Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

EL AGUJERO Y EL RATÓN

Jon Trueba
JON TRUEBA

Por qué marca tantos goles de cabeza Diego Llorente?, le pregunté en una entrevista reciente a Igor San Miguel, entrenador del Lagun Onak, ex técnico de la Real femenina y cocinero antes que fraile (fue central del Sanse, Zamora y Real Unión). Tardó un segundo en contestarme: «Porque va de verdad». Desde aquel día es una frase que tengo grabada y que Llorente confirmó en toda su extensión con el testarazo al Betis que significó el 4-4. Y es que el central se ha convertido en el salvavidas realista. Fue quien nos metió en el partido en San Petersburgo frente al Zenit (marcó el 2-1 alimentando alguna esperanza...) y quien con su gol alivió de alguna manera el drama que se adivinaba tras el 3-4 de Sergio León. Digo de alguna manera porque sigo sin ver nada claro el futuro si continúa semejante desbarajuste defensivo.

El poeta indio Tagore tenía su propia versión del optimismo: «Si no puedo cruzar una puerta, cruzaré otra o haré otra puerta. Algo bueno vendrá, no importa lo oscuro que esté el presente». Y algo de esto debió pensar Eusebio en vísperas del partido del Betis cuando trataba de cancelar un debate por la cantidad de goles que había recibido su equipo. Dijo que había estado dándole vueltas a la cabeza y que la conclusión a la que había llegado era que debían «trabajar el sistema defensivo y afianzar conceptos para recibir menos goles». Que no era cuestión de cambiar de sistema «porque significaría empezar de cero, sino de mejorar los automatismos». Ya lo ven. Nada de eso sucedió porque ante el Betis la Real dejó al aire los mismos defectos defensivos (o más). Basta con que repasen el cuarto tanto andaluz (para comer cerillas). Y es que después de los cuatro goles encajados, el debate defensivo no solo no se ha cerrado sino que se ha extendido. Y visto lo visto uno cree que Eusebio debe mejorar algo más que los automatismos porque los equipos rivales hace tiempo que le han cogido la matrícula y saben dónde se le hace daño a esta Real (enviando balones a la espalda de sus laterales que juegan más de delanteros que de defensas) y con balones cruzados, ya que esos mismos laterales son superados en los balones aéreos si no reciben ayudas.

Los que ven la botella medio llena hablan de que el partido frente al Betis fue un canto al fútbol. Destacan la media hora del primer tiempo de la Real, del 0-1 al 2-1, la capacidad de reacción (no se vino abajo ni siquiera con el 3-4), su pegada ofensiva (es el segundo más goleador de la Liga después del Barça), la 'bomba' en ataque en la que se ha convertido Odriozola (le ha llevado a la absoluta), la recuperación de Willian y el amable calendario que le espera a partir de ahora: Alavés, Getafe y Girona (fuera) y Espanyol, Eibar y Las Palmas (en casa).

Me dicen que le vieron a Eusebio muy afectado en vestuarios tras el 4-4 ante el BetisXabi Alonso se sacará este año el título de director deportivo y el de técnico el siguiente

Los que ven la botella medio vacía se llevan las manos a la cabeza con los 17 goles encajados (la Real es el equipo más goleado de la categoría). Y piden que el técnico les muestre el vídeo del tercer y del cuarto gol para que vean cómo no se defiende. Porque es inconcebible que de una falta a favor llegue el cuarto gol del Betis. Y de una mala entrega realista, el tercero. Y que Rulli pare algún balón. Y que Odriozola y Kevin no suban juntos. Y que Iñigo vuelva ya. Y que se presione mejor tras pérdida de balón. Y que alguien haga alguna falta en el centro del campo. Y que Eusebio acierte en los cambios e introduzca algún matiz en su 4-3-3 porque ya lo dice el refrán: «Ratón que no sabe más que un agujero, pronto es cazado».

Además de los goles de Llorente y el 'monumento' que se merece Odriozola, que parece que va en moto, celebramos la recuperación de Willian. Su tacón provocó un ¡¡¡oohhhh!!! de admiración. Fue un efecto pirotécnico que solo pueden hacer los artistas. Y Willian, él es un jugador cotizado. Por eso le pretendió el Everton... y por eso la Real le subió la cláusula a 60 millones. ¿Sabían que el Athletic estuvo a punto de fichar a Hervías? Al final lo captó el Eibar, que le cedió al Valladolid. ¿Y saben que Xabi Alonso se sacará el título de director deportivo este año y el de entrenador el que viene?

Contenido Patrocinado

Fotos