fútbol vasco al Athletic el resultado en los derbis no admite discusión: 40 triunfos blanquiazules, 31 rojiblancos y 27 empates. Y eso no es fácil de digerir. Así que lo mejor es buscarse otro derbi...

Eibar, Alavés, Osasuna...

Por cercanía se me ocurre que podrían tener uno más igualado contra el Eibar. Pero quizás no sería demasiado proporcionado enfrentar a una población como la vizcaína superior al millón de habitantes contra los 27.000 de Eibar. No muy lejos está el Alavés, pero le faltaría la continuidad en Primera División para calificarlo de derbi. Y con Osasuna no hay por donde empezar, con una cantera que ha sido expoliada por un club que cuenta con más navarros que el propio conjunto rojillo. Hombre, queda que el Racing haga la machada y suba a Primera. Quizás ahí encuentren un derbi más a su medida, sobre todo en Castro Urdiales, localidad de Herrerín, donde en verano la población vizcaína supera a la cántabra. Todo es ponerse. Al final y al cabo, lo importante en un partido de rivalidad es ganarlo. Y este sería bastante más asequible...

¿Tú no serás vasco?

Hace unas semanas estuve viendo el partido del Sanse contra el Racing en Zubieta con López Ufarte. Le gusta seguir a los chavales de la cantera para saber lo que viene por debajo. Entre jugada y jugada salieron varias anécdotas y una de ellas me dejó impactado: el Athletic quiso ficharle antes que la Real Soceidad. Menos mal que nuestros vecinos fueron muy torpes...

Me contó que cuando jugaba con 15 años en el Real Unión le llegaron dos emisarios rojiblanco que le preguntaron si era vasco. Roberto había nacido en Marruecos, donde pasó su infancia hasta que llegó a Irun con 12 años, así que les dijo que no. Y se marcharon. Pero tanto les gustaba ese chaval que volvieron a las pocas semanas. ¿Tus padres no serán vascos?, le preguntaron esta vez. «No, mi padre es catalán y mi madre andaluza», les respondió. Así que se volvieron a ir. Pero como 'Le petit diable' era un fenómeno regresaron de nuevo para ver si alguno de sus antepasados era vasco. Les dijo que tampoco y que no volviesen más. Que no iba a jugar en el Athletic. El resto de la historia ya la saben: le fichó la Real Sociedad y fue el mejor jugador de campo de la historia del club con permiso del gran Jesús Zamora. Dos Ligas, una Copa y una Supercopa le contemplan.

El hijo de Kodro

Hoy en día la filosofía del Athletic se ha estirado como un chicle para acoger a franceses (Laporte), catalanes (Saborit), rumanos (Ganea) y a un internacional bosnio nacido en San Sebastián (Kenan Kodro). Hasta tal punto de que es difícil distinguir entre la política de ambos clubes. ¿Qué diferencia hay entre fichar a Ganea o a Theo? Porque la Real Sociedad puede contratar a quien quiera, aunque una mayoría de la plantilla siempre sea de casa. Lo mismo sucede con el Athletic.

Lo más curioso es que quienes desde Bilbao critican que la Real Sociedad juegue con extranjeros admitan que puedan fichar a sus hijos, como el caso de Kodro. Y, ojo, que me alegro por Kenan, porque es una gran oportunidad para este chaval de 25 años que después de salir de Zubieta ha jugado en Osasuna, Mainz 05, Grasshoppers y Copenhague. Pero el caso se las trae. Aunque si en su día pensaron en fichar a Griezmann...

El triunfo de un sentimiento

El caso es que el triunfo en el 'no derbi' se celebró por todo lo alto en Anoeta. Y no por la rivalidad existente, no. Si no porque a un club que te ha tocado a media plantilla se le tiene ganas. Empezando por aquellos que en su día le dieron calabazas. Como Mikel Oyarzabal, quien en su cuenta de twitter dejó escrito tras el partido 'sentimendu baten garaipena' con una imagen de la celebración de su gol. Un veterano socio de la Real Sociedad me confesaba ayer que verle a Mikel besar el escudo fue lo máximo. Y es que hay cosas que el dinero no puede comprar. Una de ellas es el sentimiento.

Ahora hay que aprovechar la fuerza de un triunfo así para meterse en la segunda vuelta en la pelea por Europa. Para eso hay que mejorar muchas cosas, porque en casa aún costará combatir a equipos que se encierren atrás para buscar el contragolpe como el Leganés dentro de dos semanas. Pero mientras tanto, los puntos alimentan la confianza. Y la racha de Imanol no puede ser mejor: tres victorias y cuatro empates en 28 días. ¿Alguien da más?