Real Sociedad

Titularidad en falso para Toño Ramírez

El portero de la Real se lamenta tras encajar uno de los goles de ayer./ALTERPHOTOS
El portero de la Real se lamenta tras encajar uno de los goles de ayer. / ALTERPHOTOS

El portero riojano jugó por lesión de Gero Rulli y falló en los dos goles que encajó la Real contra el Valencia

BORJA OLAZABAL

Toño Ramírez no lo ha tenido fácil en el mundo del fútbol. Nadie le ha regalado nada. Intentó hacerse un hueco en la Real desde su cantera, pero no encontró abiertas las puertas del primer equipo y tuvo que buscarse la vida lejos de casa. Tenerife B, Guadalajara, Cultural Leonesa, AEK Larnaca (Chipre) y vuelta a la Real la temporada pasada.

No jugó un solo partido en la 16/17, pero esta campaña ha participado en cinco. Debutó en Copa, en la eliminatoria de infausto recuerdo ante el Lleida, y disputó su primer encuentro en Primera División en el Estadio de la Cerámica contra el Villarreal. Recibió cuatro goles en 33 minutos ante los castellonenses.

Pases acertados 24
Pases fallados 11
Tiros recibidos 4
Paradas 2
Goles encajados 2
Tarjetas amarillas 0

Un mes después de ese encuentro contra el Villarreal, a Toño, como dijo Eusebio, le llegó su momento. Tuvo salir a jugar en Salzburgo por lesión de Rulli y jugó ayer como titular por la misma razón.

Los problemas de rodilla del argentino dieron la titularidad a Toño. Una titularidad en falso, como sus salidas en el día de ayer. Y eso que no le fueron mal las cosas al arquero de la Real durante la primera media hora de partido.

Empezó tranquilo con el balón en los pies. Sin errores. Y realizó dos buenas paradas en los dos primeros tiros que le realizaron. El primero en el minuto diecisiete, de Coquelin desde fuera del área. Toño sacó bien las manos abajo para despejar un balón que pasó entre varias piernas. Cinco minutos después también dio buena respuesta a una falta botada por Parejo.

Acciones desafortunadas

Pasada la primera media hora, sin embargo, comenzó el calvario para el riojano. En el 1-0 y en el 2-1 pudo hacer mucho más. El Valencia apenas había inquietado a los realistas, pero un centro sin apenas peligro desde la derecha acabó con el balón en la portería. Toño salió en falso, el balón pasó por encima suyo y Santi Mina empujó en el segundo palo para poner por delante a los valencianistas. Que la pelota tocara en De la Bella tras el centro pudo despistar al portero. Puede tener excusa por ello, pero ninguna en el segundo.

Estaban siendo los mejores minutos de la Real. Oyarzabal había empatado a uno y los donostiarras dominaban, pero otro centro asequible, en esta ocasión desde la izquierda, provocó que todos se llevaran las manos a la cabeza. El balón iba raso, fácil, pero Toño dudó, fue tarde al suelo y, aunque lo tocó, no lo sujetó y Santi Mina marcó a placer. Fue un mazazo de los gordos.

El debate sobre la portería de la Real ha existido desde el primer día. El club apostó por Rulli y por un portero como Toño, que hasta el pasado 24 de enero no había disputado un solo partido en Primera División. El argentino estará otras tres semanas de baja. El portero de la Real ahora es Toño. Toca animarle.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos