Real Sociedad

Toca el violín como Gilardino

Canales celebró su gol 'tocando' el violín./ARIZMENDI
Canales celebró su gol 'tocando' el violín. / ARIZMENDI

Canales tiene claro que «jugando así podemos hacer cosas importantes»

BORJA OLAZABALSAN SEBASTIÁN.

La partitura no estaba escrita para él. Pero un giro en el destino, en forma de lesión de Xabi Prieto a los diez minutos de partido, ofreció al artista la posibilidad de salir a tocar. Sergio Canales sacó lo mejor que tiene dentro. Esa calidad que ya asombró a propios y extraños en aquel partido en el Sánchez Pizjuán con la camiseta del Racing de Santander. Ha pasado mucho tiempo desde aquel 2010. Sobre todo, tres lesiones graves de rodilla. Pero el cántabro sigue teniendo magia en sus botas. Logró lo imposible: que no se echara de menos a Prieto.

Y es que ayer Canales hizo de todo. Celebró sus veintisiete años, que los cumplió el viernes, dirigiendo la orquesta como si fuera el mismísimo Gustavo Dudamel y tocando el violín como lo hacía en sus celebraciones el exfutbolista Alberto Gilardino. Con tanta música clásica de por medio, da la sensación de que llega en un momento inmejorable para viajar a Salzburgo, la ciudad natal de Mozart.

Su gol en el minuto 55 sonó a bodas de Fígaro. Recibió un pase de Oyarzabal y, a pesar de caerse, recuperó el balón dentro del área. Recortó con pierna izquierda al primer rival que se le puso en medio. Se pasó la pelota por detrás para zafarse del segundo. Y cruzó con la derecha para batir a Oier. Se fue corriendo hacia el córner, se arrodilló y celebró el gol imitando a un violinista. Música celestial para nuestros oídos.

Y todo con una entrañable historia por detrás. La familia del jugador realista se desplazó a San Sebastián para celebrar su cumpleaños. Entre ellos, su hermano. Ayer, tras el partido, destapó el secreto de su nueva celebración. «Estuve con mi hermano viendo vídeos de Gilardino, que siempre nos ha gustado mucho a los dos. Me dijo que iba a marcar y que tenía que celebrar el gol como lo hacía Gilardino, tocando el violín. He marcado, me he acordado de lo hablado con mi hermano y lo he celebrado así».

De la jugada del gol contó que «la verdad es que me ha salido muy bien. Estoy con mucha confianza y me encuentro muy a gusto jugando. Probablemente estoy en el mejor momento de mi carrera».

Su tanto cerró la goleada realista ante el Levante en un partido en el que los tres puntos no se podían escapar de Anoeta. El propio canales reconoció tras el choque que «la victoria era muy necesaria. Muy importante. Podríamos decir que era, entre comillas, una final, como lo fue el partido contra el Deportivo de La Coruña, y la hemos resuelto muy bien».

«Mi hermano ha venido a celebrar mi cumpleaños y me dijo que iba a marcar y que lo celebrara así»

«La Real es como mi casa y no se cuándo acabará esto, pero voy a darlo todo hasta el final»

Eso sí, a pesar del dominio de la Real, el zurdo quiso dejar claro que «partidos fáciles no hay. Nos tenemos que quedar con que hemos conseguido mantener la portería a cero, que es muy importante, y con que hemos recuperado un poco nuestra identidad, esa que nos hace recuperar rápidamente el balón cada vez que lo perdemos. Este equipo, jugando así, tiene muchas opciones de hacer cosas importantes».

Y una de esas cosas importantes debe ser superar al Salzburgo y seguir adelante en la Europa League. «Estamos deseando que llegue el partido para darle una alegría a la afición. Tenemos que estar todos juntos porque no todos los años se juegan partidos así. Vamos a ganar como sea».

No resuelve su futuro

Canales llegó a la Real en enero del 2014, en el mercado de invierno de aquella temporada. Después de cuatro campañas y media vistiendo la elástica txuri-urdin, el jugador de Santander acaba contrato el próximo 30 de junio y sigue sin resolver su futuro. El nivel que está mostrando hace muy apetecible su continuidad, pero el tiempo dira. Su futuro no parece estar ligado a la Real.

El propio jugador, que ayer dijo que esta era una temporada muy importante para él en lo personal, volvió a dejar en el aire sus intenciones de cara al próximo verano. «Todo está en manos de mi representante. En la fase en la que estamos, mirar a cosas personales me parecería egoísta y quiero estar centrado al cien por cien en el equipo. La Real es como mi casa y no se cuándo acabará esto, pero voy a darlo todo hasta el final».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos