Real Sociedad

Anoeta será diferente ante el Rayo

Varios operarios, en la Tribuna Sur de Anoeta el viernes. Los trabajos en el estadio siguen a buen ritmo y mañana se notarán mejoras en la instalación./JOSÉ MARI LOPEZ
Varios operarios, en la Tribuna Sur de Anoeta el viernes. Los trabajos en el estadio siguen a buen ritmo y mañana se notarán mejoras en la instalación. / JOSÉ MARI LOPEZ

La Real Sociedad trabaja para minimizar los errores que pudo haber en el estreno del nuevo campo de fútbol

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

El campo de fútbol de Anoeta del primer partido ante el Barcelona será diferente al del segundo ante el Rayo y éste distinto al que jugará ante el Valencia. Porque se sigue trabajando, ahora a otro ritmo sin el turno de noche y con un número más reducido de operarios, para que el abonado de la Real se sienta cada vez más cómodo en su casa y los errores que pudieron haber en el estreno se minimicen. Anoeta seguirá en obras hasta el otoño que viene.

El recinto tendrá el martes que viene más servicios abiertos de los que tuvo en el primer partido y es posible que también estén en marcha un mayor número de ascensores. Los problemas de suministro que pudieron haber en los bares se tratarán de subsanar también. Y se ha actuado además en los palcos y en las filas que están detrás de los banquillos.

En los últimos días se ha procedido a la retirada de los viejos asientos del anillo inferior de la grada norte más cercana a la avenida de Madrid. Es el trabajo previo a su futura demolición, como se hizo en la tribuna sur. Los cambios serán imperceptibles el martes ante el Rayo o al menos no tan visibles como en el último mes.

En el exterior de Anoeta se ha avanzado en los últimos días en el recubrimiento de la fachada azul hasta alcanzar la curva más próxima al Palacio del Hielo. El próximo mes se procederá en la fachada Este a la instalación de las 'bananas', las estructuras de malla espacial con forma de fruta que sujetan el EFTE, el polímero termoplástico azul. En ese momento también se eliminará el metacrilato que hoy está colocado en lo alto de la grada Este, en la unión entre el graderío y la cubierta. Ese metacrilato se retirará y desde el césped se divisará el color azul de la fachada que quedará a la espalda de la tribuna Este. Esta operación modificará la apariencia de esa tribuna y de la Principal.

En cuanto se avance en esa fachada Este se abrirá el centro cultural Ernest Lluch, cerrado desde el pasado 1 de marzo. Se quiere abrir el lunes 15 de octubre.

En Anoeta seguirán estando también los locales de las federaciones guipuzcoanas y vascas (en la zona próxima al velódromo), el museo, la tienda de la Real Sociedad y la citada casa de cultura. Todos quedarán integrados en la estructura de una forma más natural y no tan forzada como ahora. Suman 1.200 metros cuadrados para que el Ayuntamiento pueda establecer sus sociedades.

Entre una intervención y otra, uno de los momentos que pondrán a prueba a Anoeta será el partido de rubgy entre Estados Unidos y Samoa que se jugará el 10 de noviembre. La organización de este partido corre a cargo del club Bera Bera, que ya ha recibido la autorización de la Española para organizar este amistoso internacional.

Derribo de la Norte en octubre

Antes de ese día, la reforma del campo va a sufrir un importante arreón en los 22 días sin fútbol que habrá entre el partido ante el Valencia del sábado y el que se jugará ante el Girona el lunes 22 de octubre. Es posible que en esas tres semanas se proceda al derribo de la grada norte y que se cambien los asientos del anillo superior de Anoeta. La idea es que buena parte de la estructura de la nueva grada esté levantada para finales de diciembre. Se quiere que sea así para que esa tribuna frene el viento y la lluvia que pudiera colarse los días de partido con todo el frente abierto. El procedimiento será prácticamente idéntico al realizado previamente en la tribuna de enfrente, con la diferencia de que la estructura de la cubierta queda por encima, ya acabada.

Como se ha hecho en otros estadios, la Real Sociedad ha determinado que los asientos de la grada alta de la Tribuna Este dibujen el nombre del club, «Real Sociedad», y en la Tribuna Norte alta, su año de fundación, «1909». Será en color blanco. Es una forma de dar personalidad a las gradas del campo, poniendo en valor la larga historia que tiene el club. No será hasta agosto del año que viene, en el momento que se termine de construir la nueva Tribuna Norte, la más próxima a la avenida de Madrid, cuando se pueda visualizar la leyenda al completo.

Para el verano que viene se dejará la adecuación de las instalaciones interiores. Estas intervenciones no forman parte del proyecto de remodelación original y licitado, cifrado en 47 millones de euros. Son operaciones anexas a cargo de la Real que elevan a cerca de 60 millones la operación completa, de los que el club abona todo menos los diez millones que pone el Gobierno Vasco y los cuatro de la Diputación. En estas intervenciones se incluyen los videomarcadores, la conectividad de la mano de Microsoft, la reforma del vestuario y los palcos, la instalación de nuevas zonas para las cámaras de televisión o la sustitución de los asientos del anillo superior entre otras.

En la apuesta de la Real Sociedad por hacer de cada partido una experiencia, el nuevo Anoeta dispondrá de espacios adaptados para empresas y entidades diversas con el fin de que puedan desarrollar contactos profesionales. Una de las novedades estará en la creación de palcos VIP a pie de campo, en las primeras filas de asientos de la tribuna principal baja, junto a los banquillos. Los palcos serán cubiertos, sin obstaculizar la visión del campo de los aficionados que están sentados detrás, y tendrán la opción de contar con servicio de catering gracias a la cocina que se acondicionará en las entrañas del estadio. Se espera que para diciembre el servicio de catering esté avanzado.

En la distribución de los espacios interiores se recoge la posibilidad de ver el túnel de vestuarios desde uno de los nuevos bares a los que solo tendrán acceso quienes tengan un palco. Uno de esos aficionados podrá picar algo antes del partido mientras al otro lado de una cristalera ve cómo los jugadores de los dos equipos acceden al terreno de juego.

La remodelada instalación quiere modificar nuestros hábitos los días de partido y también lo hará entre semana porque pasaremos de ir a Anoeta los domingos a poder estar en Anoeta de lunes a domingo. Los espacios polivalentes que se generarán en los bajos de los graderíos darán mucho juego a la Real, y por ende a los donostiarras y guipuzcoanos. Porque lo mismo acogerán a un grupo de universitarios que buscan un lugar amplio y cómodo en el que poder dar forma a sus proyectos, que a empresarios que celebran una conferencia. Anoeta pretende ser una instalación dinamizadora de la economía de Gipuzkoa.

Más noticias

 

Fotos

Vídeos