Entrenamiento

Preestreno del primer gran acto en el nuevo Anoeta

Entrenamiento de los jugadores de la Real Sociedad en el nuevo Anoeta. / RS

Los jugadores de la Real Sociedad se han entrenado este miércoles sobre el campo que inaugurarán el sábado contra el Atlético. Diego Llorente destaca el buen estado de un césped que «no tiene nada que ver con el del año pasado» y habla de un estadio «espectacular»

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

La plantilla de la Real Sociedad salió este miércoles de excursión. Con la ilusión de los alumnos que salen del colegio, los jugadores dejaron por un día su lugar de trabajo cotidiano, se subieron al autobús del equipo y se trasladaron hasta el nuevo estadio de Anoeta. Allí protagonizaron el preestreno del primer partido en la historia del Reale Seguros Stadium. El gran estreno, ya con las gradas llenas, puntos en juego y un rival a cara de perro, está previsto para el sábado a las 18.30 horas.

Si ya había ganas de jugar como local tras tres jornadas fuera de casa, la sesión de este miércoles inyectó a la plantilla realista una dosis más de ilusión y motivación para el partido del sábado. Más allá de poder dar rienda suelta a la imaginación tras estar in situ en el escenario del duelo, el entrenamiento sirvió para que los jugadores comprobaran con satisfacción las buenas prestaciones del nuevo césped. «No tiene nada que ver con el del año pasado», sentenció Diego Llorente, de vuelta en Zubieta.

Foto de familia en el nuevo Anoeta
Foto de familia en el nuevo Anoeta / RS

El central realista explicó que «el año pasado estaba blando y favorecía los resbalones. Ahora no tiene nada que ver. Está muy bien». También transmitió que «a todos los que hemos estado allí entrenando, el nuevo Anoeta nos ha dado muy buena impresión. Cuando no ves ni vallas altas ni cosas de obras, ves un estadio espectacular. Estar allí ha sido para todos un motivo más de sumar ganas para que llegue el sábado y poder dar a la afición todo lo que se merece».

Los jugadores y técnicos aprovecharon la salida al césped y los primeros ejercicios de calentamiento para mirar constantemente hacia arriba y disfrutar del nuevo aspecto de Anoeta, ya con el fondo norte construido. Al componente físico, técnico y táctico de cualquier entrenamiento, se sumó este miércoles el psicológico, ya que los jugadores abandonaron el campo con más ganas de debutar que las que tenían antes de entrar.

Solo Asier Illarramendi y Modibo Sagnan, lesionados, se perdieron la sesión más especial de la semana. Adnan Januzaj fue una de las novedades respecto al día anterior, tras volver de la concentración con la selección de Bélgica. La otra la protagonizó el canterano Aritz Aranbarri, que también participó en la sesión. El azkoitiarra, de 21 años, gusta a Imanol, que echó mano de él para poder ensayar con un central más. Ya fue convocado a Valencia aunque no jugó ningún minuto, pero empieza a merodear el primer equipo.

Diego Llorente fue el encargado de transmitir las sensaciones de la plantilla tras el entrenamiento y quiso dejar claro que «en este inicio de la semana la gente está muy enchufada e ilusionada por revertir la sensación que nos dejó el último partido». Respecto a la visita del Atlético, aseguró que «por ambición y ganas no nos van a superar. Tenemos muchas ganas de que llegue este partido. Es el estreno del nuevo estadio y vamos a ir a por todas».

El estado del césped favorecerá el juego rápido que pretende hacer la Real. Llorente defendió el estilo de la Real de sacar el balón jugado desde atrás, cuestionado tras las dificultades evidenciadas en San Mamés. El central txuri-urdin afirmó que «empezaría a generar inseguridad si lleváramos muchos partidos en estas situaciones. Pero una mala sensación un partido no es motivo suficiente para replantearse el estilo. Nos gusta jugar de atrás y eso también significa conectar con los de arriba a veces. Es una de las cosas que estamos practicando: sacar el balón desde atrás sí pero con cabeza y que no sea un arma para el rival».