Zurutuza es seria duda para jugar ante el Rosenborg

Zurutuza aparece en Zubieta junto a Iñigo, Prieto, Pardo y De la Bella. / ARIZMENDI
Zurutuza aparece en Zubieta junto a Iñigo, Prieto, Pardo y De la Bella. / ARIZMENDI

Su concurso en Noruega depende de cómo evolucione entre hoy y mañana del golpe en el muslo derecho que sufrió en Girona

MIGUEL GONZÁLEZ SAN SEBASTIÁN.

David Zurutuza es seria duda para el importante partido que la Real afronta el jueves (19.00 horas) en Noruega ante el Rosenborg, en el que quiere sellar su clasificación definitiva a dieciseisavos de final de la Europa League. Con un empate le basta, aunque el objetivo es lograr un triunfo que le permita luchar por ser primero de grupo en la última jornada de la liguilla. El debarra regresó tocado de Girona y su participación en el Lerkendal Stadion dependerá de su evolución estos días.

La plantilla blanquiazul regresa hoy a las once a la actividad, después del día de descanso de ayer, en una sesión matinal que discurrirá a puerta cerrada. Lo mismo sucederá mañana. Eusebio tiene estos dos entrenamientos para decidir si el estado físico del centrocampista es el adecudado para que viaje el miércoles hacia tierras noruegas.

Zurutuza recibió un fuerte golpe por parte de Timor en el muslo derecho nada más arrancar el partido de Girona. Apenas habían transcurrido doce minutos y tuvo que ser atendido sobre el mismo césped. Se reincorporó al juego y al principio se le vio algo reenqueante, aunque conforme pasaron los minutos y fue entrando en calor la cosa mejoró. Hasta el punto de que fue uno de los mejores en la primera parte, firmando numerosas recuperaciones en la zona ancha y dando sentido a cada uno de sus pases.

El parón del descanso no le vino nada bien, porque el dolor aumentó cuando el músculo se enfrió. Según pudimos saber en la zona mixta de Montilivi, estuvo a punto de quedarse en los vestuarios y no salir en la segunda parte, pero lo hizo para ver cómo evolucionaba el golpe. Al final tuvo que ser sustituido por Zubeldia en el minuto 64 inmediatamente después del gol del empate de Stuani para el Girona.

El sábado en Zubieta fue el único de los titulares de la víspera que no apareció sobre el campo a realizar el clásico trabajo de recuperación, aunque la sensación que tenía al día siguiente del golpe era bastante positiva.

Zubeldia, preparado

En caso de no recuperarse, el técnico dispondría de Zubeldia para ocupar su posición tal y como hizo en Montilivi en la última media hora de juego en la que la Real fue superior al Girona y dispuso de ocasiones suficientes para haber ganado el partido.

El salto de calidad que ha experimentado el azkoitiarra en los dos últimos meses ha sido importante, lo que rebaja la gravedad de una hipotética ausencia de Zurutuza. Entre el parón de octubre y el de noviembre fue titular en cinco partidos oficiales, con un bagaje de tres victorias, un empate y una única derrota, la de Getafe. Cada vez se compenetra mejor con Illarramendi y, aunque sus características son diferentes a las del debarra, permite que el centro del campo mantenga una competitividad importante. Eso sí, en ocasiones él adopta una posición más retrasada en la parcela central a costa de que Illarra se adelante al puesto de volante avanzado para que rompa con conducciones por los pasillos interiores y llegue a situaciones de remate, como el día del Espanyol con aquel gol tras jugadón de Januzaj.

Sea como fuere, si Zurutuza se recupera plenamente del golpe, todo indica que jugaría de inicio en Noruega en un partido tan importante. Si no, esperaría hasta el encuentro del domingo contra el Las Palmas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos