José Luis Morales celebra su gol ante el Sevilla. / EP

Rival Ambiente de gala con llamamiento de las peñas a teñir un estadio que se llenará

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

La Real deberá hacer frente este viernes al factor ambiental, ya que la afición levantinista se ha volcado con su equipo consciente de que es un partido a vida o muerte. El estadio vivirá una gran entrada con 25.000 almas entregadas a la causa para evitar el descenso a Segunda.

Desde la Delegación de Peñas granotas se ha organizado una iniciativa para que los aficionados acudan al estadio con camisetas y bufandas azulgranas. En la cuenta de twitter de Levante Fans 1909 se pide que «tiñamos el templo de camisetas y bufandas azulgranas. Nunca entendimos de resultados. #maiensrendirem».

Bajo el lema 'Tus colores son los míos', como reza el himno levantinista, se realizará un bufandeo coincidiendo con la salida de los equipos el canto a capella del himno del club. Habrá, asimismo, un mosaico en la que se han escogido los colores rojo, azul y amarillo del escudo del Levante y la Comunidad Valenciana.

Cien aficionados realistas

El Levante ha puesto en marcha una campaña con la que se pretende que los socios, aficionados, seguidores y simpatizantes levantinistas llenen las gradas. Los abonados podrán adquirir dos localidades de su zona para dos acompañantes a un precio reducido de entre los 4 y los 12 euros. El club valenciano envió 405 entradas a la Real de la zona visitante para su venta en San Sebastián, de las que se han adquirido un centenar.

El balance de visitas al Ciutat de Valencia en Primera recoge solo dos victorias en 12 partidos frente a tres empates y siete derrotas. La primera fue el 25 de octubre de 2015 con Moyes en el banquillo, encuentro en el que debutó Mikel Oyarzabal con goleada por 0-4, tantos de Vela (2), Agirretxe e Illarramendi. La otra sucedió el 11 de noviembre de 2018 con Asier Garitano en el banquillo y fue por 1-3, goles marcados por Theo Hernández, Juanmi y Oyarzabal.