Real Sociedad

Sexta eliminatoria directa para un Eusebio bajo la lupa

Eusebio, durante el entrenamiento de ayer en Zubieta. / ARIZMENDI
Eusebio, durante el entrenamiento de ayer en Zubieta. / ARIZMENDI

Con el técnico pucelano en el banquillo, la Real ha caído en Copa contra Las Palmas, Barcelona y Lleida y ha eliminado a Valladolid y Villarreal

AXEL GUERRA SAN SEBASTIÁN.

La eliminatoria ante el Salzburgo, después de quedar segunda en la fase de grupos de la Europa League en la que se enfrentó al Zenit de San Petersburgo ruso, Vardar macedonio y Rosenborg noruego , es la sexta directa que juega la Real desde que Eusebio llegó al banquillo txuri-urdin en noviembre de 2015. Con todos los ojos puestos en su labor después de que el equipo haya sumado en Liga 17 puntos de los últimos 60 en juego, el técnico tiene contra el conjunto austriaco la oportunidad de igualar un balance que por el momento le es desfavorable. De las cinco ocasiones anteriores todas en Copa, ha caído en tres (Las Palmas, Barcelona y Lleida) y ha avanzado en dos (Valladolid y Villarreal).

Recién aterrizado en Donostia, Eusebio afrontó la eliminatoria de Copa contra Las Palmas. En la ida en el Estadio de Gran Canaria el gol de Bruma parecía un buen botín por su valor doble en campo contrario, a pesar de que los tantos de Asdrúbal y Hernán dieron la vuelta en el marcador.Dos semanas más tarde, los realistas no pudieron dar la vuelta a la eliminatoria en un encuentro en el que el hoy txuri-urdin Willian José adelantó a los visitantes. Canales logró el empate final.

Apuesta por la Copa

En la temporada pasada el entrenador lasecano apostó fuerte por la Copa y desde dieciseisavos de final contra el Valladolid confió en el bloque que estaba jugando la Liga, sin hacer apenas rotaciones. La eliminatoria quedó sentenciada en Pucela (1-3), gracias a los goles de Iñigo y Juanmi (2). En la vuelta, el malagueño volvió a marcar (1-1).

En la ronda de octavos, el bombo emparejó a la Real y el Villarreal. En el primer partido disputado en Anoeta, Willian José, Vela y Oyarzabal pusieron en ventaja a los guipuzcoanos y Trigueros recortó distancias con un gol que daba esperanzas a los castellonenses. En la vuelta, el eibarrés marcó al cuarto de hora un gol, que obligaba al conjunto amarillo a lograr tres tantos para forzar la prórroga y cuatro para avanzar de ronda. Solo Bruno fue capaz de anotar antes del descanso para establecer el 1-1 final.

Tras eliminar a los de Fran Escriba, el siguiente rival en suerte fue el Barcelona. El primer partido se disputó en Anoeta la víspera del día de San Sebastián y finalizó 0-1, gracias a un gol de penalti de Neymar en una noche en la que González González perdonó la expulsión a Messi y al propio delantero brasileño. En el encuentro del Camp Nou, la Real dio la cara en una noche en la que los dos primeros tantos culés llegaron después de errores arbitrales (5-2).

El mayor fiasco en una eliminatoria lo ha vivido esta temporada con el enfrentamiento con el Lleida. Un gol de Canales en el primer partido dio ventaja a los realistas, a los que se sumaron los dos que anotaron en la primera parte de Anoeta. Pero inexplicablemente, en el segundo periodo vieron cómo el equipo de Segunda B remontaba el marcador (2-3) en media hora y daba la campanada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos