Goleada en Skopje

Los 300 valientes que tomaron las calles de Skopje

Agustín Molina, Josean Franco, Fernando Martínez y Fernando Aranbarri, junto al río Vardar./
Agustín Molina, Josean Franco, Fernando Martínez y Fernando Aranbarri, junto al río Vardar.

La afición realista disfrutó de una soleada jornada en la capital de Macedonia

MIGUEL GONZÁLEZSKOPJE.

No muy lejos de aquí, en el estrecho de las Termópilas, tuvo lugar la famosa batalla del mismo nombre en la que los griegos, liderados por las polis de Esparta y Atenas, frenaron el avance del imperio persa de Jerjes I. Apenas 300 espartanos comandados por Leonidas contuvieron a un ejército con centenares de miles de hombres. Situados en la parte más angosta del desfiladero, tiraron de valentía y astucia para lograr su próposito.

Ayer, la afición txuri-urdin apeló al buen humor y la pasión por sus colores para, en el mismo número, dejarse sentir en la capital de Macedonia, una urbe de medio millón en la que, durante buena parte del día, solo se vieron los colores blanquiazules. Ni una camiseta del Vardar.

El cuartel general quedó instalado en la gran plaza que preside la colosal estatua de Alejandro Magno. Además de ser el epicentro de la ciudad, allí se encontraba el hotel de la Real, el Marriott, desde el que los jugadores salieron pasado el mediodía a estirar las piernas.

Salvo unos pocos elegidos, la mayoría cruzó varios países para acompañar a la Real

En la avenida de Macedonia nos topamos con los donostiarras Josean Franco y Fernando Martínez, el usurbildarra Agustín Molina y el oriotarra Fernando Aranbarri, al que según sus compañeros aún le dura la resaca de La Concha. Trabaja en Astilleros Amilibia, donde se fabrican las traineras, y su pasión arraunlari le delata. «Hemos estado dos días en Bulgaria antes de venir a Macedonia. Sofía nos ha encantado por su historia y diversidad cultural. En apenas unos metros había una iglesia ortodoxa, otra católica, una mezquita y una sinagoga. También visitamos el Monasterio de Rila, que está muy bien», comentaban.

Cerca del hotel de la Real disfrutan de un paseo los añorgatarras Mikel Lamana y las hermanas Josune y Sonia López de Uralde, junto con los donostiarras de Aiete Leire Loidi, Ander e Iñaki Gajate, éste hermano del histórico jugador blanquiazul. Se cruzan con Xabi Prieto y no dudan en sacarse una fotografía con su ídolo. Han volado desde Barcelona hasta Skopje con escala en Hamburgo, pero les ha merecido la pena. Mikel apunta que «la ciudad nos ha gustado. Es muy cómoda y muy barata. Anoche cenamos los seis por 28 euros en total». Josune aclara que eligieron este desplazamiento «desde que salió el grupo. Por las fechas y por la facilidad para ganar, aunque hay que demostrarlo en el campo». Se alojan en el hotel Mola, que tiene doce habitaciones, todas ocupadas por seguidores blanquiazules. «Ha sido increíble bajar a desayunar y ver todo el comedor txuri-urdin con camisetas y bufandas».

A Skopje, vía Venecia

Junto a la terraza del restaurante Pelister, el grupo formado por los donostiarras Cristina Fernández y Raúl Cabezón, el tolosarra Germán Rodríguez y el errenteriarra Ibon Ulacia nos comenta que su ruta de viaje hasta Macedonia ha incluido el paso «por Venecia. Cogimos los vuelos el mismo día del sorteo. La vuelta la haremos por Londres. En total, 120 euros cada uno. Casi no habían terminado de salir las bolas y ya teníamos todo pillado. Ir a San Petersburgo o Noruega se nos iba de presupuesto. Además, hemos alquilado un coche para recorrernos el país hasta el domingo». También andan por ahí Iñigo Aztiria, Borja Santamaría y David Sarriugarte, tres grandes realzales, dando cuenta de unas buenas cervezas. El día invita a ello.

Una vez cruzado el Puente de Piedra, saludamos al vicepresidente realista Mikel Ubarrechena, mientras Sergio Canales y Alberto de la Bella posan con unos aficionados. Uno de ellos, Roberto Martín, de 39 años, es paisano de Sergio. «Soy de Santander, pero de la Real por Arconada. Le vi jugar en sus últimos años y desde entonces me enganché a este club. Cada quince días estoy en Anoeta». Saca su tarjeta de socio con el número 18.715 para dar fe de ello. Le acompaña Xabier Vázquez, de Donostia, compañero de fatigas en el estadio y de la peña Beti Erreala.

Se juntan con otro grupo que sube a visitar el Gran Bazar y la Fortaleza, integrado por los donostiarras Alberto Antequera, Alberto González y Borja Vázquez, ataviado con una reliquia: la camiseta original con el '10' de Carlos Xavier con la que marcó aquel histórico gol al Real Madrid en Atocha. Mientras nuestro fotógrafo Iñigo Arizmendi les hace unas fotos, Borja dice que su cara le suena. «¿Tú no fuiste a Mundaiz? Sí, claro. ¡Pero si íbamos a la misma clase!», exclaman al unísono. Después de 27 años sin verse, Skopje y la Real les había juntado de nuevo. Varios abrazos sellaron el reencuentro. Es lo bonito del fútbol, que es la excusa perfecta para viajar y disfrutar.

Noticias relacionadas

Fotos

Vídeos