Real Sociedad

Un mes de trabajo para preparar el viaje a Rusia

Cuatro representantes realistas viajaron a finales de agosto para cerrar la logística del desplazamiento a San Petersburgo

AXEL GUERRASAN SEBASTIÁN.

El sorteo de la Europa League el 25 de agosto deparó a la Real un grupo con tres rivales potentes -Zenit, Rosenborg y Vardar- y desplazamientos largos hasta San Petersburgo, Trodheim y Skopje: 3.500 kilómetros a Rusia, 3.000 a Noruega y 2.650 a Macedonia. Todos más exigentes que cualesquiera de la Liga, donde esta temporada el viaje más largo será a Las Palmas, 2.300 kilómetros.

Nada más conocerse los destinos que le habían tocado en suerte, en el club blanquiazul se pusieron a trabajar para organizar la logística de cada uno de los desplazamientos. Experiencia anteriores indican que este tipo de trayectos requieren de un esfuerzo organizativo extra. Es preciso cuidar hasta el más mínimo detalle. Desde los visados para entrar en cada país hasta el alquiler de una furgoneta y un conductor para trasladar el material deportivo que desplaza el equipo, por ejemplo.

Una delegación realista compuesta por el delegado del equipo, Juantxo Trecet; el cocinero del equipo, Johny Porto; un responsable administrativo del club y una responsable de la agencia de viajes que trabaja con la Real aprovechó el primer parón de Liga a finales de agosto para desplazarse hasta San Petersburgo.

Realizaron un trabajo previo sobre el terreno para facilitar la estancia de la expedición txuri-urdin durante los casi dos días que va a permanecer en la segunda ciudad más grande Rusia. Los tres pilares en los que incidieron fueron los hoteles en los que podría alojarse el equipo, el campo de entrenamiento donde se ejercitarán los blanquiazules en la previa del partido y las condiciones para desplazarse por la ciudad.

En el caso del hospedaje, por ejemplo, se visitaron cinco establecimientos. Se valoró que fueran tranquilos y que en condiciones normales desde ellos se pueda llegar al estadio del Zenit entre 30 y 45 minutos. El elegido fue el Corinthia, un cinco estrellas.

La Real descansará en este hotel después de un largo viaje que comenzará hoy a las 08.00 horas en Zubieta. La expedición blanquiazul se desplazará hasta Vitoria-Gasteiz para volar en un chárter hasta San Petersburgo. El vuelo saldrá a las 10.00 horas y está previsto que llegue a las 15.20, hora local, 14.20 en Donostia.

Tras dejar sus pertenencias en sus habitaciones y merendar, el equipo se ejercitará en el estadio Petrovsky a las 20.00 horas. Es habitual que el conjunto visitante se entrene en la víspera en el terreno de juego donde al día siguiente se va a disputar el partido. En esta ocasión, el Zenit solicitó a la Real que trabajara en su viejo campo para preservar el estado del césped del Krestovski, que no está en las mejores condiciones, pese a ser un estadio de reciente construcción y el más caro de la historia.

Mañana por la mañana mientras los jugadores realistas den un pequeño paseo por la ciudad para estirar las piernas, las delegaciones de los dos clubes se reunirán con los representantes de la UEFA para ultimar los últimos detalles. Será el momento para cerrar, por ejemplo, la colaboración de la policía rusa en el traslado del autobús del equipo hasta el campo y que no ocurra como en Estambul, en 2003, cuando la Real se quedó colapsada en un atasco y a punto estuvo de no llegar a tiempo al Ali Sami Yen del Galatasaray.

Viajes a Trodheim y Skopje

Los blanquiazules volverán a Donostia nada más concluir el partido ante el Zenit. Su llegada a Zubieta está prevista a las 06.00 horas del viernes. Apenas tendrán 54 horas para preparar el encuentro ante el Betis del domingo en Anoeta (12.00 horas).

Una vez que concluya el choque ante los andaluces, los jugadores descansarán por el parón de Liga, pero no los representantes de la Real, que irán a Trodheim y Skopje para cerrar los detalles de las próximas salidas europeas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos