Xabi Prieto lo deja en lo más alto

Xabi Prieto
Xabi Prieto besa el escudo de la Real Sociedad impreso en la camiseta tras marcar un gol. / J.M. LÓPEZ

Xabi Prieto, capitán de la Real Sociedad, se despedirá del fútbol al final de la temporada después de 15 campañas en el primer equipo definidas por su talento y su compromiso con la entidad

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Una fotografía oficializó ayer la retirada de Xabi Prieto (San Sebastián, 1983). No se publicó en las redes sociales, que no utiliza el futbolista, sino en la página web de la Real Sociedad a media tarde. Xabi Prieto se decantó por una imagen suya en la zona del Palacio Miramar, con la bahía de La Concha y la isla Santa Clara de fondo y unas botas negras colgadas de los cordones en un primer plano en una de las rocas que caracterizan este rincón donostiarra para anunciar que esta vez no habrá prórroga. Por su ascendencia sobre el vestuario, trayectoria y condiciones futbolísticas, es insustituible y su marcha supone un duro golpe.

Xabi Prieto, capitán de la Real Sociedad, dejará de ser jugador profesional sin vestir otra camiseta distinta a la txuri-urdin en toda su carrera deportiva. Es lo que en Inglaterra, el país donde se inventó el fútbol, llaman 'One club man', hombre de un solo club. Hasta que acabe la Liga el 20 de mayo en el Camp Nou, al '10' de la Real Sociedad le quedan siete partidos para cerrar una etapa en su vida. Habrá que cruzar los dedos para que pueda jugar alguno de ellos porque una pubalgia le tiene ahora entrenándose al margen del grupo.

Imagen que la Real Sociedad ha hecho pública con el mensaje de Xabi Prieto colgando las botas.
Imagen que la Real Sociedad ha hecho pública con el mensaje de Xabi Prieto colgando las botas. / REAL SOCIEDAD

El aficionado de la Real Sociedad espera que Xabi Prieto pueda despedirse en Anoeta, desde el césped, el fin de semana del 13-14 de mayo cuando la Real recibirá en su último partido en casa al Leganés. Ese día será la despedida de su público. Se marchará siendo indiscutible en el equipo. Él deja el fútbol. No le va a suceder como a otros muchos, a los que el fútbol les abandona.

Xabi Prieto se marcha después de quince temporadas en el primer equipo, en las que ha jugado 530 partidos oficiales hasta el momento desde que debutó el día 8 de septiembre de 2003 en Oviedo, en un partido de Copa, y en los que ha marcado 73 goles.

Cuelga las botas sin levantar el título con el que tanto ha soñado pero ha conseguido algo mucho más importante: el reconocimiento de todos los realistas, del fútbol y del deporte en general. La noticia de su marcha supuso una catarata de reacciones en las redes sociales. Quien más quien menos tuvo unas palabras para él. Dirigentes políticos, entrenadores, futbolistas... Su marcha fue uno de los diez temas más comentados en el mundo de Twitter en la tarde de ayer.

Xabi Prieto, grande entre los grandes

Nadie duda de que Xabi Prieto es grande entre los grandes en la historia de la Real Sociedad. Se retira siendo el quinto jugador con más partidos, solo por detrás de otras cuatro leyendas: Górriz (599 partidos), Larrañaga (589), Zamora (588) y Arconada (551). Pero con la importante diferencia: solo él ha jugado en Segunda.

Más que ningún otro ha expuesto su compromiso con el club. Porque cuando el equipo descendió en 2007, tenía 24 años y estaba en el momento clave de su carrera, Xabi Prieto decidió seguir en la Real Sociedad rechazando ofertas para jugar con otra camiseta distinta a la blanquiazul. No todos pueden decir lo mismo. Arriesgó, asumió el reto de liderar al equipo hacia el ascenso y acertó.

Partidos jugados

1. Alberto Górriz
599
2. Juan Antonio Larrañaga
589
3. Jesús Zamora
588
4. Luis Arconada
551
5. Xabi Prieto
530
6. Miguel Fuentes
495
7. Roberto López Ufarte
474
8. Agustín Gajate
469
9. Inaxio Kortabarria
442
10. Mikel Aranburu
427

En tres años sacó a la Real Sociedad del infierno y la impulsó hasta la Champions, hasta casi tocar el cielo en aquel partido inolvidable en Old Trafford ante el Manchester United. La Real está hoy donde está gracias a él, entre otros. Sin él y sin Carlos Martínez, que acaba contrato en junio, la próxima temporada Zurutuza y Agirretxe serán los únicos jugadores que quedan de esa generación que ascendió en 2010.

Dos temporadas después, cuando se retiró Mikel Aranburu, Xabi Prieto cogió el brazalete de capitán de la Real Sociedad. Hasta ahora. Sin él, la Real pierde a su tercer capitán en apenas seis meses tras la marcha de Carlos Vela a la liga de Estados Unidos y de Iñigo Martínez al Athletic.

En estas quince temporadas en el primer equipo ha dejado imágenes inolvidables: el penalti a lo Panenka en el Santiago Bernabéu, la celebración del regreso a Primera con él apoyado en dos muletas al lesionarse al celebrar el gol que devolvía al club a la máxima categoría, el apretón de manos con el capitán del Manchester United Ryan Giggs en la Liga de Campeones... Son tantas que es injusto quedarse con alguna.

Un ejemplo dentro y fuera

La Real Sociedad pierde a un inigualable futbolista que ha sabido adaptarse a todos los sistemas de juego que han dibujado los entrenadores que han pasado por el club desde que debutó con Raynald Denoueix.

Subió al primer equipo como relevo de Karpin en la banda (algo que hoy parece obvio pero en aquella época era todo un sacrilegio, dada la categoría del ruso) y ha terminado ofreciendo su mejor nivel en posiciones interiores, culminando un reciclaje natural.

Una lesión tiene a Xabi Prieto apartado del campo, pero está decidido a despedirse jugando

Nadie se ha cuidado más que Xabi Prieto y su disciplina ha sido casi espartana en todos los ámbitos

Tras su retirada Xabi Prieto se tomará un periodo de reflexión antes de asumir un papel institucional en la Real Sociedad

La aportación de Xabi Prieto en el campo ha sido cada vez mayor. El paso del tiempo le ha ayudado a desentrañar los secretos de este juego, lo que le ha permitido rentabilizar mucho sus acciones. En la pasada temporada, por ejemplo, jugó los 38 partidos de Liga y marcó más goles que nunca sin contar penaltis. En esta ya se ha ido por encima de los 2.500 minutos en 32 partidos oficiales.

Parte de ese éxito se esconde en ese fútbol que no se ve. Nadie se ha cuidado más que él. En su calendario apenas ha habido tiempo para el descanso. Y eso le he permitido esquivar lesiones. Nadie ha pasado más tiempo que Xabi Prieto en el gimnasio, con los fisios o recuperando después de los partidos. Su disciplina ha resultado casi espartana en todos los ámbitos que condicionan a un deportista profesional: nutrición, hidratación, descanso... No prueba el alcohol y ha mantenido una vida ordenada que está detrás de su eterna juventud.

Y por si todo eso fuera poco, ha tenido tiempo para formar una familia. Xabi Prieto y su mujer, Amaia Magaña, tienen tres hijos. Por eso -y por muchas cosas más- ha sido tan respetado por sus compañeros, porque es el primero en todo y nadie puede reprocharle nada en su comportamiento. Siempre ha tenido una palabra o un gesto cariñoso para el aficionado que ha querido una firma suya o una fotografía.

Porque aunque su imagen exterior es la de una persona seria, tímida y parca en palabras, con los compañeros siempre se ha mostrado como alguien cercano y al que confiarle cualquier problema. Y con mucho sentido del humor. Ha sido el mejor embajador del club.

Xabi Prieto, embajador

Y lo seguirá siendo. La prolífica carrera de Xabi Prieto en la Real Sociedad, el compromiso mostrado y los valores que encarna harán que su futuro más pronto que tarde esté ligado a la Real. El consejo que preside Jokin Aperribay no quiere perderle y Prieto, según ha trasladado a sus allegados, no ve con malos ojos la posibilidad de seguir ligado al club. Antes su deseo es tomarse un respiro, coger algo de distancia, disfrutar de su familia, y luego barajar ese ofrecimiento. Su cargo sería representativo de la Real, no estaría pegado al césped.

Es su lugar natural. La Real Sociedad, que tanto ha crecido en los últimos años, cometería un error imperdonable si no se asegura la continuidad de Xabi Prieto. En un fútbol cada vez más cerrado, menos accesible y más distante de los aficionados, la imagen cercana y natural del donostiarra es imprescindible para mantener vivo el hilo de comunicación con los aficionados. Con una imagen impecable, la Real estará bien representada en todos los escenarios. Su trayectoria deportiva avala esa posición.

Pero Xabi Prieto no ha dicho su última palabra. Está lesionado y ya no alcanzará a Luis Arconada, con 21 partidos más. Pero, fiel a su estilo, está luchando por recuperarse y quiere volver a vestir la camiseta de la Real. Lo hará con toda seguridad. Lo deja en lo más alto, pero su vida en blanco y azul continúa. Para siempre.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos