Real Sociedad

Históricos goleadores de la Real Sociedad ponen en valor la trayectoria de Agirretxe

Agirretxe, en un partido de la Champions League de la temporada 2013/14. /
Agirretxe, en un partido de la Champions League de la temporada 2013/14.

Satrustegi, Zamora, Uralde y Loinaz destacan la «admiración que siente la afición hacia el '9' txuri-urdin»

BEÑAT ARNAIZ

La lesión de Agirretxe en diciembre de 2015, en su mejor momento, truncó su carrera, y nos quedamos con las ganas de ver hasta dónde habría llegado el de Usurbil en el ránking de máximos goleadores en la historia de la Real, coinciden cuatro goleadores históricos de la Real. Satrustegi, Zamora, Uralde y Loinaz, ponen en valor la trayectoria del 9 txuri-urdin y su papel como referente para la afición y la cantera.

Jesús Mari Satrustegi

Al habla el máximo goleador de la historia de la Real. Además de los goles, Satrustegi y Agirretxe comparten que ambos estuvieron tiempo parados después de una lesión. «Me siento identificado con él porque yo sufrí una lesión de rodilla con 28 años y estuve dos años parado. Es una pena que se retire y tenía esperanzas de que volviese a jugar. Al fin y al cabo, es más fácil que se lesione el que construye que el que destruye, y eso es lo que le pasó a Agirretxe. Ha sido un referente de la Real, transmitía confianza al equipo y metía miedo a los rivales, y era claro portador de los valores más emblemáticos de la Real. Es raro que hoy en día uno se retire por una lesión de tobillo. Pero cuando estás tanto tiempo inactivo, aparecen pequeñas lesiones que durante el periodo que estás jugando no notas, y por mucho que tengas el tobillo bien, te ves afectado por esas otras cosas. A mí me pasó que la rodilla la tenía bien, pero me dolía muchísimo el tendón de Aquiles».

Jesús Mari Zamora

Otro de los más grandes de la historia de la Real, autor del gol en Gijón que dio la liga al club txuri-urdin en la temporada 1980/81, no tiene dudas de que el ariete de Usurbil era el delantero de la Real. «Sabes cómo se siente el jugador porque todos pasamos por épocas de lesiones y son los peores momentos de la carrera. Le honra esta decisión. Cuesta admitir que ya no puede volver a ser el que fue, o al menos, a estar al nivel de jugar, por eso le honra. Si no llega a ser por las lesiones, Imanol Agirretxe era el delantero centro de la Real para muchos años más. Con el nivel que había tenido antes de la lesión, marcando tantos goles, iba a ser el delantero insustituible durante años. Es una pena, siempre te lesionas cuando estás bien, nunca cuando estás mal»

Peio Uralde

Octavo máximo goleador en la historia del club con 62 tantos, uno menos que Jesús Mari Zamora, destaca en Agirretxe su capacidad de sobreponerse a todos los fichajes que el club hacía en su puesto. «La trayectoria de Imanol Agirretxe tiene mucho valor. Más allá de sus características en el campo, su principal virtud ha sido la de sobreponerse a los fichajes de jugadores teóricamente mejores. Repito, teóricamente, porque después demostraba su nivel y terminaba por delante de los otros delanteros». Uralde se detiene a analizar la figura de Agirretxe como un nueve rematador. «Hoy en día es una rareza. El Barcelona puso de moda el 'falso 9' con Messi. Pero claro, Messi solo hay uno. Pero volverán. Yo también era de ese tipo de jugadores, y estaba deseando que llegase un centro para rematarlo».

Mikel Loinaz

Uno de los jugadores más queridos en los últimos años que la Real Sociedad jugó en Atocha fue Mikel Loinaz, y tiene a Imanol Agirretxe como «un símbolo de la Real. Quizás la garra que le faltaba y que nosotros teníamos en nuestra época en los saltos y en el cuerpo a cuerpo, la suplía de manera espectacular con técnica, instinto y calidad. «Es una figura muy admirada entre la afición. Con él la Real subió a Primera, jugó Europa League y Champions con un equipazo con Vela, Griezmann y mucha gente de casa, que cada vez están quedando menos». «El final de su carrera ha sido una pena. Este verano se le veía con chispa, pero mentalmente es muy difícil estar continuamente lesionado, ver la luz al final del túnel, y volver a recaer. Cuando estás lesionado estás solo, no te llaman, no tienes entrevistas, estás trabajando tu solo en la soledad y es muy cansino. Pero tiene 31 años, le queda mucho aún. Puede aportar experiencia y si tiene algún puesto en Zubieta, seguro que será una gran aportación. La afición tiene mucha admiración por él y para los niños es una estrella reciente, por lo que verle como entrenador o monitor sería un plus enorme para los chavales».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos