Real Sociedad

La anticipación, primera virtud de la nueva Real

Jokin Aperribay y Alexander Isak estrechan sus manos tras firmar el contrato que liga al delantero sueco a la Real para cinco temporadas./IÑIGO ARIZMENDI
Jokin Aperribay y Alexander Isak estrechan sus manos tras firmar el contrato que liga al delantero sueco a la Real para cinco temporadas. / IÑIGO ARIZMENDI

La entidad txuri-urdin ha hecho los deberes antes que otros años y, con los jugadores que quería ya atados, asistirá a los movimientos del mercado con tranquilidad | Los cuatro futbolistas priorizados por el club han sido fichados para mediados de junio

Gaizka Lasa
GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

A la espera de conocer sobre el césped las cualidades futbolísticas de la nueva Real Sociedad, ya sabemos cuál es su primera virtud institucional: la anticipación. Lo ha demostrado en el mercado. Antes de que los grandes reciban, controlen y puedan tomar decisiones, la Real se ha adelantado para materializar sus pretensiones. A diferencia de lo que ha ocurrido en años precedentes, a mediados de junio, ya ha atado a sus prioridades. Los cuatro nombres propios que perseguía ya disfrutan de sus vacaciones tras haber firmado su contrato con el club txuri-urdin. Y aunque la dirección deportiva realista sigue trabajando, lo hace con la tranquilidad de quien tiene buena parte de los deberes hecha.

Para el 12 de junio la Real Sociedad ya había oficializado el fichaje del jugador que más pretendientes podía tener en el mercado: Alexander Isak. El internacional sueco, de 19 años y bautizado como el 'nuevo Ibrahimovic' ya tenía incluso un principio de acuerdo adelantado con la Real una semana antes. Ha visitado las instalaciones de Zubieta y conoce el estadio de Anoeta. El 8 de julio será uno más a las órdenes de Imanol Alguacil.

Por su parte, el 30 de mayo este periódico avanzó que Portu -otro futbolista apetecible para muchos clubes tras el descenso del Girona- había aceptado una oferta realista y faltaba por concretar con el club catalán cómo pagar los 10 millones del traspaso. El fichaje no se ha anunciado oficialmente hasta esta semana, pero los trabajos estaban avanzados desde mayo.

La Real se ha adelantado con determinación a otros clubes en los casos de Isak, Portu, Sagnan y Remiro

Las otras dos incorporaciones se cocieron incluso antes de la llegada de la primavera. La Real Sociedad se decidió a abrir contactos oficiales con Álex Remiro a partir del 1 de enero, fecha tras la que los jugadores que terminan contrato pueden negociar con cualquier equipo. El acuerdo con el guardameta navarro estaba ultimado en abril, aunque el respeto por los tiempos y su delicada situación en el Athletic de Bilbao -con quien no quiso renovar para quedar libre a final de temporada- aconsejaron no hacer público su fichaje hasta la semana pasada.

Por último, hay que remontarse hasta enero para rescatar el fichaje del central zurdo Modibo Sagnan, de 19 años y procedente del Lens. El futbolista se desplazó el 30 de enero hasta Madrid para pasar el reconocimiento médico, aunque ha permanecido cedido hasta junio en el conjunto francés. Jurgen Klopp quiso ficharlo para el Liverpool el pasado verano y en el mercado de invierno lo pretendieron Juventus y Génova, lo que hacía conveniente la anticipación.

La total avenencia entre entrenador y dirección deportiva ha sido uno de los motivos principales para que en primer lugar se fijen los perfiles deseados y, en segundo término, se acometan las operaciones derivadas con ambición y determinación. Imanol y Olabe han hablado el mismo idioma durante los meses anteriores a la hora de planificar el futuro curso, circunstancia que no siempre se ha dado en las campañas anteriores.

Portu, Sagnan y Remiro.

Esta vez la Real Sociedad quería un portero seguro que discutiera la titularidad de Rulli, un central rápido y contundente que garantizara el relevo de Navas y Héctor, y, sobre todo, un delantero veloz capaz de adaptarse a diferentes esquemas de juego, más un extremo versátil que rompiera bien al espacio. Los cuatro nombres propios que ya son realistas han sido objeto de numerosos informes satisfactorios y sus contrataciones no se han hecho esperar. Se habrá acertado o no, pero se sabía lo que se quería.

Imanol conoce la plantilla

El exhaustivo conocimiento que Imanol tiene de la plantilla con la que ha contado desde su asunción de responsabilidades en diciembre ha ayudado a definir los objetivos. Por su parte, Olabe ha podido planificar el futuro con otra perspectiva diferente con la que lo hizo la pasada temporada, después de aterrizar en Donostia en abril.

La diferencia en solo un año es notable en cuanto a la confección de plantilla. El primer futbolista firmado el pasado verano fue Mikel Merino. Su fichaje se materializó el 12 de julio, con la pretemporada ya empezada. Para entonces, el mercado ya estaba en ebullición, circunstancia que, unida a una sintonía no siempre completa entre técnico -Asier Garitano- y club, hizo que los siguientes refuerzos tardaran en llegar.

La total avenencia entre Imanol y la dirección deportiva del club ha agilizado los movimientos

El 10 de agosto, Theo Hernández llegó cedido del Real Madrid y, dadas las fechas, Garitano quiso que ese mismo día por la tarde se subiera al avión con destino Alemania para unirse al grupo en los amistosos con los que el conjunto txuriurdin cerraría su pretemporada, frente a Sttutgart y Friburgo. Veinte días más tardó en concretarse la otra cesión, la de Sandro, del Everton. Para entonces, ya había arrancado laLiga.

Con los cuatro fichajes consumados, la Real Sociedad afronta lo que es el grueso del mercado del verano expectante a las oportunidades que se puedan presentar, pero desde una posición de tranquilidad tras adelantarse en los movimientos más deseados. El club tiene en la recámara opciones bien estudiadas como las del danés Andreas Skov Olsen, futbolista del FC Nordsjælland, de 19 años, o Borja Mayoral (Parla, 1997), jugador del Real Madrid cedido al Levante. Los dos responden al perfil de jugadores rápidos y hábiles al invadir espacios. Pero sus hipotéticos fichajes dependerían siempre de las contingencias del mercado.

Más