Aritz Elustondo celebra con rabia el gol de la victoria de la Real Sociedad. / José MAri López

La Real ahuyenta los fantasmas

Los de Imanol Alguacil logran una victoria vital ante Osasuna gracias al solitario gol de Aritz en un encuentro muy serio de los txuri-urdin

Iraitz Vázquez
IRAITZ VÁZQUEZ

La Real Sociedad ha conseguido una victoria balsámica este domingo ante Osasuna. Tras las duras derrotas cosechadas ante el Athletic y el Leipzig los de Imanol Alguacil necesitaban realizar un encuentro redondo para espantar todos los fantasmas. Y así lo han hecho. Han jugado una primera parte seriea controlando el balón y en la segunda han aprovechado sus ocasiones para llevarse los tres puntos gracias al gol de Aritz Elustondo que devuelve la tranquilidad al seno txuri-urdin y la Real Sociedad continúan en plena lucha por los puestos europeos.

La Real necesitaba la victoria como el comer. Imanol intuía que además el equipo física y anímicamente no estaba en su mejor momentos y ha optado por revolucionar el once. La sorpresa ha sido la entrada de Illarramendi, Nais, Pacheco y Ander Martín han inciado el encuentro desde el incio por primera vez esta temporada. Y han cuajado un partido muy digno. Sobre todo el centrocampista de Mutriku que ha demostrado toda su calidad en la zona ancha del campo.

La primera parte la Real Sociedad ha tratado de controlar el balón y no pasar apueros en defensa. El principal objetivo ha sido no sufrir atrás. Osasuna apenas a inquietado la portería de Remiro y las mejores oportunidad han llegado de la mano de Nais y Ander Martín que ha disparado con peligro desde fuera del área.

En la segunda la Real Sociedad ha entrado con más determinación. Antes del gol de Aritz Elustondo, los txuri-urdin han tenido la ocasión de adelantarse en el marcador pero el defensa de Beasain ha sido el más listo dentro del área y ha fusilado a Sergio Herrera. Después los de Imanol han dispuesto de ocasiones claras para marcar el segundo y han tenido que terminar pidiendo el final del encuentro por el intento de asedio de Osasuna que solo ha inquietado a Remiro gracias a los balones que ha metido al área. Tres puntos de oro para seguir en la lucha europea de los txuri-urdin.