Real Sociedad

Los hombres de Asier Garitano que pretenden el salto de calidad de la Real

Almandoz, Casamicha, Pérez, Llopis, De la Barrera, Garitano, Ansotegi, Ibarrondo y Labaien forman el núcleo duro del staff técnico de la Real. / ARIZMENDI
Almandoz, Casamicha, Pérez, Llopis, De la Barrera, Garitano, Ansotegi, Ibarrondo y Labaien forman el núcleo duro del staff técnico de la Real. / ARIZMENDI

Cada uno de los integrantes del staff técnico de la Real Sociedad ya deja su sello en el trabajo diario que se hace en Zubieta | La alta intensidad de los entrenamientos permite intuir la Real Sociedad que quiere Asier Garitano: un equipo incómodo para el rival

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

Lejos quedan aquellas pretemporadas en las que un entrenador, su segundo, un médico y dos utilleros hacían y deshacían con sus jugadores. Las cosas han evolucionado tanto que hoy hay casi más colaboradores del cuerpo técnico que futbolistas. Y la Real Sociedad no es una excepción. El director de fútbol, Roberto Olabe, ha dibujado una estructura en la que una veintena de personas «especialistas y con experiencia» rodean hoy a Asier Garitano en los entrenamientos de Zubieta. Todos han firmado por dos años. Análisis profundos, vídeos detallados de rivales y de los jugadores, cuidados especiales para cada miembro de la plantilla... El objetivo, en palabras de Olabe, es tratar de «impulsar» el trabajo de Zubieta en el primer equipo y en el resto de categorías.

Reparto de tareas

En un día cualquiera de trabajo en Zubieta la fotografía casi siempre es la misma: primero es el preparador físico Miguel Pérez el que lleva la voz cantante tanto en el gimnasio como en el calentamiento en el césped, y después, con balón, Garitano es el que manda. A ese esquema se suman el resto de técnicos, cada uno con una tarea asignada: Llopis trabaja con los porteros, los ayudantes De la Barrera y Ansotegi se sitúan uno en cada banda para realizar las indicaciones pertinentes a los jugadores; el coach mental Ibarrondo sigue el entrenamiento en soledad, en un segundo plano; los fisioterapeutas, botiquín en mano, no pierden ojo al desarrollo del entrenamiento por si tienen que intervenir; los utilleros quitan y ponen conos y picas... Todos se mueven como un reloj. En poco tiempo, apenas tres semanas, Garitano y su grupo de colaboradores han marcado unas directrices y una línea de trabajo diferente a lo que se venía haciendo en Zubieta para tratar de hacer de la Real un equipo difícil de batir, en el que cada jugador tenga un plan de desarrollo individual.

Primer entrenador

Es Asier Garitano quien encabeza la estructura técnico táctica en la Real Sociedad. Le acompaña Rubén de la Barrera, centrado en aspectos tácticos de campo, y Jon Ansotegi, «con una mirada sobre los trabajos individuales», detalla Olabe. Garitano entiende que la incorporación de estas personas le va a permitir cubrir carencias que ha podido tener en su carrera en los banquillos, principalmente en su etapa en la élite. Le van a aportar una visión distinta del fútbol. Sobre el papel, este grupo de trabajo es sinónimo de fútbol de última generación. Supone una vuelta de tuerca importante al trabajo que se viene realizando en Zubieta. A grandes rasgos, ellos serán los encargados de analizar a los rivales, atacar sus puntos débiles y diseñar las jugadas de estrategia defensiva y ofensiva.

Preparadores físicos

Miguel Pérez, David Casamichana e Iñigo Almandoz conforman la unidad encargada de tener a los jugadores en un buen tono físico. Miguel Pérez es el preparador físico que se ha traído Garitano de Leganés, la única persona que sabe lo que es tenerle de jefe y que consiguió que ese Leganés fuera uno de los que más kilómetros hizo en la Liga y uno de los seis que menos lesiones de jugadores tuvo en la última temporada. Pérez quiere a sus jugadores fuertes y rápidos para lo que incide en el trabajo de musculación, al menos en esta fase de la pretemporada. Ejercicios cortos y explosivos están marcando estos primeros días. Quiere hacer de la Real un equipo rocoso e incómodo para el rival. Le acompaña Casamichana, un experto en el control del sistema por GPS que hace la función de preparador físico de carga, y el donostiarra Almandoz, con experiencia en el Real Unión y el Lleida, es quien se ocupa de los jugadores a nivel individual.

Portería

El hernaniarra Luis Llopis, procedente del Real Madrid, e Iñaki Ulloa, de la academia Aspire y antes en el Athletic, están dispuestos a exprimir la competencia entre Moyá y Rulli. Sus métodos de entrenamiento ya están dejando huella, apoyado en cámaras cenitales para grabar movimientos, maniquís hinchables, pelotas de tenis para mejorar la capacidad de reacción, pesas, pelotas suizas... Llopis, siempre pegado a uno de los postes de la portería, a la espalda del guardameta, no permite descanso. Su reto, y el de la Real, es lograr que a medio plazo la portería esté defendida por un guipuzcoano.

Análisis

El bergararra Beñat Labaien es otro de los nombres que han aterrizado en Zubieta. Es quien se va a encargar de localizar los puntos débiles y fortalezas de los rivales. Como todos los miembros del staff, tiene un largo currículum a sus espaldas. Defiende que el análisis debe ser una herramienta más para poder aumentar el rendimiento en competición y considera que un analista debe ser entrenador porque va a estar involucrado en el día a día del cuerpo técnico, en el análisis del rival y del equipo propio, en la propuesta de tareas de entrenamiento y en el plan estratégico del partido, además de manejar las tecnologías y edición de vídeo.

Recuperación de jugadores

Olabe considera que una de las unidades más importantes es la referida a la salud y el rendimiento porque cada día que un jugador no está en disposición de entrenarse es dinero que está perdiendo la Real. El director de fútbol tiene mucha confianza en el trabajo que pueda hacer Alain Sola, un experto de prestigio internacional en la recuperación y readaptación de futbolistas mediante el medio acuático, además de ocuparse del trabajo preventivo para minimizar las lesiones. En esta misma unidad sigue estando el médico, el debarra Javier Barrera, exjefe del servicio de rehabilitación del Hospital Donostia, y cuatro fisioterapeutas.

Coach mental

«Ayudar a hacernos preguntas a nosotros mismos» es lo que espera Olabe del coach mental Ibarrondo, hasta hace nada en el staff de la selección de México, y una de las nuevas figuras del primer equipo para tratar de manejar las emociones y miedos de los jugadores. En su último mensaje en Twitter, donde es muy activo, escribía lo siguiente: «Es muy posible que no haya mucha gloria en el entrenamiento... pero lo que es seguro es que sin entrenamiento no habrá ninguna gloria. Para todos aquellos deportistas que ya están sudando a mares y sufriendo la queja de sus doloridos cuerpos en plena pretemporada. ¡Daleee!».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos