Real Sociedad

Agirretxe: «He vuelto a sentirme futbolista en el campo»

No se le ha olvidado marcar. Agirretxe se adelanta a su defensor para cabecear el balón al fondo de la portería. / COR LASKER

Regreso triunfal de Agirretxe tras año y medio en el dique seco, al anotar el segundo gol en la victoria de la Real Sociedad

M.G.

Imanol Agirretxe ha vuelto. Por fin. Año y medio después de caer lesionado en el Bernabéu, el usurbildarra volvió a jugar un partido de fútbol sin notar molestias. Su esperado regreso eclipsó la victoria y el gran partido realizado por los hombre de Eusebio en el último amistoso disputado en tierras holandesas. La Real contó de nuevo con el delantero de Usurbil, después de su última y efímera, aunque productiva -anotó el gol del empate- aparición ante el Málaga en Anoeta, un 27 de febrero de 2016. Un mes antes, el 30 de diciembre de 2015, una dura entrada de Keylor Navas le había dejado fuera de combate.

Agirretxe saltó al campo ayer en el minuto 64, en sustitución de Diego Llorente. El jugador se colocó junto a Xabi Prieto en la punta del ataque. El técnico vallisoletano, que abrazó al jugador antes de que éste ingresara en el terreno de juego, probó ayer un sistema 4-4-2, por lo que el usurbildarra no estuvo solo en la delantera. Su entrada fue muy aplaudida por el plantel txuri urdin al completo, consciente de que su retorno cerraba por fin una pesadilla que se había alargado en exceso.

El delantero de Usurbil quiso demostrar enseguida que sus molestias eran cosa del pasado y no escatimó un gramo de esfuerzo. Presionó al portero rival y no dejó de pedir el balón. Le tocó jugar sobre todo de espaldas a portería y no se complicó a la hora de asociarse de cara con sus compañeros. Prieto, por su parte, trató de buscarle en el juego aéreo, pero quien le encontró realmente fue De la Bella, en el minuto 84.

Veinte minutos llevaba sobre el césped, cuando el lateral catalán envió un centro desde la izquierda al área holandesa. Agirretxe, que no ha perdido el instinto asesino ante la meta rival, se anticipó a su marcador y, en el primer palo, remató el esférico de cabeza para introducirlo en el fondo de las redes. Todo el banquillo donostiarra se puso en pie para celebrar el tanto del canterano. No era para menos.

581 días después...

El protagonista indiscutible del amistoso reconoció emocionado que la jornada de ayer fue «muy rara» desde la mañana. «Ha sido un día muy emocionante, muy especial e importante para mí». Admitió feliz que «he cumplido mi objetivo principal: volver a sentirme futbolista. El gol ha sido un regalo». El delantero aseguró que no notó molestias en ningún momento. «Estoy muy contento y quiero agradecer a todo el mundo el apoyo que me ha dado», dijo.

El canterano ya solo «mira hacia adelante» y comentó que estuvo haciendo cuentas con sus compañeros y comprobó que «han pasado 581 días desde que me lesioné». Vuelve «más fuerte que nunca», avisó. «Necesito partidos y entrenamientos para coger el ritmo, pero ya he dado el primer paso», concluyó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos