Real Sociedad

Real Sociedad y Eibar, respaldados por el tope salarial

Eusebio, en el centro de la imagen, se dispone a ofrecer la charla previa al inicio de un entrenamiento. / LOBO ALTUNA
Eusebio, en el centro de la imagen, se dispone a ofrecer la charla previa al inicio de un entrenamiento. / LOBO ALTUNA

Real Sociedad y Eibar cumplen con holgura los requisitos exigidos por la patronal. LaLiga hace públicos los límites salariales para evitar que los clubes compitan con planteles inasumibles por sus propias arcas

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

LaLiga, en un ejercicio de transparencia, ha hecho públicos los límites salariales que permite a cada equipo del fútbol profesional, esto es, de Primera y Segunda. Este límite entra dentro de las normas de fair-play financiero y recoge tanto el gasto en fichajes, como los salarios de las plantillas (jugadores y cuerpo técnico) de los 42 conjuntos. La LFP busca evitar con esta medida que los clubes puedan competir con planteles inasumibles por sus propias arcas y, por tanto, una competición más justa. El objetivo es la progresiva reducción de la deuda del fútbol español, en base al Protocolo firmado en abril de 2013 entre el CSD y el Ministerio de Deportes, para el control y reducción de la deuda de los clubes con Hacienda, que en junio de 2013 superaba los 720 millones. Muchos gastaban lo que no tenían.

LaLiga aclara que «los conceptos que se incluyen en el límite de coste de plantilla deportiva inscribible y no inscribible son: salarios fijos y variables, seguridad social, primas colectivas, gastos de adquisición (incluidas comisiones para agentes) y amortizaciones (importe de compra de los jugadores imputado anualmente en función del número de años de contrato del jugador)».

Cada equipo decidirá si llega o no a estos límites. Como es obvio, lo que no puede hacer ningún club para evitar saltarse el límite es bajar el salario de alguno de sus futbolistas por debajo de los 155.000 euros. Este es el sueldo mínimo que está pactado para Primera División entre la patronal y la AFE, el sindicato de los jugadores profesionales.

Si alguien rebasa este tope salarial la LFP puede sancionarle con la prohibición de inscripción de jugadores o la expulsión de la categoría. Es lo que le sucedió no hace tanto al Getafe con Pedro León, cuya ficha fue rechazada porque había superado su límite salarial. Los clubes amenazados tiene dos alternativas: aumentar el capital social de la entidad con nuevas aportaciones de dinero o desprenderse de jugadores.

A la Real esta ley -su límite es de 64.835.00 euros- no sólo no le perjudica, sino que le beneficia, puesto que permite que su filosofía no esté tan en desventaja con respecto a los equipos regentados por multimillonarios que deciden invertir sus fortunas en entidades con una masa social mucho menor y, en consecuencia, con un potencial para generar ingresos recurrentes muy inferior al del club de Anoeta.

El Eibar (33.212.000 euros), con una filosofía distinta, sigue creciendo a pasos agigantados gracias a su buena gestión económica y el acierto a la hora de fichar y vender jugadores. Los números dicen que desde que ascendió a Primera casi ha triplicado su tope salarial. Cuando ascendió en la 14/15 su límite era de 12,8 millones -solo el Elche y el Almería estaban por debajo- y desde entonces, gracias a los ingresos televisivos, ha pasado a 19,11 millones en la 2015/16 -superando solo a Las Palmas, Deportivo y Sporting- y a 23,5 millones en la 16/17 -solo el Sporting y Osasuna estaban por debajo-. El Eibar ha crecido diez millones en la última temporada por el traspaso de Lejeune.

Real Madrid y Barça, lejos

No realizar grandes dispendios y controlar el gasto han sido dos de las razones que han llevado al Eibar a vivir el mejor momento económico de historia. Y lo mismo, la Real. Ni siquiera los fichajes de Illarramendi, Januzaj o Willian José han hecho tambalear unas cuentas que llevan años cerrándose en verde y siendo aprobadas por una amplia mayoría en la Junta de Accionistas.

En cualquier caso, las diferencias entre clubes siguen siendo importantes en la Liga. Real Madrid y Barcelona están a una distancia sideral de sus perseguidores. Entre los dos y el Atlético, el tercer equipo que más gasto puede realizar, hay más de 250 millones de diferencia. En 2014 era el conjunto blanco el que tenía mayor posibilidad de invertir en la plantilla, aventajaba a los azulgranas en casi 20 kilos. Tres campañas después, es el Barça el que tiene 10,5 millones de gasto más que los merengues.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos