Real Sociedad

Anoeta, 24 horas al día, siete días a la semana

El túnel de vestuarios ha desaparecido, las gradas laterales bajas se remodelan hasta acercarlas al césped y asoma el fondo Aitor Zabaleta, ayer por la mañana. / REPORTAJE GRÁFICO LUSA

Las obras avanzan sin descanso. El izado de la cercha y la eliminación de las gradas laterales, lo inmediato

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

Las obras del Estadio de Anoeta avanzan a toda velocidad, a golpe de martillo, en el interior y el exterior, 24 horas al día, siete días a la semana, en turnos de trabajo de tres horas, para llegar a tiempo a la fecha señalada: el 8-9 de septiembre, cuando tres cuartas partes habrán sido remodeladas y el campo tendrá un aforo de 32.000 localidades frente a los 26.000 que ha tenido esta temporada sin el fondo sur. Cuando entremos en septiembre a la remodelación solo le quedará derribar la grada del fondo norte, la más próxima a la Avenida de Madrid, y levantar una nueva en esa zona, algo que se hará entre septiembre de 2018 y agosto de 2019. El primer equipo de la Real Sociedad estrenará el campo completo en la Liga 19/20 con una capacidad de 39.500 personas.

Es tanto lo que hay que hacer en poco tiempo que los avances son visibles cada minuto que pasa. Ahora sí, una vez que el balón ha dejado de rodar, Anoeta y su entorno es una zona en obras en la que respetar las señales y seguir las indicaciones de los operarios por el material, el trasiego de camiones y las enormes grúas que trabajan en el entorno.

Desde el domingo, cuando se jugó el último partido entre la Real Sociedad y el Athletic femenino, se ha progresado tanto que parece mentira que hace nada se pudiera jugar un partido de fútbol en un estadio en el que queda el círculo central del terreno de juego y las dos porterías. Poco más.

El izado de la cercha en la última semana de este mes ofrecerá imágenes para el recuerdo en la remodelación

La grada sur baja, la de animación bautizada con el nombre de Aitor Zabaleta en la que los espectadores podrán estar de pie, ha pasado de ser un boceto a una realidad con la colocación del firme sobre el que se instalarán los asientos. Hoy más de mil aficionados podrían estar empujando al equipo desde ese punto.

Y más pronto que tarde ocurrirá lo mismo en los laterales, porque maquinaría pesada rompe sin descanso los tableros de la tribunas bajas para conseguir acercar a los futuros aficionados hasta el césped por encima de lo que hace mucho eran siete calles de una pista de atletismo. La demolición sigue el mismo patrón que en el resto de graderíos: el acero se separa del hormigón porque éste se machaca hasta convertirlo en grano y después se reutiliza en la misma obra. El cronograma de la remodelación establece que los nuevos bloques de asientos de las tribunas laterales bajas se instalarán encima del actual esqueleto y también sobre los nuevos pilares que se están construyendo en la zona de la pista de atletismo. Esas nuevas gradas permitirán que el aficionado de la Real Sociedad de la primera fila tenga el césped a ocho metros y no a veinticinco, según el proyecto de remodelación del estadio ideado por el estudio de la arquitecta Izaskun Larzabal. Los espectadores estarán todos a resguardo gracias a la prolongación de la cubierta que también se empieza a retocar estos días.

En paralelo a estos trabajos para acercar las gradas, se está realizando el vaciado del terreno de juego, aunque no será hasta más adelante cuando se haga en su totalidad porque en estos primeros días de trabajo a contrarreloj se aprovecha la zona del césped para depositar el escombro de la obra. Toneladas de tierra saldrán de Anoeta hasta rebajar la cota del terreno de juego una profundidad media de 2,3 metros que, tras los trabajos de canalizaciones que se hagan bajo tierra, acabará siendo de 1,5 metros menos respecto a la actual cota.

Dos grúas llegadas de Bélgica

Si dentro la obra avanza a toda velocidad, no menos lo hace en el exterior del estadio de Anoeta. Las piezas que forman la cercha del fondo norte ya han sido ensambladas y se ha empezado ya con la cercha del fondo sur. El izado de la primera se prevé hacer el lunes 28, si se mantienen las previsiones. Para realizar esta espectacular operación ya esperan dos grandes grúas llegadas desde Bélgica en el entorno de Anoeta. Sus dimensiones quitan el hipo. Cada una de ellas pesa 650 toneladas, su pluma principal mide 42 metros, tiene una capacidad de carga de 130,5 toneladas a 48 metros y el montaje de cada una supone el transporte de 50 tráilers.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos