Real Sociedad

Xabi Prieto: «Disfruto mucho del día a día y de los compañeros, sé que son mis últimos partidos»

Xabi Prieto corre ayer en Zubieta durante el entrenamiento de recuperación que realizaron los titulares ante el Villarreal./PEDRO MARTÍNEZ
Xabi Prieto corre ayer en Zubieta durante el entrenamiento de recuperación que realizaron los titulares ante el Villarreal. / PEDRO MARTÍNEZ
Xabi Prieto, capitán de la Real Sociedad

«De pequeño soñaba con vestir la camiseta de la Real alguna vez, hacerlo durante 500 encuentros es increíble», asegura el donostiarra

AXEL GUERRASAN SEBASTIÁN.

Llegar a 500 partidos oficiales está al alcance de unos pocos elegidos. Tras lograrlo ante el Villarreal, Xabi Prieto (San Sebastián, 1983) agradece las muestras de cariño que ha recibido. Las últimas fueron las de los aficionados que acudieron ayer a Zubieta a presenciar el entrenamiento de la Real.

- ¿Ha tenido tiempo de celebrarlo?

- La verdad es que no. Tras el partido ante el Villarreal me marché a casa a descansar con la familia, que ayer había entrenamiento.

«La ovación de Anoeta me emocionó. Para un jugador lo más bonito es el cariño de su afición»

- Si algo quedó claro el viernes, es que la afición de Anoeta le quiere.

- El cariño de los seguidores de tu equipo es lo más bonito que puede tener un futbolista. En ese aspecto, más no puedo pedir.

- ¿Se imaginaba un homenaje así?

- Un poco. Sabía de la iniciativa que había por parte de la afición para aplaudir en el minuto diez, que el presidente me iba a dar la camiseta con el número 500 y estaba un poco a la expectativa. Quería que llegara el partido, pasar página y, sobre todo, que el equipo ganase y que toda mi historia quedase en una anécdota. Me marché feliz porque el equipo ganó y porque en el arranque de la Liga la Real ha logrado seis puntos de seis posibles.

LA CIFRA

5 jugadores
han superado la barrera de los 500 partidos oficiales con la Real. Son Górriz (599), Larrañaga (589), Zamora (588), Arconada (551 ) y Xabi Prieto (500).
Xabi Prieto
Nació en Donostia el 29 de agosto de 1983. El martes cumplirá 34 años.
Mide
1,87 metros y pesa 76 kilos.
Debutó
el 8 de octubre de 2003 en un partido de Copa ante el Oviedo en el Carlos Tartiere. Su primer encuentro de Liga con la Real lo disputó el 22 de octubre de ese mismo años en Anoeta contra Osasuna (1-0).

- ¿Qué sintió cuando el estadio se puso en pie en el minuto diez y aplaudió durante un minuto?

- Mentiría si dijera que me distrajo, aunque fue algo que me llegó y me emocionó. El sentirte tan querido y respetado por tus compañeros y por la afición es algo muy especial. Fue una de las noches más bonitas que he vivido con la camiseta de la Real.

- ¿Marcar un gol y dar una asistencia fue la guinda?

- Tenía miedo de que un día especial para mí se truncase porque el equipo no hiciese un buen partido y no ganase. Por suerte, salió todo como lo había soñado. Estoy feliz, sobre todo, por ayudar al equipo a ganar y a estar arriba en la clasificación.

- Los compañeros fueron los primeros en felicitarle en el vestuario.

- Me dieron una sorpresa. Cuando llegué la luz estaba apagada, dedicaron una ovación y me hicieron hablar un poco. Fue inevitable emocionarse.

«A día de hoy pienso que después de esta temporada no habrá ninguna más»

- ¿Se le hizo larga la semana hasta que llegó el partido?

- Ha sido una semana diferente. No le doy mucha importancia al hecho de llegar a un número concreto de partidos, pero entiendo que es una cifra que no está al alcance de muchos y que genere expectación. He recibido muchos mensajes y más llamadas de lo habitual. Por lo demás, no me siento muy cómodo como protagonista y quería que pasase cuanto antes.

