Asegurar el gol

JORGE SAINZ

La gran pegada de la que hizo gala la Real de Eusebio se difuminó el pasado año. De los 66 goles de la temporada 2017/18 y los 59 de la anterior, en la que nos clasificamos para Europa, se pasó a unos discretos 45 tantos en esta temporada acabada en mayo. El duodécimo equipo más realizador. Unos números insuficientes para optar a cotas altas. Y eso que Oyarzabal ha despuntado arriba con trece tantos, su mejor marca. Quizás por eso, la Real quiere comprar gol, ese preciado bien tan caro. Willian José, en un año algo discreto, lastrado por las lesiones, ha aportado once goles, que no es mala cifra, aunque casi la mitad han sido de penalti. Pero ha dejado la sensación de haber cumplido una temporada de aprobado raspado.

La llegada de Isak viene, por lo tanto, para apretar al brasileño, al que esta temporada ni Bautista, ni Sandro, ni Juanmi han hecho mucha sombra. El de Porto Calvo, en todo caso, sigue siendo un delantero de los que marcan la diferencia si está bien. Baja el balón de maravilla y sirve para desatascar el juego cuando la Real tiene problemas para sacar de atrás el balón. Aunque esta temporada ha dado la sensación de que esa tendencia a alejarse del área para recibir le ha restado efectividad ante portería, que es donde se examinan los nueves. Así que Willian José afronta una temporada clave donde debe dar un paso adelante para seguir siendo el ariete titular. Quizás le llegue algún canto de sirena pero la Real es un club que se ajusta perfectamente a las cualidades del brasileño, que hasta puede ser complementario con Isak y su velocidad.

Así las cosas, con estos dos delanteros más Portu, Oyarzabal y el emergente Barrenetxea, el gol debe estar asegurado esta próxima temporada. No hay que olvidarse de Bautista, que ahora parece más relegado al banquillo que nunca y que debe recobrar el ánimo. Es un delantero con gol, rematador nato, pero es complicado jugar pocos minutos en busca de la remontada, con las defensas cerradas. El de Errenteria está a tiempo de ser el nueve de la cantera, como Agirretxe, pero quizás no le vendría nada mal tener minutos asegurados en otro equipo para coger confianza.