Real Sociedad

Asier Garitano: «Desde fuera nos ven muchísimo mejor de lo que nosotros nos creemos aquí»

Asier Garitano posa en Zubieta para esta entrevista./LOBO ALTUNA
Asier Garitano posa en Zubieta para esta entrevista. / LOBO ALTUNA

Asier Garitano destaca el buen ambiente de trabajo que encuentra en Zubieta, con una disposición de la gente «excelente»

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

El técnico, en esta segunda parte de la entrevista, subraya el acierto de la remodelación del estadio de Anoeta y lo mucho que se nota en el césped el empuje de los aficionados. «Percibo buena sintonía», asegura.

- ¿Qué fotografía obtiene de la marcha de LaLiga hasta ahora?

- Está en un momento extraño porque parecía que el Real Madrid y el Barcelona se iban a escapar en las tres primeras jornadas de la competición y que el Atlético de Madrid se podía olvidar del título. Y resulta que el Atlético era líder en la octava jornada antes de que el Sevilla jugara su partido y se colocara primero. Por hache o por be, estamos más cerca de esos grandes. A ver si somos capaces de aguantarles.

- El VAR está en el ojo del huracán casi en cada jornada de Liga. ¿Se está aplicando como esperaba?

- Cuando algo es nuevo, necesita un tiempo de adaptación y que nosotros también nos vayamos adaptando. Personalmente, a mí me gusta porque va a ser más justo. Se van a ver menos protestas. Seguro que irá evolucionando.

- A la Real le está tocando jugar mucho en viernes y lunes. ¿Cómo afecta eso a la preparación de los partidos?

- Ya intuíamos que iba a ser así porque para las televisiones somos uno de los equipos más atractivos de los que no juegan en Europa. Esa circunstancia ha hecho que por ejemplo cerremos una jornada nosotros y cuatro días después seamos los que abrimos la siguiente o que, como ocurre ahora mismo, vayamos a estar diecisiete días sin jugar porque jugamos un viernes ante el Athletic y vamos a jugar un lunes ante el Girona. Son circunstancias que afectan a la programación de los entrenamientos pero a las que hay que adaptarse sí o sí.

- Tres meses después de su aterrizaje en Zubieta, ¿se siente cómodo trabajando en estas instalaciones?

- Estoy bien, adaptándome al lugar y a la gente. Estoy contento.

- ¿Aturullado con tanto personal técnico?

- No. Es diferente a lo que estaba habituado en mi carrera. Lo mejor es la disposición de la gente, que es excelente.

- Le imagino de reunión en reunión: con sus ayudantes, con los preparadores físicos, los readaptadores, los médicos...

- No suelo aparecer en muchas (ríe). Mucho se ha escrito del número de técnicos que hay hoy en Zubieta, pero no es nada diferente al resto de clubes. Hoy en día cualquier equipo en Primera División tiene un staff como el nuestro si el deseo es competir al máximo nivel. Yo estoy contento con lo que tenemos aquí porque son buena gente y buenos profesionales.

Garitano: «Quiero que cada jugador aproveche cada jornada en Zubieta para ser mejor; esa es la mentalidad»

«El nuevo estadio de Anoeta es una pasada; pero la cercanía de la afición no gana partidos, sino el trabajo en el verde»

«Hacer las cosas sencillas bien es lo que te lleva a ganar partidos, pero nos ha faltado algo de suerte»

- ¿Cómo es su relación con el director de fútbol, Roberto Olabe?

- Muy buena. Estamos juntos todos los días. Antes de llegar yo a la Real hablamos de lo que había que ir potenciando, de la mejora en el día a día... Nos conocemos desde hace tiempo. Él como yo comparte que hay que ser exigentes en el día a día para que cada jugador aproveche cada jornada en Zubieta para ser mejor. Esa es la mentalidad que quiero yo, no me vale solo con el talento.

- ¿Qué sacó en provecho del congreso de entrenadores en el que participó la semana pasada en Madrid?

- Das valor a tener trabajo y a ser uno de los técnicos de Primera. Estábamos más de seiscientos entrenadores, muchos muy buenos. Miraba a mi alrededor y me decía lo afortunado que soy de poder entrenar a un club como la Real.

- Coincidió con Eusebio, se sentaron uno al lado del otro. ¿De qué hablaron?

- Tengo un trato muy bueno con él desde hace tiempo, desde que él estaba en el Barça B y yo en Segunda con el Leganés, y también con Onésimo, su ayudante en el Girona. Estuvimos charlando de cómo me iba en la Real y de cómo le iba a él en el Girona. Es una persona excelente, muy cercana.

- Es el próximo en visitar Anoeta el lunes que viene.

- De ese partido en concreto no hablamos y sí del que jugamos nosotros en San Mamés y ellos en casa ante el Eibar.

- ¿Qué le parece el ambiente que se genera en el nuevo Anoeta?

- El campo es una pasada, pero una cosa es el ambiente que se genera y otra que vayamos a conseguir puntos porque sí. Muchas veces, cuando se hace un campo nuevo como en esta ocasión, tendemos a decir que con el aficionado cerca del terreno de juego no hay rival que salga vivo de Anoeta. Pero la realidad es otra. Anoeta es una gozada, la grada Aitor Zabaleta es un gustazo para los sentidos, pero la cercanía de la gente no gana partidos, cuenta lo que se haga en el verde. Lo que más me está gustando es la predisposición del aficionado. Percibo una buena sintonía, y por eso espero que le podamos dar cuanto antes esa victoria que todos queremos con entrega y esfuerzo. La victoria va a llegar seguro. Lo único que temo es que esa ansiedad por querer conseguirla lo antes posible nos lleve a tomar decisiones precipitadas. Soy de los que creen que hacer las cosas sencillas bien es lo que te lleva a ganar.

- Tres partidos en Anoeta y tres veces en las que la Real ha atacado en la primera parte hacia el fondo Aitor Zabaleta, cuando normalmente suele ser al revés. ¿Por qué?

- Es que hemos perdido en los tres sorteos, y el rival ha elegido que sea así. En cualquier caso, ni hemos perdido ni hemos dejado de ganar por eso.

- ¿En qué ha podido afectar el cambio en la metodología de trabajo a la plaga de lesiones que han tenido? Recuerdo que el Leganés fue uno de los equipos que menos lesionados tuvo el curso pasado.

- Podíamos haberlo notado en pretemporada, pero la realidad es que en ese momento mejoramos muchísimo con respecto a pasadas campañas y no tuvimos ninguna lesión importante. Hemos tenido una rotura de peroné (Llorente), el tobillo de Zaldua, la lesión de Willian José al tirar el penalti frente al Eibar, la rodilla de Merquelanz, el esguince de ligamento lateral interno de Sandro al golpear el balón... ¿Alguna lesión muscular? La de Merino. No tiene nada que ver el número de lesiones con la nueva forma de entrenar. En el fútbol hay un grado de suerte y hasta la fecha no hemos tenido mucha.

- Ha tenido que hacer malabares para hacer el equipo cada jornada bien por sanciones o lesiones.

- Hemos tenido que ir adaptándonos durante los partidos y también entre semana porque hemos trabajado una idea y a última hora hemos tenido que cambiar. Seguro que puntualmente le ha ocurrido a algún equipo, pero a nosotros nos ha ocurrido muchas veces en pocas jornadas.

- Lo positivo es que quienes han cubierto esas ausencias por lesión han respondido.

- Antes del partido de San Mamés dije en rueda de prensa que lo que más lamentaba era no haberle podido dar minutos a Gorosabel, era el único que no había jugado. Horas después, su respuesta fue sensacional. Él estaba entrenando muy bien, llegó a San Mamés, un escenario nada fácil, y respondió a las mil maravillas. Salió bien. Pero si por lo que sea hubiera salido mal, lo que no podemos hacer es criticarle como si llevara toda la vida en Primera. A los jóvenes hay que protegerles. No se le puede valorar por lo que hace un domingo.

- ¿Cómo está siendo su regreso a casa después de tantos años fuera de Gipuzkoa?

- Nos estamos adaptando bastante bien. San Sebastián es una ciudad increíble para vivir y lo mismo del resto del territorio. Es tranquila. Pero ser el entrenador de la Real marca. Percibo la importancia del cargo que ocupo y lo mucho que siente la gente cada resultado del equipo. La gente es respetuosa y, en contra de lo que pudiera imaginar por aquello del carácter reservado del guipuzcoano, me dan ánimos en la calle. No hay palabras para agradecerles su apoyo, me siento querido.

- ¿Sigue yendo a la compra como hacía en Leganés?

- Sí. Es fácil verme por el Centro en algún supermercado. Eso no cambia. Me gusta desayunar con mi mujer, dar una vuelta entre semana por la Parte Vieja y alrededores. En cualquier sitio se está bien. Sí me ha sorprendido la cantidad de gente que había en verano en las calles. Dicen que después del Festival de Cine nos quedamos los de casa, así que supongo que ahora estaremos más tranquilos.

- ¿Ha vuelto a Leganés?

- Estuve el pasado domingo. Hay algo que me llamó poderosamente la atención: desde fuera nos ven muchísimo mejor de lo que nos creemos aquí. Es curioso. La gente en Leganés me felicitaba por lo bien que había encajado en la Real y lo bien que habíamos empezado la Liga, sabedores de las dificultades que hemos tenido en este inicio de temporada.

- ¿Y se deja caer por Bergara?

- Poco, menos de lo que me gustaría. Tenía que haber ido después del derbi porque seguro que alguno me invitaba a algo (ríe). Sé que están contentos de que yo esté en la Real, y se alegran.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos