La Europa League, entre bastidores

DV asiste a los preparativos y al despliegue técnico de un partido de la UEFA en el Estadio de Anoeta

Una operadora de televisión hace una prueba de sonido horas antes del inicio del partido entre la Real y el Salzburgo en Anoeta. /REPORTAJE GRÁFICO JOSÉ USOZ
Una operadora de televisión hace una prueba de sonido horas antes del inicio del partido entre la Real y el Salzburgo en Anoeta. / REPORTAJE GRÁFICO JOSÉ USOZ
Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Los aficionados de la Real Sociedad cruzan los dedos para que Anoeta vuelva a engalanarse para acoger un nuevo partido de la Europa League; para que el choque del jueves ante el Salzburgo no sea el último de esta temporada y vuelva a producirse el desembarco de la UEFA, un ejercicio que este periódico volvió a presenciar el día del partido ante el Salzburgo gracias a una invitación del órgano que dirige el fútbol europeo.

El despliegue de la UEFA sigue una pauta idéntica en todos los campos de fútbol. Se asemeja al circo de una banda de rock en mitad de una gira. Solo que en vez de conciertos se organizan 570 partidos por temporada; los que disputan los 32 equipos clasificados para la Champions (221 encuentros en total) y los otros 48 clubes de la Europa League (349). Todos llevan un sello que se aprecia en el grafismo de las retransmisiones (nombres de jugadores, estadísticas del juego) y que busca la homogeneidad, un rasgo que, a juicio de los organizadores, confiere «consistencia» a las competiciones; es decir, las identifica como productos de entretenimiento.

Durante tres días, las gentes de la UEFA se adueñan del estadio anfitrión y memorizan sus características. Lo hacen a tal punto que quienes fueron destinados la semana pasada a Anoeta saben dónde está todo, incluidas las porterías de repuesto. Hasta han calculado el tiempo que se tarda en trasladar a un herido al un hospital.

Ese trabajo comenzó en agosto cuando el director de la sede enviado por la UEFA -el mismo siempre para la Real desde el primer partido hasta la final, si la hubiera-redactó un informe de 78 páginas. LA UEFA lo sabe todo de Anoeta y su entorno. El director de la sede es el que hace de nexo entre los clubes, el que se reúne con los servicios de emergencia y con las fuerzas de seguridad, y quien tiene al tanto a la UEFA de todo lo relativo a la organización de un partido.

El realizador, en el interior de la unidad móvil de televisión. El tablón de los árbitros viaja desde Bélgica en un baúl. El diferente color de las acreditaciones delimita los accesos. / JOSÉ USOZ

Desde que pisa Anoeta dos días antes del partido hasta que se marcha una vez finalizado, los informes remitidos a la UEFA son continuos para corregir alguna anomalía, si la hubiera, sobre la marcha. Es también el que se encarga de acreditar a toda persona que accede al campo que no sea aficionado. En cada dependencia de Anoeta existe un cartel que delimita por colores el acceso a esa zona.

En nuestro recorrido por Anoeta, entre la legión de operarios visibles con su vestimenta UEFA, solo los patrocinadores de la Europa League tienen sus anuncios colocados en las vallas del terreno de juego, y las siglas y carteles de UEFA han de estar visibles en las tribunas y las zonas de servicios y vestuarios. Por la mañana se retocaban con pintura algunos de ellos. Estos habían llegado a Anoeta en un camión desde el campo del Sporting de Lisboa. Si la Real pasa esta ronda, en el siguiente partido las vallas serán de luces LED.

La UEFA prevé hasta el detalle más nimio que se pueda imaginar. El césped debe medir entre 2,2 y 2,8 centímetros, las hierba debe cortarse en franjas de 5,5 metros dentro del área y de 6,02 en el resto del campo, el riego del campo se activará 18 minutos antes del inicio del partido... Los doce balones que se utilizarán en el encuentro -uno para iniciar el juego y el resto estratégicamente dispuestos en las bandas- habrán sido revisados por el árbitro, que estampará su firma en cada uno de ellos. Habrán llegado en un gran baúl, el 'steel cage', en el que caben el tablón de los cambios, carpetas...

La unidad móvil, el epicentro

El objetivo de todo partido que organiza la UEFA es captar el interés de una audiencia mundial. No es otro el propósito de la UEFA, que centraliza los derechos de televisión de la Europa League y la Champions, ese grifo de donde sale el dinero que luego llueve sobre los clubes. Para que no deje de manar, la UEFA supervisa cada partido y se cerciora de que siga un patrón organizativo y ofrezca siempre la misma imagen. Es una ley de hierro que aplica sea cual sea la ciudad donde se juegue. Para garantizar que todo esté en su sitio, que las cosas ocurran a su debido tiempo, como exige la televisión en directo.

A esa tarea se consagra el equipo profesional que la UEFA desplaza; un grupo compuesto por un delegado, un observador arbitral, el director de sede, el responsable de televisión y el encargado de señales y carteles. A ellos habrá que sumar colaboradores, chóferes y azafatas, cuyo número varía dependiendo de las necesidades. En Anoeta ronda el medio centenar.

La gran unidad móvil aparcada junto al museo de la Real Sociedad es el punto neurálgico. La de Anoeta es la unidad más moderna de Mediapro, capaz de emitir en 4K. También realizó el pasado sábado el Eibar-Barcelona. Quince personas trabajan en su interior. Catorce cámaras siguen el juego (en la Champions incluso veinte). Desde la mesa de control, el técnico de sonido activará los micrófonos de las bandas y de detrás de las porterías. La UEFA se asegura de que las retransmisiones de sus partidos sean equitativas en imágenes con ambos equipos. ¿Cuántas repeticiones de jugadas se pueden ofrecer en un partido? El público inglés está acostumbrado a que no le interrumpan el directo. En España la moviola puede ser obsesiva. Se busca una solución intermedia. Todo está pautado al segundo. El realizador esperará la señal del director de la sede, reconocible por su traje oscuro. Se situará en la banda, entre los entrenadores; levantará el brazo durante unos segundos y lo dejará caer a las 19.00 horas. Es la señal convenida para coordinar al árbitro y al realizador de televisión. El espectáculo habrá comenzado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos