«Vengo de una familia muy humilde, doy gracias de poder ser futbolista»

Criado en Leganés, donde sigue teniendo a sus amigos, ha tenido tiempo de sacarse una carrera. «Estudiar ayuda a tener los pies en el suelo», dice

A.V.

- Capitán en los equipos de la cantera del Real Madrid, tiene cara de no haber roto nunca un plato.

- Tengo mis días. Seguro que mi pareja y mi familia no piensan lo mismo (ríe). Aparento ser un tipo recto pero en las distancias cortas me muestro más distendido. Desde los siete años hasta los 21 tuve la suerte de llevar la capitanía en muchos de los equipos del Real Madrid y lo considero un plus por las responsabilidades que se toman. Años después puedo decir que me ha beneficiado en lo deportivo y lo personal.

- ¿Cómo llegó al Real Madrid?

- Yo era un chaval de barrio en Leganés y con siete años me propusieron entrar en el Real Madrid. En esa época no había equipo prebenjamín en el Madrid, así que me entrenaba entre semana con el Madrid y jugaba los fines de semana con el Trabenco, un club de Leganés. Un año después ya empecé a entrenarme y jugar con el Real Madrid. Escalé toda la pirámide hasta llegar al Castilla.

- En el Castilla tuvo a Zidane de entrenador. ¿Cómo es él?

- Tengo muy buenos recuerdos de esa etapa tanto a nivel colectivo como individual por las charlas que pude tener con él, me ayudó mucho.

- ¿Hay tradición deportiva en su familia?

- No tengo ningún familiar que se haya dedicado profesionalmente al fútbol, pero siempre se ha seguido muy de cerca. Tengo un hermano, tres años mayor, que está ligado al fútbol en Tercera División en Madrid. Al principio era él quien apuntaba maneras, el elegido, el que tenía más toque en la familia, llegó a hacer las pruebas del Real Madrid, pero por diferentes circunstancias decidió irse al Leganés.

- Habrá coincidido con un porrón de jugadores en su carrera en el Real Madrid. Alguno que nos suene.

- Soria, el portero del Sevilla, con el que coincidí muchos años; Burgui... Me dejo fuera a mucha gente. La conclusión es que hoy en día no solo vale con el talento. No hay que dejarse llevar por los elogios. Por suerte vengo de una familia muy humilde que me ha inculcado unos valores que me hacen dar las gracias cada día de poder dedicarme a esto. Sé que el futbolista puede llegar a vivir en un mundo paralelo al real, pero por suerte sigo teniendo los mismos amigos que me recuerdan la realidad, me permiten valorar lo que tengo.

- Me han chivado que su domicilio familiar está cerca del campo del Leganés.

- De hecho cuando jugamos en el anexo con el Real Madrid salí de casa con mi mochila y en cinco minutos a pie estaba en el campo.

- En el Leganés estarán tirándose de los pelos de ver que uno de sus paisanos triunfa fuera de su club.

- También es de Leganés Carvajal, con el que creo llegué a coincidir en el Real Madrid. Somos unos cuantos los que andamos repartidos.

- ¿Ha podido compaginar el fútbol con sus estudios?

- Este verano he acabado Educación Primaria con mención en Educación Física. Estudiar ayuda a tener los pies en el suelo. Los futbolistas tendemos a meternos en este deporte y no ver más allá. A mí me ha venido de cine la desconexión. Mi novia, que también ha estudiado Magisterio, me ha ayudado muchísimo. El año pasado empecé a convivir con ella bajo el mismo techo y solo puedo estarle agradecido.

- En su presentación desveló que su pareja ha venido a menudo a San Sebastián. ¿Por qué?

- Tiene unos padres a los que le apasiona el norte y han venido a veranear muchos años.

- ¿Ha elegido ya dónde va a fijar su residencia?

- Hemos dado con un piso en el centro de San Sebastián en el que tenemos todo a mano, algo impensable en Madrid, donde hay que coger el coche o el metro para todo. Estamos encantados de poder ir caminando.

Fotos

Vídeos