Real Sociedad

Agirretxe «sueña» con recuperarse

Imanol Agirretxe, rodeado de los niños del colegio Presentación de María de Urnieta. / USOZ
Imanol Agirretxe, rodeado de los niños del colegio Presentación de María de Urnieta. / USOZ

El delantero usurbildarra espera «volver a disfrutar y alcanzar la normalidad» tras dos años

KAREL LÓPEZ SAN SEBASTIÁN

A los 30 años, a Imanol Agirretxe le tocó ayer volver al cole. Un regreso que sirvió para que el delantero txuri-urdin recordara aquellos tiempos en los que el frío, la lluvia, el viento... no eran impedimento para chutar y chutar hasta reventar las zapatillas en el patio y para charlar durante más de una hora con los jóvenes alumnos del colegio Presentación de María de Urnieta, quienes ejercieron de periodistas por un día y plantearon varias preguntas al usurbildarra, quien ya se recupera de la rotura de fibras sufrida el 6 de octubre en su pierna izquierda.

«Cuando era pequeño, como vosotros, soñaba con llegar a jugar en la Real. Iba con mi aita a Anoeta y tenía, como muchos otros niños, la ilusión de poder marcar algún día un gol con la Real», explicó el ariete realista. «He soñado e imaginado eso muchas veces y he tenido la suerte de cumplirlo», expuso en euskera justo antes de contar a los txikis que, ahora, su sueño es «alcanzar la normalidad tras la lesión, volver a disfrutar dos años después del fútbol».

Ayer, Agirretxe compartió clase con los alumnos de Educación Infantil, primero, y con los de Primaria, después. Unai Garin, profesor del centro escolar, quiso dar paso al canterano contando cómo había aceptado la invitación: «Intenté hablar con Imanol y no pude. Pensé que no le apetecería acudir. Pero, en el descanso del partido ante el Vardar, me llegó un Whats App. Era Imanol. Me pedía perdón por responder tan tarde y aceptaba la invitación. No todos los jugadores son galácticos», comentó riendo mientras los jóvenes, atentos, ya comenzaban a levantar sus manos para preguntar.

«Cuando comencé con el fútbol en mi cole de Usurbil, solíamos venir a Urnieta a jugar los fines de semana. Hacía fútbol, balonmano, pelota... Yo he tenido la suerte de poder seguir con el fútbol; hacer de este deporte mi trabajo».

Pero no todo fue fácil para Agirretxe. «Aposté por el fútbol con 13 años, cuando di el paso de irme a Bilbao a vivir un par de años. Estaba en una residencia. No era fácil con esa edad estar lejos de casa. Recuerdo mis vueltas a casa en bus... pero aprendí muchísimo», confesó el jugador realista. «Deseaba volver a casa... y mis padres todavía más que yo. Con esa edad no son muchos los jóvenes que viven lejos de la familia, pero yo he obtenido tenido una recompensa final».

Antes de poner rumbo a la capital vizcaína, el usurbildarra jugó en el Antiguoko. «Con 9 años aproximadamente aprendí a hablar castellano. A modo de broma nos llamaban los caseros en el equipo porque no sabíamos hablar más que euskera. Ahora en el vestuario hablamos muchos en euskera. Es una buena técnica para que los rivales no te entiendan», siguió este futbolista que ahora disfruta «estando con los amigos y la familia entre semana. Recojo a mi hija en el cole y suelo ir al parque».

A modo de agradecimiento y antes de posar con él para sacarse varias fotos, los jóvenes, que en su mayoría vestían camisetas blanquiazules y que no dudaron en corear el nombre de Imanol Agirretxe, dieron una bonita sorpresa al atacante: un vídeo en el que, entre otros detalles, se veían varios de sus goles más bonitos. Los celebraron como si estuvieran en Anoeta, sobre todo aquel que le marcó al Barça a pase de Carlos Matínez para darle la victoria en el descuento a la Real.

«La verdad es que el gesto del avión que hago fue algo espontáneo. No estaba pensado, pero me salió cuando marqué mi primer gol con el primer equipo y ahora ya parece que es algo que me distingue, mi marca», continuó Agirretxe. «Desde pequeñito he sido de la Real. Cumplí un sueño debutando con el primer equipo en Getafe y haciéndolo una semana después en Anoeta. Ya han pasado doce años... La Real Sociedad es un sentimiento que siempre he tenido en casa».

«Ganar un título»

Otra de las grandes ilusiones de Imanol Agirretxe es la de ganar un título vestido de txuri-urdin. «Me encantaría conseguirlo para que podamos celebrarlo nosotros, pero también vosotros», señaló.

Aunque, de momento, a falta de títulos, le guste celebrar cada triunfo. «Los que se consiguen ante equipos fuertes como el Barcelona o el Real Madrid son especiales. También lo son, claro, las victorias en los derbis. El ambiente que se vive en ellos es genial», destacó Imanol.

«Todavía ahora siento nervios antes de jugar. Seguro que a vosotros también os pasa... Aunque poco a poco te vas acostumbrando. En mi caso, pasé en poco tiempo de jugar con el Sanse ante no más de 300 personas a enfrentarme a campos como el Camp Nou, con cerca de 100.000 aficionados. Da un poco de miedo, pero se aprende a llevar». Aunque como jugar en el patio del colegio, como hacían Agirretxe y miles de niños y niñas, no hay nada. Los inicios del delantero realista llegaron chutando en el patio del cole.

Más

Fotos

Vídeos