Real Sociedad femenina

Aumenta el prudente optimismo en la Real sobre la posible renovación de Nahikari

Aumenta el prudente optimismo en la Real sobre la posible renovación de Nahikari

El club confía en poder retener a la goleadora y ofrecerle un proyecto que colme su ambición

O.O.G. SAN SEBASTIÁN.

La Real Sociedad y Nahikari García desean aclarar cuanto antes el futuro de la delantera, que a día de hoy parece ser más txuri-urdin que hace unas semanas, cuando la atacante parecía decidida a aceptar la propuesta del Atlético de Madrid para la próxima temporada.

El deseo mutuo de resolver cuanto antes el enigma es obvio. Por parte del club realista, porque se trata de una jugadora que es el buque insignia de su proyecto y, por supuesto, también complicado de sustituir en el mercado, e imposible en el ámbito guipuzcoano. Por parte de la jugadora, porque es su vida deportiva la que se está decidiendo a las puertas de un Mundial absoluto en el que debería tener centrado el cuerpo y la mente.

Si hace unas semanas en el propio vestuario realista existía el convencimiento de que Nahikari dejaría la Real Sociedad al término de esta temporada, tras las intensas jornadas vividas antes y después de la consecución del título de la Copa de la Reina han variado la situación.

En el propio club ha tomado cuerpo esa sensación, que hace no tanto solo la alimentaba el simple hecho de que la jugadora no había firmado por el Atlético.

Sin embargo, aunque la decisión última la tomará, lógicamente, la propia protagonista, el balón está en el tejado de la Real Sociedad. Los obstáculos que pueda haber entre el club y la urnietarra no son económicos, porque la oferta blanquiazul no es inferior a la rojiblanca. Por activa y por pasiva, la jugadora viene repitiendo en sus numerosas apariciones y recibimientos que sobre todo reclama un proyecto ambicioso. Esto es algo que, a día de hoy, solo lo tendría en el Atlético o el Barça.

Nahikari sabe que en Madrid jugaría la Champions League, pero tampoco olvida que antes de que el Atlético ganara una Copa y tres Ligas seguidas en las últimas cuatro temporadas, era un equipo como mucho a la par que la Real. Y es lo que pide al club que preside Jokin Aperribay: disponer de un proyecto ambicioso basado en la cantera pero reforzado para que pelear con un Atlético no sea una lucha de David contra Goliat.