«Se nota, se siente, Aitor está presente»

Marcha en recuerdo de Aitor Zabaleta./Pedro Martínez
Marcha en recuerdo de Aitor Zabaleta. / Pedro Martínez

La Real y sus aficionados recordaron a Aitor Zabaleta en el 20 aniversario de su asesinato a manos de un ultra del Atlético

A. G.

La Real Sociedad y sus aficionados recordaron el domingo al seguidor blanquiazul Aitor Zabaleta, un día después de que se cumpliera el 20 aniversario de su asesinato a manos de un ultra del Atlético. Los actos comenzaron con una manifestación organizada por el colectivo Aitor Bizirik que partió del Boulevard donostiarra y en la que participaron cientos de personas.

La marcha se inició al grito de «se nota, se siente, Aitor está presente» y la encabezaban tres grandes pancartas. La primera con la imagen del seguidor blanquiazul que en 1998 fue apuñalado en los aledaños del Vicente Calderón. En la segunda, junto a una fotografía suya se podía leer el lema «Aitor Zabaleta, 20 urte Beti Gogoan (20 años, siempre en el recuerdo)». A continuación, una tercera pancarta con la siguiente frase: «Dena ematen duten horiek gabe, ez genuke ezer edukiko».

En el camino a Anoeta el ambiente estaba cargado de tristeza. Jugaba la Real, pero al tiempo se recordaba el aniversario de un realista asesinado por ir vestido de blanco y azul. La sinrazón. La tarde mojada por una ligera llovizna invitaba a la melancolía. En el recorrido hacia el estadio las conversaciones se tejían de silencio, de medias voces. La marcha finalizó con una ofrenda floral entre las puertas 14-17, donde se levanta una escultura en recuerdo de Zabaleta

En el interior de Anoeta había otras dos grandes pancartas con la imagen de Zabaleta y, una vez más, la leyenda «Aitor Zabaleta, 20 urte Beti Gogoan». Presidían la grada de animación, la que lleva su nombre, la del fondo sur. Los once jugadores de la Real saltaron al campo con camisetas que a su espalda lucían el número 20 y el nombre A. Zabaleta. Mientras tanto, en los marcadores se proyectaban imágenes en recuerdo del seguidor txuri-urdin.

La grada se dejó las manos y la garganta para animar y empujar al equipo como hacía Aitor. No había mejor homenaje.

Temas

Anoeta
 

Fotos

Vídeos