¿Un Balón de Oro de Zubieta?

Antoine Griezmann durante el partido que enfrentó esta semana al Atlético de Madrid con el Borussia Dortmund /EFE
Antoine Griezmann durante el partido que enfrentó esta semana al Atlético de Madrid con el Borussia Dortmund / EFE
Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Todos los años por esta época nos suelen machacar con una polémica artificial sobre el Balón de Oro. Ya saben, que si lo tiene que ganar Cristiano o se lo debe llevar Messi. Es un tema recurrente que sirve para llenar horas y horas de tertulias sin que nunca se llegue a ninguna conclusión. Polémica estéril, en todo caso, que ha servido para alimentar el enfrentamiento dialéctico entre madridistas y azulgranas, entre Ronaldo y Messi. Y miren que el tema es bastante sencillo. Por lo menos para mí.

El Balón de Oro no premia al mejor jugador del año. Por lo menos lleva tiempo sin hacerlo. El premio va dirigido al jugador que más títulos consigue, especialmente la Liga de Campeones. Por eso Cristiano Ronaldo se ha llevado unos cuantos en las últimas temporadas. El Madrid ganaba la antigua Copa de Europa y el portugués se llevaba el Balón de Oro. Porque si efectivamente este galardón fuera para el mejor jugador, sin duda Messi llevaría muchos años consecutivos ganándolo. No hay nadie como él.

Este año, al no estar ni Messi ni Ronaldo entre los principales candidatos, la chapa mediática está siendo mucho menor. Que si Varane, que si Modric, que si Griezmann... pero no se habla tanto.

Ronaldo, ya saben, conquistó la Liga de Campeones con el Madrid, pero fracasó en el Mundial. Messi, ni Champions ni Mundial. Descartados estos dos, quedan Varane, que tiene los dos trofeos más importantes; Griezmann, que ha acumulado más títulos que nadie, entre ellos el Mundial, Modric y alguno más.

Yo tengo mi apuesta clara. El Balón de Oro se lo lleva Antoine Griezmann. Ganó la Europa League, la Supercopa y el Mundial, donde fue el Balón de Bronce y la Bota de plata. Y el trofeo, no lo olvidemos, está patrocinado por la revista francesa 'France Football'.

Sería grande, en lo que a la Real Sociedad se refiere, que Antoine se llevara el Balón de Oro. Que el mejor jugador del año 2018 saliera de la cantera blanquiazul, sería todo un trofeo para Zubieta y debería servir de reclamo para esos cientos de chavales de nuestra cantera que se esfuerzan todos los días por terminar vistiendo la camiseta de la Real. Sí. No solo se puede llegar al primer equipo desde la base, sino que se puede llegar a ser el mejor jugador del mundo.

Es verdad que tenemos otros ejemplos de jugadores que desde Zubieta dieron el salto a la primera línea mundial, como Xabi Alonso como ejemplo más reciente, pero que un chaval que llegó con 13 años a la Real se corone con el Balón de Oro 2018, sería un paso más, un reconocimiento al trabajo bien hecho en el proceso formativo que se hace cada día en la escuela de Zubieta. Si Griezmann, como estoy convencido de que sucederá, levanta este año el Balón de Oro, una parte no precisamente pequeña de ese trofeo, corresponderá a la Real Sociedad. Pues va a resultar que después de tantos años aguantado la chapa mediática con la matraca de quién debe ganar el trofeo, por una vez hasta nos va a interesar. Ya saben. Yo veo a Griezmann con el trofeo. Pero que el domingo, en el Wanda, el francés nos deje en paz y no nos complique más la vida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos