Andoni Gorosabel, sentado en el banquillo del campo José Luis Orbegozo de Zubieta. / J.M. LÓPEZ

Entrevista

Andoni Gorosabel: «Ganar en Old Trafford nos ha enseñado que podemos competir contra cualquiera»

El de Arrasate celebra los cinco años de su debut en la Real con el objetivo de recuperar el nivel de hace dos temporadas y darle continuidad en el futuro

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

El miércoles se cumplieron cinco años del debut de Andoni Gorosabel (Arrasate, 1996) en la Real Sociedad. Fue en un partido de Liga en el campo del Levante donde Eusebio le dio la alternativa para que Odriozola tuviera un respiro. Entonces estaba en el Sanse y ahora es uno de los cinco jugadores de la plantilla que quedan de la época del técnico vallisoletano. Así de rápido va el fútbol moderno. Con contrato hasta 2024, afronta el curso con la intención de recuperar el nivel que exhibió hace dos años, cuando fue dueño y señor del lateral derecho.

– Sexta temporada en el primer equipo desde su estreno. ¿Qué le dice el dato?

– Que son unas cuantas. No quedan muchos jugadores que lleven más tiempo que yo en la plantilla: Illarramendi, Aritz, Oyarzabal y Zubeldia. Guevara creo que jugó un rato en la Copa en Lleida, pero su debut en Liga fue con Imanol.

– Está entre los más veteranos del vestuario...

– Es algo que tiene que ver con las oportunidades que se dan en la Real a los jóvenes, porque en estos cinco años han subido muchos al primer equipo y se les ha dado la alternativa. Es algo que habla bien del club.

– También refleja la exigencia del fútbol actual, ¿no?

– Las plantillas de los clubes cambian mucho cada año y eso es porque en todos los sitios la exigencia es máxima. En la Real hay bastante estabilidad, ya que se mantiene una base de jugadores de los últimos años, pero aun así esta temporada ha habido bastantes cambios en la plantilla.

– En su caso, nadie daba un duro por sus opciones hace unos años y aquí está. Lo digo porque fue cedido al Beasain y al Real Unión, pasó por el Berio...

– Recuerdo que en 2017 pasé en cuatro meses de jugar en Segunda B a hacerlo en la Europa League en aquel partido contra el Vardar en Macedonia. El fútbol tiene estas cosas. Creo que supe aprovechar mi oportunidad.

– En este tiempo suma ya 117 partidos con la Real. Es decir, que ha llegado y se ha mantenido, que dicen que es lo difícil...

– Hay muchos factores que entran en juego: aprovechar el momento, que el entrenador confíe en ti, tener suerte... Me siento un privilegiado de llevar este tiempo en el equipo porque, como se ve, no es nada fácil. Cuando era un chaval mi sueño era debutar en la Real, saber qué se sentía jugando un partido con esta camiseta en Primera. Nunca pensé que estaría cinco temporadas ni que ganaría una Copa. Eso ha superado todas mis expectativas.

– ¿Cuál ha sido el secreto?

– El trabajo, no hay otro.

– Pero trabajar, trabajan todos y la mayoría se queda en el camino...

– Luego, como te decía, tener un punto de suerte y contar con unas cualidades que le gusten al entrenador. En este equipo la clave es competir a muerte en cada entrenamiento. Mi camino hasta aquí no ha sido fácil, pero cuando llegas la satisfacción es mucho mayor porque ves que el esfuerzo ha tenido recompensa.

– Esta temporada ha cambiado de pareja en el lateral. ¿Echa de menos a Zaldua?

– Esto es fútbol y el fútbol cambia muy rápido. Hoy no está Zaldua y el año que viene igual el que no está soy yo. Nunca se sabe. Joseba era mi competencia, pero me llevaba muy bien con él y reconozco que esa pelea con él por el puesto me hizo mejor jugador. Era uno de los veteranos y cuando llegué me enseñó el oficio. Hizo que sacara lo mejor de mí sin que la competencia afectara a nuestra relación.

Sexta temporada

«Cuando era un chaval, mi sueño era debutar en la Real. Nunca pensé que estaría tanto tiempo y que ganaría una Copa»

– ¿Con la llegada de Sola ve amenazado el puesto?

– No más que cuando estaba Zaldua. Álex viene pisando muy fuerte y con los jóvenes no puedes despistarte porque si lo haces te adelantan por la derecha. Pero, en esencia, sigue siendo lo mismo: competir por el puesto.

– ¿Qué es lo que más le llama la atención de él?

– Su potencia y la habilidad que tiene con los pies. Es un jugador muy veloz, directo y agresivo. Busca mucho el uno contra uno. Su carácter le hace ser muy descarado porque juega igual en Primera que como lo hacía en Segunda B hace cuatro años.

– En una entrevista postpartido el año pasado en Getafe, donde dio la asistencia a Oyarzabal, me decía que Imanol les recalca que un buen centro es medio gol. ¿Faltan buenos centros en la Real para que haya más goles?

– No sé cuántos centros hemos sacado los laterales, pero es posible que sea una faceta en la que podamos mejorar. También es verdad que se hacen visibles cuando el balón acaba dentro. Si el portero responde con una parada al remate parece que no has hecho nada. Imanol insiste en que pisemos área y saquemos centros porque tenemos buenos rematadores como Sorloth, Merino o Brais, por ejemplo.

– También ha variado de pareja en la banda derecha. Ya no está Portu y ahora coincide más con Brais. ¿Qué tal el cambio?

– Son futbolistas diferentes. Cuando eres lateral tienes que jugar con las características del hombre que está por delante. A Portu trataba de meterle el balón al espacio. A Januzaj había que dársela al pie. Brais es más asociativo y se la puedes entregar en cualquier situación. Lo importante es que esté en contacto con el balón porque luego él ya decidirá. Si veo que está en inferioridad trato de doblarle para quitarle algún rival.

Sola

«Es un jugador directo, veloz y agresivo. Me gusta lo descarado que es porque juega igual en Primera que en Segunda B»

Temporada pasada

«Hubo momentos que me faltó chispa y que no estaba fino, pero es que hace dos años alcancé un nivel que nunca había tenido»

– Su temporada pasada no fue tan buena como la 20/21, ¿qué le pasó?

– No sé si buena, pero si es verdad que hace dos años fui más constante y más regular en el rendimiento. Alcancé un nivel que no había tenido antes. El año pasado me costó más mantenerlo. Hubo momentos en los que me veía falto de chispa y que no estaba tan fino, aunque acabé con buenas sensaciones en el tramo final de temporada. Soy bastante autocrítico y creo que aún puedo hacerlo bastante mejor que hasta ahora.

– ¿Qué sintió en las dos primeras jornadas al ver que jugaba Aritz de lateral y le tocaba quedarse en el banquillo?

– Lo acepté. No quedaba otra. Cuando el míster toma una decisión es porque es lo mejor para el equipo. Yo intenté buscarle una explicación y la encontré pensando que tenía que elevar mi nivel. Que tenía que entrenarme mejor, porque la verdad es que sí que le di bastantes vueltas.

– Luego ha sido titular en cuatro de los seis últimos encuentros, entre ellos el de Old Trafford, en el que recordó al lateral de hace dos temporadas.

– Fue un partido muy exigente porque había que ver cómo corría Elanga. Me dijeron que alcanzó 36 kilómetros por hora en velocidad punta cuando yo ando en 32-33. En los duelos me busqué la vida como pude para frenarle con la ayuda de los compañeros y luego traté de estar muy encima para que no recibiera cómodo. Competir de esa manera ante todo un Manchester United me dio mucha confianza y también se nota la continuidad, porque cuando encadenas varios partidos el rendimiento mejora.

– ¿Puede ser un punto de inflexión para esta temporada?

– El objetivo es conseguir estar al máximo nivel el máximo tiempo posible. Ése es el reto que me marco este año.

– ¿Cómo fue lo de ganar en un campo como Old Trafford?

– Una pasada. Lo compararía con el partido de Copa en el Bernabéu, por la entidad del rival y por el estadio. La final de Sevilla queda un punto por encima porque era un título. Pero superar al Real Madrid y al Manchester en su casa te hacen ver que estás ahí. Ganar en Old Trafford nos ha enseñado que podemos competir ante cualquiera.

– ¿Se llevó algún recuerdo de aquella noche?

– Si te refieres a una camiseta, no. Sí que la cambié con Jadon Sancho, pero era para un amigo que las colecciona. Yo no soy de guardarlas. Me pidió la de Cristiano pero algún listillo ya la tenía apalabrada de antemano –risas–. Y no digo nombres...

– Ahora vienen trece partidos en 43 días desde Girona. ¿Cómo firmaría llegar al Mundial?

– En Europa queremos pelear por el primer puesto después de haber ganado en Mánchester y en la Liga seguir siendo regulares para mantenernos cerca de los de arriba.

– No estaría mal porque esta temporada el tiempo puede jugar a favor. Carlos Fernández está de vuelta, Barrenetxea necesita de unas semanas, Oyarzabal puede ser el mejor fichaje de enero...

– Son lesionados que cuando vuelvan nos van a aportar mucho y van a hacer que el equipo sea más competitivo. Nos van a venir de lujo.

– ¿Satisfecho del rendimiento del equipo en estos ocho primeros partidos?

– Las sensaciones han sido buenas teniendo en cuenta que muchos jugadores eran nuevos en la plantilla. Pero nos hemos entendido bien desde el principio.

Futuro

«El año pasado ya acabé con buenas sensaciones y creo que aún puedo hacerlo bastante mejor que hasta ahora»

Falta de gol

«Nos ha faltado gente importante que aseguran goles, delanteros que marcan las diferencias. Y eso también se nota»

– El calendario también ha sido más exigente que otros años: Barcelona, Atlético, United...

– Sí, pero hemos competido contra todos ellos y esa es otra de las razones por las que estamos satisfechos. Contra el Getafe y el Omonia acabamos con peor sabor de boca, pero eso demuestra que no hay partidos fáciles.

– ¿Después de marcar diez tantos en ocho partidos volvemos a pensar que la Real no tiene gol?

– Es lo del año pasado. Estamos tranquilos porque hacemos ocasiones y lo que nos falta es mejorar la efectividad en el remate.

– Quizás la cuestión no sea tanto hacer goles como ganar muchos partidos, ¿no?

– En el fútbol se trata de ganar. Marcar más goles o encajando menos. Somos un equipo que suele sacar los partidos y suma puntos como regularidad.

– ¿Cómo llevan las lesiones de tantos jugadores de arriba?

– Nos falta o nos ha faltado gente muy importante que nos aseguran goles. Se han lesionado delanteros que marcan las diferencias como Oyarzabal, Sadiq, Carlos o Barrenetxea, y se nota. Lo bueno es que el equipo se ha sobrepuesto a cada golpe que ha recibido. En estas situaciones es cuando se ve que tenemos una plantilla de mucho nivel.