Solo queda Prieto de los que jugaron con él

Tenía garra, casta y mala leche, pero sobre todo fue un estupendo jugador, uno de los mejores extranjeros que ha jugado en la Real. Karpin fue uno de los pilares en el año del subcampeonato (2002/03) y uno de destacados en la partipación de la Real en la Champions al año siguiente. De aquel equipo que jugó como los ángeles solo queda Xabi Prieto. Cuando Karpin apuraba sus últimos meses en la Real irrumpía en Primera el hoy capitán del equipo. Fue en el otoño de 2003 cuando Raynald Denoueix vio en Prieto una alternativa a Karpin en la banda derecha. De hecho fue el técnico francés el que le hizo debutar el 8 de octubre de 2003 en un partido de Copa en Oviedo. El donostiarra disputó los noventa minutos y el choque finalizó con triunfo de la Real por 1-2. El primer encuentro de Prieto en Primera lo disputaría dieciocho días después ante Osasuna en Anoeta. Jugó 22 minutos tras saltar al terreno de juego en lugar de Karpin.

Otro de los inquilinos del actual vestuario de la Real que saben lo que es jugar con Karpin es el hoy segundo ayudante de Eusebio, Mikel Labaka. Fue uno de los supervivientes de la generación que sostuvo a la Real después del subcampeonato y la Champions.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos