Barrenetxea: «Desde pequeño mis padres me han puesto los pies en el suelo»