- Ahora que ya ha pasado, ¿qué se le viene a la cabeza cuando echa la vista atrás?

- La palabra que usaría para definirlo sería' emoción'. Sabía que iba a tener un homenaje pero hasta que ocurre y lo sientes no sabes cómo vas a reaccionar. Fue algo muy bonito que no voy a olvidar.

- ¿Qué significa alcanzar una cifra tan redonda?

- Insisto en que nunca le he dado mucha importancia al número de partidos, pero es indudable que se trata de algo que me alegra y me hace estar orgulloso.

- ¿Le da más valor conseguirlo con el equipo de su corazón?

- Cuando era pequeño soñaba con vestir la camiseta de la Real en alguna ocasión, en algún partido. Hacerlo durante 15 temporadas, en 500 partidos y los últimos años como capitán es increíble.

- Disputar 500 partidos le sitúan entre las leyendas del club.

- He tenido mucha suerte a lo largo de mi carrera. Después de tanto tiempo en el club, que todos los entrenadores que han pasado por aquí hayan contado conmigo es algo muy bonito y me siento un privilegiado por ello. Por llevar más partidos que otro jugador no me siento ni mejor ni peor. No es más que un número y cuando juegue mi último encuentro, entonces sí, será momento de echar la vista atrás, de ver cuántos partidos he jugado y ver lo que he conseguido.

- ¿Se acordó de alguien en especial?

- De muchos, pero sobre todo de compañeros que se ha ido y he compartido muchas cosas. Hablo de Markel, Ansotegi, Mikel González, Granero, Griezmann, Dani Estrada, Gorka Elustondo... Mucha gente me ha escrito a pesar de estar fuera, lejos de aquí y estoy muy agradecido

- Después de 15 años y 500 partidos, ¿le queda algo por hacer?

- Sueño con levantar un título, sería lo máximo. Individualmente el mayor trofeo que me llevo es el cariño de los compañeros y de la afición.

- ¿Recuerda el inicio de todo, cuando comenzó a entrenar con el primer equipo?

- Entonces estaban De Pedro, Aranzabal, Karpin, Kovavevic, Nihat, Xabi Alonso, era el equipo subcampeón. Había mucha calidad y aquella temporada la Real disputaba la Champions.

- ¿Atraviesa su mejor momento futbolístico?

- Estoy disfrutando mucho. Soy consciente de que son mis últimos partidos y trato de disfrutar del día a día. No sólo de los encuentros, también de los entrenamientos y de los momentos que comparto con los compañeros. Esto me permite salir a cada partido con una tensión diferente y ser más consciente de lo que estoy viviendo.

- ¿Se aprende a disfrutar cuando se ve que el final se acerca?

- Sí, pero también del camino cuando echas la vista atrás y ves todo lo que ha pasado en estos quince años. La temporada pasada a estas alturas creía que iba a ser la última como a día de hoy pienso que después de la actual no habrá más. Uno va disfrutando del día a día y, al final, por un cúmulo de cosas decidí seguir y aquí estoy.

- El momento que atraviesa el equipo también le ayudará a disfrutar.

- En Vigo sin hacer un gran partido conseguimos la victoria tras remontar dos veces el marcador. Ante el Villarreal hicimos una gran primera parte y merecimos los tres puntos. Llegar al parón con seis puntos no quiere decir nada, pero solemos hacer mejores resultados en las segundas vueltas que en las primeras y por eso es tan importante sumar ahora todo lo que podamos.

- Jugar en Europa es otro aliciente. ¿Qué le parece el grupo que les ha tocado en suerte?

- Es duro. El Zenit se ha reforzado muchísimo tras gastarse cerca de 80 millones de euros. No hay que olvidar que tanto el Rosenborg como el Vardar han apeado a dos equipos de la talla del Ajax y del Fenerbahce. En cualquier caso, a nuestro mejor nivel podemos competir con cualquier rival.

Más

Fotos

Vídeos