Urgencia por conseguir la victoria

Los jugadores corresponden con aplausos al respaldo brindado ayer por un grupo de aficionados en Zubieta. / UNANUE
Los jugadores corresponden con aplausos al respaldo brindado ayer por un grupo de aficionados en Zubieta. / UNANUE

La mala dinámica en la que está metido el equipo obliga a ganar hoy al Dépor para afianzar el futuro de Eusebio en la Real

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Por enésima vez esta temporada la Real Sociedad se presenta hoy (21.00 horas, beIN) en Anoeta, ante los suyos, obligada a reaccionar. Todo lo que no sea conseguir los tres puntos, o en el peor de los casos no sumar nada, supondrá engordar la corriente pesimista y ver más cerca el final de la etapa de Eusebio en la Real después de la dinámica tan negativa en la que está inmerso el equipo, con tres victorias en los últimos dieciocho partidos. Una victoria, como es obvio, permitiría afianzar el futuro del técnico. Con estos números, con las cuatro derrotas consecutivas que carga en la mochila (Leganés, Barcelona, Celta y Villarreal), la Real necesita ganar para escapar de los puestos del furgón de cola, dar una alegría a sus aficionados en esta semana tan dura tras la marcha de Iñigo y para que Eusebio y los suyos puedan coger algo de aire en unos días complicados también para ellos al ver que uno de los pesos pesados del vestuario se bajaba del barco en un momento de zozobra.

Sin Zurutuza al final. Eusebio ha decidido no arriesgar con Zurutuza, ausente en los dos últimos partidos por una lesión en el aductor, y finalmente no ha entrado en la convocatoria pese a haberse entrenado con normalidad esta semana con el grupo. El técnico, por lo que pudiera acarrear un regreso precipitado, ha optado por reservarle pese a saber que esta Real es una con Zurutuza y otra distinta, más vulnerable, sin él. La temporada es larga, la eliminatoria de la Europa League está a la vuelta a la esquina y se ha optado por guardar esa bala. Lo normal es que Zubeldia sea quien cubra su ausencia acompañando a Illarramendi y Prieto. Volverá a la portería Rulli tras el paréntesis de Villarreal. En la línea defensiva Odriozola, Navas y Llorente son fijos y la duda está en el lateral izquierdo, si el técnico se decanta por Kevin, al que dejó fuera de la convocatoria en el último partido, u opta por De la Bella, que no juega desde San Mamés, el pasado 16 de diciembre. Arriba Willian José debe seguir como referente porque es de los pocos que está viendo portería y sus acompañantes podrían ser Oyarzabal y Januzaj, con alguna opción para Juanmi y Canales. Se han quedado fuera de la convocatoria Pardo y Bautista por decisión técnica y el lesionado Carlos Martínez.

Recuperar la solvencia defensiva. El primer mandamiento pasa por tratar de dejar la portería a cero. No hay otra forma mejor para empezar a ser un equipo competitivo e iniciar la escalada. La Real solo lo ha conseguido dos veces en Anoeta esta temporada, ante el Villarreal y Málaga, y otras dos fuera, en Mendizorrotza y San Mamés. Necesita ser un equipo fiable atrás porque de otra forma cualquiera le va a hacer daño. El fichaje de un central como Héctor Moreno, veterano, con galones y que no comete locuras, le va a venir de perlas a esta Real en ese sentido. Pero eso será a partir de mañana. Se sabe de antemano que va a ser un partido con dos equipos de estilos bien diferentes. La Real, con un juego basado en la posesión y en largas combinaciones, y el Deportivo, que apuesta por el contragolpe. En este contexto, estar atento en las vigilancias es clave para salir vivo del combate, porque del éxito de ellas va a depender el resultado.

Un rival en un contexto similar. Las mismas frases que en los últimos días están pronunciando los jugadores de la Real en Zubieta se escuchan en la guarida del Deportivo. Allí, como aquí, también están convencidos de que ocupan peor situación en la tabla de lo que la calidad de su plantilla dice. También creen que antes o después irán para arriba. Asimismo, el técnico está cuestionado por un sector de la afición.

Los datos que presenta el Deportivo no quieren decir gran cosa. Solo han ganado cuatro partidos esta temporada (Alavés, Getafe, Las Palmas y Leganés), pero hace nada, el 7 de enero, empataron a uno en Villarreal, donde a la Real le endosaron cuatro la pasada semana. Y ya se sabe que cuando llevas tanto tiempo mal -dos puntos en los últimos seis partidos-, está más cerca el día en el que consigas un buen resultado. Cristóbal ha reforzado su equipo en este mercado de invierno con jugadores de calidad contrastada: Krohn-Dehli, Eneko Bóveda y Maksym Koval. Llegan con hambre.

La baja de Andone es positiva para la Real por lo mucho que sufrió la línea defensiva, en especial Navas, en el partido jugado en Riazor. Tampoco están disponibles Sidnei, Mosquera y Borges. El Deportivo sufre por las bandas. Y dicen en La Coruña que el sistema de juego que emplea hace que la defensa del equipo se resquebraje, que les falta un jugador que canalice el juego y un líder dentro del vestuario. Pero si algo tienen claro es que están en puestos de descenso por los graves errores cometidos en momentos puntuales de los partidos. Juegan bien, pero no ganan. Les ha costado muchos puntos. ¿Les suena?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos