Bienvenida velocidad y zascas al Athletic

ANTXON BLANCOSan Sebastián

(Texto publicado originalmente en la newsletter Txuri-Urdinak para suscriptores. Si ya lo eres y quieres recibirla cada miércoles solamente tienes que apuntarte desde este enlace)

Si hace unas semanas te conté que me estaba divirtiendo hasta con los amistosos de verano, ahora estarás conmigo que hay verdadero hambre por ver de cerca a esta 'nueva' Real Sociedad en Anoeta y disfrutar/sufrir con el derbi del viernes en San Mamés. Lo dije en pretemporada. Esta Real tiene muchos resortes, alternativas en juego y jugadores, cariño por el balón pero sin despreciar la velocidad. Era cuestión de cerrar la muralla y los albañiles se han puesto el mono de faena. Incluso en los despachos meten horas extra para apuntalar la línea con el veterano Monreal.

Vamos, que tiene buena pinta este equipo. Ya sé que los resultadistas me enseñarán la calculadora cuando falle el equipo. Ya sé que los teóricos me vocalizarán la palabra REN-DI-MIEN-TO... ¿verdad Roberto? Soy consciente de que la Liga no se gana con verborrea. Se gana con puntos. Ya sé que si en el minuto 100 no llega el penalti en Valencia o si los ches hacen el 2-0, la historia cambia. Ya sé que en Mallorca se estuvo mucho tiempo con el 0-0... pero también sé que la Real lleva 180 minutos muy serios (independiente de los 4 puntos). Igualmente reconozco que los puntos y solo los puntos te empujan a escribir/hablar de éxito, y con el casillero a cero solo se teclean sinónimos de fracaso y decepción. Somos de los que el análisis pausado debe siempre imponerse al axioma del resultadismo aunque resulte difícil.

La forma de juego es inequívoca en el conjunto de Imanol. El balón es suyo y la creación llega desde el guardameta. No hay pim, pam, pum. La combinación antes que el patadón. Pero ojo, aquí nadie ha dicho que la velocidad, la verticalidad, el pase-fogonazo entre líneas, están reñidos con el acunar la pelota hasta que los jugadores vean claro su asalto a las trincheras del rival. La velocidad manda en el deporte en general, y en el fútbol en particular... aunque Usain Bolt, el hombre más rápido de la historia, jamás será un buen futbolista.

Esa velocidad es uno de los elementos novedosos en la presente temporada en la Real. El contragolpe en Mallorca que desencadenó el 0-1 es un claro ejemplo. La potencia se alía con la horizontalidad melosa. No vale ser el amo del campo a cuarenta metros de la portería contraria. Del sesteo por el pasecito repetitivo al carnaval explosivo del primer toque y la arquitectura en la creación de los espacios. Por esto y por mucho más quiero que llegue el derbi o el estreno liguero en Anoeta el 14 de septiembre.

Y MI SEGUNDO TIEMPO...

1- Ojo al dato

Ahora mismo se está cociendo el posible fichaje de Monreal por la Real. Uno (otro) de los pasados objetivos del Athletic que puede acabar en Zubieta. Hasta tres presidentes rojiblancos (Lamikiz, Macua y Urritua) intentaron su fichaje. Es uno de los zascas al club que antaño gustaba de dárselos a la Real. Pero últimamente esos zascas despegan en Donostia. Veamos. Apunto como zasca el fichaje de Merino, el de Remiro, las negativas, a pesar de los garfios, de Oyarzabal y de Illarramendi tras su paso por el Madrid. La Real ha sufrido el zasca del adiós de Iñigo Martínez (dejó 32 millones cuando solo le faltaba un año de contraro, eso sí), y quizás el de Yuri, que tras su excursión a París recaló en Bilbao, tras un error de cálculo de la Real cuando se marchó y posteriormente la cantidad que pagó el Athletic era inasumible por la Real. El marcador de zascas es blanquiazul. ¿Habrá más? Me apuntan que se espera otro.

2- Muy confindencia

Vaya lío 'maliloli' con la portería (Moyá/Remiro). Yo fui uno de los sorpendidos con la titularidad del balear, cierto. Luego alguien me lo explicó. En las cuatro primeras jornadas rivales de la Real: Valencia (Moyá ex jugador); Mallorca (Moyá ex jugador); Athletic (papeleta para Remiro por su salida etc); Atlético (Moyá exjugador). Para mí lo de San Mamés sí es clave. No lanzar a Remiro a los leones (sin doble juego de palabras) era importante. En caso de un mal partido podía generarle dudas al navarro en un escenario sensible.

- Más allá del fútbol

Envidia por el coqueto estadio de Vallehermoso de Madrid, inaugurado el domingo. Es evidente que hoy por hoy fútbol y atletismo no pueden compartir escenario. Cada uno tiene sus necesidades. Las 10.000 localidades de la pista pistacho son una buena referencia. ¿A qué esperan para completar el miniestadio de Anoeta? Creo que se están incumpliendo compromisos adquiridos. Es hora de exigir responsabilidades. Por cierto a mí no me gustó el verde de Vallehermoso. Yo lo hubiese combinado con el azul. O mejor, anillo azul y algunas zonas con ese verde lima.