Que vienen, ¿que vienen...?

Jon Trueba
JON TRUEBA

La flor caída no vuelve a la planta» (proverbio chino). No hay manera. A mí me llega la pena. Lo digo porque frente al Atlético nos las prometíamos felices con el 0-1, pero dos goles dieron la vuelta al marcador. Dos goles que me gustaría repasarlos con ustedes. En el primero, Xabi Prieto, en vez de apretar a Filipe Luis, se da la vuelta para que el balón no le impacte..., así que el jugador colchonero le hace el recorte, dispara y gol. Y en el segundo, tal y como confesó Simeone, le buscaron a Saúl (1,83 metros) con Kevin (1,69) y como los laterales realistas sufren en las disputas aéreas, pasó lo que pasó después: gol de Griezmann.

Así las cosas, el vértigo parece apoderarse de la Real, que sigue recibiendo goles con una facilidad pasmosa. El sábado fueron dos, pero pudieron ser cinco si no llega a ser por las intervenciones de Rulli, aunque a decir verdad también tuvo la Real la posibilidad de haberse adelantado 1-2 en un envío de Xabi Prieto y, sobre todo, en aquel cabezazo (le dio con el hombro) de Zurutuza... Y es que cada uno ve la feria como le va en ella. Los que quieren ver la botella medio llena dicen que la primera media hora de la Real fue muy buena, que tuvo el 65% de posesión de balón, que con Illarra, Zubeldia y Zurutuza la Real tuvo otro empaque en el centro del campo (porque Zubeldia equilibra el juego interior...), y que como decía Aritz Elustondo que «si damos el nivel del Wanda ganaremos muchos partidos». Los que ven la botella medio vacía hablan de que son ya 26 goles encajados en liga y es una barbaridad. Que el Atlético le dio la vuelta al marcador y llueve sobre mojado porque antes fue el Lleida (una catástrofe) y antes el Las Palmas... Y el Getafe... y antes el Betis. Y no es casualidad. Coinciden en que el equipo es muy vulnerable en defensa y en momentos así ya saben que se cuestiona casi todo, hasta el sistema, aunque Xabi Prieto quiso cortar de raíz cualquier atisbo de polémica.

Cuenta Jorge Valdano que cuando entrenaba al Tenerife y las cosas les iban bien tenía detrás del banquillo a un aficionado que le decía: «Ánimo Jorge». En cambio, cuando las cosas se torcían y se ponía de pie para dar órdenes, ese mismo aficionado gritaba: «Siéntate payaso», lo que le llevó a escribir que «los entrenadores somos la primera víctima de la derrota. Lo único que nos hace inocentes a los entrenadores es la victoria». Y Eusebio, que está viviendo uno de los momentos más delicados, si no el que más, desde que llegó a la Real, lo sabe. Sabe que en el fútbol lo único que cuenta es el hoy, así que a espabilar tocan.

Tras la eliminación de Copa, Jokin Aperribay frenó la cena de los realistas en Madrid... Si quisiera la Real no podría repescar a Markel... y el Alavés quiere devolver a Héctor

Claro que en ese hoy los rumores se suceden desde Barcelona. Verán. El central Samuel Umtiti se lesionó en el último partido de los azulgrana para los dos próximos meses y con Mascherano deseando dejar el equipo en enero para buscar continuidad en China y así poder para llegar rodado al Mundial, el Barça podría plantearse avanzar el fichaje de un central. Dicen en Barcelona. Dicen. ¿Iñigo Martínez? A día de hoy no hay nada. A día de hoy. Pero si Mascherano decide irse a lo mejor el Barça mueve ficha. Bueno, de hecho ha pensado en Yerry Mina, el central diestro del Palmeiras, que podría adelantar su viaje a Barcelona. En la opción que el Barça y Palmeiras fijaron a este colombiano de 23 años, se contempla que el Barça puede llevárselo por 9 millones en enero y por 10 en verano, pero la última palabra la tiene Valverde.

Habrá que estar atentos... a lo que diga Mascherano. Por si acaso. Me preguntan, no sin ironía, si la Real puede repescar a Markel Bergara, cedido al Getafe, en enero. La respuesta es no. Por cierto y a propósito de otro cedido: Héctor. El Alavés quiere devolverlo a la Real. Tras la sangrante eliminación de Copa, el presidente realista frenó la cena que la plantilla había organizado para el sábado por la noche en Madrid tras el partido contra el Atlético desde hacía algunas fechas. Daban por hecho que seguirían adelante en la Copa y pensaban despedir a Vela junto a su amigo Griezmann. No hubo cena. El presidente dijo que nones y regresaron todos tras el partido. No está el horno para bollos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos