Zamora: «Es inolvidable; lo mejor de la historia de la Real sucedió allí»

Zamora: «Es inolvidable; lo mejor de la historia de la Real sucedió allí»

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Jesús Zamora (Errenteria, 63 años) es el protagonista de la imagen más importante de la historia de la Real, el gol de Gijón. También el mejor jugador de campo que ha vestido la camiseta blanquiazul. Un centrocampista total, de clase, visión, despliegue, técnica y espíritu ganador.

- ¿Qué tenía Atotxa?

- Había dos cosas, la tipología del campo y el equipo. Atotxa era como los campos antiguos, con una distancia mínima entre el terreno de juego y la grada. Con más espectadores habría sido terrible. Todo era viejo. Las duchas, unas banquetas y las perchas... Más el águila. Y una vez fuera, el campo estaba de maravilla. Habían levantado el césped y plantado de nuevo, y era perfecto. No se hacía nada de barro. Al equipo le venía muy bien. Además, por aquella época se construyó Zubieta y ya no entrenábamos allí.

- ¿El ambiente era especial?

- Del vestuario se abría un ventanuco y veíamos a la gente en Duque de Mandas. Parecen tonterías, pero no lo son. Influyen. Si a eso le unes el equipo que teníamos, sale lo que sale.

- Los mejores años de la historia.

- La Real es el trayecto de ese campo. Lo mejor de su historia ha sucedido allí y es inolvidable. Ojalá se repita en Anoeta y esos recuerdos se incorporen con la importancia de aquellos. Los triunfos hacen a los lugares y a las personas.

- Nadie cuenta como Zamora el partido con el Inter de Milán de los treintaidosavos de la UEFA de 1980. Cuéntelo otra vez, por favor.

- Para mí, el mejor partido de la historia de la Real, aunque quedamos eliminados. Representa la esencia de la Real. Veníamos de un 3-0 en San Siro y un sector de su afición maltrató a la nuestra. Además, el resultado fue muy injusto, aunque en aquella época el Inter era muy difícil. Teníamos dos opciones, o nos rendíamos o salíamos a por todas y reivindicábamos que éramos más que ellos.

- Huelga decir qué eligieron...

- Decidimos ir a morir. El ambiente fuera era descomunal. Si aquel día, en vez de 20.000 entran 40.000 ellos tiemblan. Abrimos ese ventanuco del vestuario y era tremendo, ¡había unos que venían con un burro pintado de blanco y azul! Todo eso marca y sales con la sangre hirviendo. Desde el primer minuto, zafarrancho de combate.

- ¿Literal?

- Si ese partido se jugase hoy, medio equipo nuestro y suyo acabarían expulsados. Ese día se vio la mentalidad histórica de la Real, no rendirse y luchar hasta el final. Ellos eran unos gladiadores, con categoría, y nosotros también. Si no es por el penalti a Roberto que nos escamoteó el árbitro nada más empezar, al menos habríamos forzado la prórroga. Ganamos 2-0. Estuvimos a punto de pasar y se vieron los valores que definen a este club. Por eso, para mí es el mejor partido de la historia de la Real.

- Lo dice usted, que marcó el gol de Zamora. Y uno de los de la segunda Liga...

- Es difícil quedarte con un solo momento, el día del debut es inolvidable, por ejemplo, aunque como importante en Atotxa está ese gol de la segunda Liga. El otro lo marcó López Ufarte. Hay cantidad de partidos ante Madrid, Barcelona, también en Europa. Cuando hablamos de historia, Atotxa es eso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos