Aficionados de la Real levantan sus bufandas antes del encuentro contra el Alavés. / arizmendi

Real Sociedad Anoeta tiene la llave para volver a Europa

Si la Real gana mañana al Espanyol igualará el registro de nueve victorias como local de las últimas dos campañas

Imanol Troyano
IMANOL TROYANO

La Real retoma la competición mañana en el Reale Arena, el lugar donde debe mantenerse sólido lo que queda de temporada si quiere lograr el objetivo de repetir clasificación europea por tercera vez consecutiva. Las aspiraciones continentales de los realistas pasan en buena medida por continuar con la buena dinámica en casa. Los de Imanol han vencido en los últimos encuentros ligueros en Donostia frente al Granada, Osasuna y Alavés, en todos ellos sin encajar un tanto en contra. El camino está marcado.

Anoeta tiene la llave para volver a Europa en los dos meses que restan de campeonato. Empezando por el recientemente estrenado mes de abril, periodo en el que el cuadro txuri-urdin disputará tres de los cinco encuentros que le faltan por jugar como local. En un plazo de poco más de tres semanas la Real recibirá en su feudo al Espanyol, Betis y Barcelona. La escuadra txuri-urdin solo tendrá que desplazarse en una ocasión en este lapso de tiempo, entre medias de los duelos ante pericos y béticos para visitar al Elche. Por ello, si la Real consigue encadenar buenos resultados hasta recibir al Barça, el rival más temible de la competición en estos momentos, podría encarar con garantías los compromisos de la recta final de mayo.

El próximo y definitivo mes de la Liga traerá dos encuentros seguidos a domicilio ante el Rayo Vallecano y Levante. Después de estos dos choques la Real volverá a jugar en casa el fin de semana del 11 de mayo frente al Cádiz y una semana después visitará La Cerámica para medirse con el Villarreal, el partido más complicado que le queda a la Real lejos de Gipuzkoa. El conjunto blanquiazul recibirá en la última jornada al Atlético de Madrid. De esta manera, de los nueve partidos que restan de Liga, cinco de ellos tendrán lugar en Donostia.

Rivales con algo en juego

Precisamente, el único rival que vendrá al Reale Arena sin un objetivo muy definido será el de mañana. El Espanyol, que ha regresado este año a Primera tras el descenso de categoría de hace dos cursos, ocupa la mitad de tabla a diez puntos de distancia del Mallorca, primer equipo situado en la zona de descenso. El resto de contrincantes que lleguen a Donostia en las próximas semanas lo harán con distintos objetivos en juego. El Betis es un rival directo de la Real en la lucha por los puestos europeos, el Barcelona quiere asegurarse la Champions League, mientras que el Cádiz buscará salir de la zona de abajo. El Atlético, en la última fecha, podría aterrizar en la capital guipuzcoana con todo decidido, si no, será otro de los conjuntos involucrados en la lucha por Europa. El cuadro txuri-urdin siempre ha tenido que esperar a la última jornada para alcanzar sus objetivos. Incluso ha apurado hasta los últimos minutos de estos partidos para lograrlos y esta temporada va camino de seguir los mismos pasos que en el pasado.

La Real está a un paso de igualar el registro de nueve victorias como local en Liga conseguido en las últimas dos temporadas con Imanol en el banquillo. El cuadro guipuzcoano cuenta ahora mismo con ocho triunfos en su estadio, lo que demuestra que el rendimiento de los realistas cada vez que ha jugado como local no ha decaído en el último año. De hecho, con que logre dos victorias ya habrá superado esta marca. Está en su mano.

Los realistas, sin embargo, están lejos de ser uno de los mejores locales del campeonato. Es el séptimo mejor equipo en este apartado, con 28 puntos. A estas alturas del campeonato el pasado año la Real sumaba 27 unidades, misma cifra que se dio hace dos cursos, lo que habla del equilibrio de los de Imanol ante su público los últimos años.

Mañana llega el Espanyol, una escuadra a la que no se le da especialmente bien jugar como foráneo. Los de Vicente Moreno tan solo llevan una victoria lejos de Barcelona en lo que va de Liga. Esta se produjo el 31 de diciembre en Mestalla. Desde entonces, el próximo rival de la Real no ha conseguido sumar de a tres cada vez que ha tenido que actuar como visitante.