Real Sociedad

Empate en el debut de Theo

Theo ha debutado con la Real Sociedad. /REAL SOCIEDAD
Theo ha debutado con la Real Sociedad. / REAL SOCIEDAD

Los de Asier Garitano han disputado ante el Friburgo el último amistoso de la pretemporada

Miguel González/enviado especial a friburgo
MIGUEL GONZÁLEZ/ENVIADO ESPECIAL A FRIBURGO

Se acabó la pretemporada. Menos mal. A partir del sábado empieza lo bueno en Villarreal, una Liga a la que la Real llega después de cinco partidos sin ganar, ya que perdió ante Zaragoza, Athletic, Alavés y Stuttgart y ayer empató en casa del Friburgo. Sin embargo, esta vez la lectura es diferente a la de la víspera por varias razones: el escenario del partido, la alineación txuri-urdin plagada de no habituales y una intensidad mayor a la de compromisos anteriores.

Las dos mejores noticias las encabezan las dos incorporaciones del verano, Mikel Merino y Theo Hernández. El primero porque fue el mejor del partido y el segundo, porque debutó con su nueva camiseta. Lo del navarro puede ser un escándalo porque controla todas las suertes del fútbol. Su dominio del juego aéreo le permitió dar la asistencia del 0-1 a Juanmi tras ganar el primer palo en un córner y porfiar lo suficiente con Haberer en una falta lateral para que el balón acabara estreyándose en la madera. Pero es que hay más.

Merino acabó dominando la parcela ancha cuando el resto de los mortales empezaba a acusar el cansancio. Algo que también es habitual en Illarramendi y que demuestra poderío físico. Ahí bajó la pelota, templó el juego, le tiró un caño a Kammerbauer, abrió balones a la izquierda para la incorporación de Theo, lo intentó desde lejos e incluso ordenó a sus compañeros sobre el campo, como por ejemplo para mandar a Aritz hacia arriba porque él le cogía el sitio. Solo de imaginar la pareja que puede formar en el centro del campo con el mutrikuarra a uno se le hace la boca agua.

1 Friburgo

Schwolow; Gulde, Florian, Frantz, Waldchmidt,, Stenzel, Petersen, Haberer, Heintz, Hofler y Gunter. Jugaron además Gondorf, kath Lienhar, Kammebauer, Terrazzino, Kubler, Koch, Kleindienst y Holer.

1 Real Sociedad

Zubiaurre; Gorosabel, Aritz, Navas, De la Bella; Merino, Guevara, Pardo; Capilla, Juanmi y Jon Bautista, Jugaron también Le Normad, Merquelanz, Theo Hernández y Agirretxe.

Árbitro:
Mathias Jollenbeck. Amonestó a Gorosabel.
Goles:
0-1, min. 12: Juanmi. 1-1, min. 28: Petersen, de penalti.
Incidencias:
último partido de pretemporada de la Real Sociedad, disputado en el Schwarzwarld Stadion ante 13.300 aficionados.

Theo apenas tuvo media hora para dejarse ver, pero los primeros detalles son positivos. Se le ve poderío en sus movimientos gracias a su gran zancada, llegó a línea de fondo para centrar, va bien en las disputas por arriba por su envergadura y estuvo atento a realizar alguna ayuda defensiva a Navas. Y siempre tiene el ataque en su mente, porque desde el inicio se le vio partir del centro del campo en todas sus acciones.

Al contrario de los anteriores partidos, el cuadro guipuzcoano salió esta vez enchufado y sorprendió con una presión adelantada a un Friburgo que siempre quiso salir con el balón jugado desde atrás. Una buena acción defensiva provocó el robo de Pardo sobre Haberer pero Bautista, solo ante Schwolow, remató al poste. Es lo que sucede cuando un delantero de instinto como él tiene tiempo para pensar.

En el primer cuarto de hora los de Garitano se merendaron a un conjunto alemán que no sabía por donde salir. Aritz y Navas llevaron la defensa hasta el medio del campo y Guevara dirigía bien la presión para nutrir de balones el contragolpe. En apenas unos minutos se pudo contar un cabezazo de Juanmi a centro de Capilla, un remate de este blocado por Schwolow, una internada de Bautista por la derecha a cuyo centro no llegó por poco Juanmi y un remate de este con la zurda que desvió a córner Schwolow. Tanto iba el cántaro a la fuente que se tenía que romper en cualquier momento.

Y fue precisamente en el lanzamiento de esquina tras ese disparo de Juanmi. Pardo puso un balón preciso y tocado al primer poste para que Mikel Merino lo prolongase al segundo. Allí, cómo no, apareció el más listo de la clase, Juanmi, para empujarlo a la red. Tercer tanto de la pretemporada que atribuir al laboratorio de Rubén de la Barrera. El primero fue de Llorente en una falta lateral por la derecha ante el Real Unión, el segundo de Zaldua en otra falta lateral pero por la izquierda y este, de córner. Uno de los aspectos a destacar de este verano.

Pero duró poco la dicha en casa del pobre porque con el 'cooling break' del minuto 20 se acabaron las ideas, cuando Juanmi tuvo que retirarse por unas molestias en el cuádriceps izquierdo y Merquelanz ocupó su sitio en el campo. El caso es que, por una razón u otra, la Real no pudo mantener un ritmo tan intenso sin balón y el Friburgo se creció alimentado por su buen manejo de la pelota.

El cuadro local ya pudo empatar en un tiro lejano de Waldschmidt que salvó con una mano antológica Zubiaurre para desviar a córner. El balón se había envenenado tras dar en Navas e iba hacia adentro. La acción se originó en una pérdida de Guevara tras intentar regatear a un jugador en una zona de riesgo.

El caso es que el conjunto alemán se vino arriba espoleado por esa acción y poco después logró la igualada en una jugada que se ha repetido mucho durante la pretemporada. Centro del lateral derecho Stenzel y el rival que supera en la zona débil -la más alejada del balón- al par blanquiazul. Gorosabel reeditó aquella patada de De Jong a Xabi Alonso en la final del Mundial de 2010 y le clavó los tacos en el pecho a Frantz en un penalti de tarjeta roja, aunque como era un amistoso la cosa no pasó a mayores. Lógicamente el arrasatearra no lo hizo a propósito. Estaba mal colocado cuando sale el centro, porque solo seguía al balón, y cuando se giró para despejarlo se encontró con el contrario. Debe tener cuidado porque ya es el segundo penalti que ha hecho esta semana y en Primera esas cosas se pagan.

Tras el descanso Garitano cambió el dibujo y la Real volvió a tomar el mando del choque, aunque sin la profundidad del cuarto de hora inicial. Guevara se colocó de pivote único con Capilla y Merino de volantes y Pardo de enganche. La cosa resultó porque se mayor dominio de la pelota se tradujo en una forma de jugar más avanzada que permitió a los blanquiazules respirar y lograr un empate con su segunda unidad en el campo del Friburgo. Que tampoco está mal.

Más Real Sociedad

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos