Real Sociedad

Aprender de lo ocurrido

Entrenamiento de la Real en Zubieta. /JOSÉ MARI LÓPEZ
Entrenamiento de la Real en Zubieta. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Los jugadores tienen a partir de ahora la responsabilidad intransferible de demostrar su auténtica valía

IÑIGO BESAIDE

La salida de Asier Garitano pone de manifiesto la importancia que adquiere en la alta competición la elección de un entrenador capaz de sacar el mejor rendimiento de la plantilla disponible y más en un club con la cultura e idiosincrasia de la Real Sociedad. Resulta muy difícil adaptar las características de toda una plantilla a las ideas de un técnico, si estas no conectan con las convicciones de los jugadores. En el mundo del fútbol, apostar por la simplificación de la complejidad suele ser más conveniente que recurrir a fórmulas que pretenden estimular debates enriquecedores, pero que también corren el riesgo de sembrar confusión cuando un grupo amplio y heterógeneo de técnicos y ayudantes debe conducir una plantilla de jugadores, compartiendo convicciones futbolísticas diferentes y en ocasiones hasta contrapuestas.

La dirección deportiva del club ha asumido la responsabilidad de lo ocurrido alrededor de la elección de Asier Garitano y es el momento de apostar por un plan que aglutine adecuadamente la cultura del club y las características de los jugadores integrantes de la plantilla.

Imanol Alguacil puede ser la persona capaz e idónea para protagonizar la síntesis que necesita ahora mismo la Real. Elegir a un técnico por una trayectoria deportiva ascendente, para luego pedirle que se adapte a compartir la idiosincrasia futbolística de un club, abre la puerta a que los hechos acaben demostrando que este empeño puede no ser tan sencillo. Algo de esto ha sucedido con la elección de Asier Garitano como entrenador de la Real. Y esta experiencia debe servir para aprender de lo ocurrido con la elección del técnico de Bergara. Un entrenador que había demostrado una valía comprobada en los equipos en los que había estado, aunque este bagaje no le acreditaba necesariamente como la persona que mejor podía conectar con la cultura y condicionantes que se iba a encontrar en el club blanquiazul.

Apoyo y paciencia

Imanol Alguacil ha regresado al banquillo blanquiazul con un elevado nivel de exigencia y necesitará todo el apoyo y paciencia disponibles en el club y en su entorno para enderezar el rumbo de una temporada que se ha torcido demasiado. El entrenador oriotarra tuvo ocasión la pasada campaña de demostrar su capacidad y en esta ocasión va a requerir más que nunca el respaldo indubitado de la plantilla. El club cree firmemente en él y lo considera un activo de valor. Si la pasada temporada no le ofreció continuar en el banquillo realista, fue principalmente porque quería preservarle. Estaba aún reciente la experiencia de lo vivido con Jagoba Arrasate, que fue destituido en su segundo año después de completar una excelente primera campaña, clasificando al equipo para la Europa League, alcanzando las semifinales de Copa y compitiendo en la fase de grupos de la Champions League, tras eliminar en la previa al Olimpique de Lyon. Todo ello después de que Illarra fuera fichado por el Real Madrid y con su sustituto Granero, lesionado durante toda la temporada por una rotura de ligamentos en la rodilla.

No valen excusas

Los jugadores tienen a partir de ahora la responsabilidad intransferible de demostrar su auténtica valía después de un año 2018 muy pobre en resultados. No valen excusas y los aficionados esperan una reacción que pueda acreditar que este grupo tiene solvencia y calidad futbolísticas suficientes como para situar al club donde le corresponde. Aguarda un calendario cargado de partidos complicados, pero los más recientes eran aparentemente más sencillos y se han saldado con cuatro derrotas seguidas.

La reacción inaplazable que necesita la Real no debe depender de rivales más o menos propicios, sino exclusivamente de la ambición y del compromiso inequívocos que deben mostrar unos jugadores, que solo tiene una obligación por delante: culminar una buena temporada que enorgullezca a sus aficionados y que les demuestre que pueden confiar en ellos de cara al futuro.

 

Fotos

Vídeos