«Estuve más fuera que dentro pero un txuri-urdin nunca se rinde»