Sanse

Misma ambición y ganas pese al cambio de escenario

El Sanse quiere continuar con la senda de la victoria en Ipurua, tras el cambio de césped en Anoeta, ante una peligrosa Ponferradina

IKER CASTAÑO SAN SEBASTIÁN.

El ingrediente perfecto para reconfortar la moral en el fútbol y afrontar el duelo siguiente siempre fue la victoria. «Ganar en Alcorcón nos dio confianza y demostró que somos capaces de ganar en Segunda y meter goles», destacaba Xabi Alonso en la previa del choque de hoy ante la Ponferradina (14 horas, Movistar La Liga). El fútbol hizo justicia el sábado pasado con un Sanse al que, tras ganar en la primera jornada al Leganés, le faltó fortuna en los últimos metros y fe para sumar de tres en las seis siguientes fechas. Después del paso triunfal y abultado por Madrid Sur (1-4), a los potrillos les viene un rival que años atrás ha cabalgado entre la categoría de plata y bronce, pero se va asentando. Los entrenados por el bilbaíno Bolo, cuartos en la tabla, llegan sin Amir, Ríos y con la duda de su estrella veterana Yuri y del excapitán del Eibar Enrich, que volvería a Ipurua. El escenario será distinto al habitual, pero no queda otra que adaptarse a un estadio peculiar y especial como Ipurua, que bien podría parecerse por las dimensiones a Santo Domingo, el último visitado y conquistado. Lo cierto es que al Sanse le va más la fiesta lejos de Anoeta –5 puntos respecto a los 4 de casa–. Xabi Alonso tratará de que el equipo no sufra ese cambio y para ello recupera a grandes figuras para la ocasión. Cristo, Näis y Lobete se unen a Valera y Karrikaburu, que ya jugaron minutos en Alcorcón. Con quienes no podrá contar será con los internacionales Ayesa, Turrientes y Pokorny, además del lesionado Urko. Todo parece indicar que le sustituirá Ezkurdia, que ya jugó de zaguero en Santo Domingo. Toca aprovechar el momento.