Real Sociedad

La Real, a seguir soñando en Sevilla

Regreso. Álvaro Odriozola, en la imagen ejercitándose ayer junto a Bautista, tiene opciones de recuperar la titularidad en el lateral derecho ante la baja de Aritz./FOTOS ARIZMENDI
Regreso. Álvaro Odriozola, en la imagen ejercitándose ayer junto a Bautista, tiene opciones de recuperar la titularidad en el lateral derecho ante la baja de Aritz. / FOTOS ARIZMENDI

La Real sueña con una victoria en el Pizjuán que le mantenga en la pelea por la séptima plaza

MIGUEL GONZÁLEZ

La Real Sociedad visita el Pizjuán con la ilusión de lograr una victoria con la que pueda apurar sus remotas opciones europeas hasta el final del campeonato. La empresa es complicada. Primero porque asaltar Nervión no resulta nada sencillo. Y segundo porque es el cuarto equipo en esa lucha por la plaza de Europa League que aún queda por adjudicar y tiene que remontar a tres equipos por el camino, entre ellos al propio Sevilla. Y alguno como el Getafe le distancia en tres puntos y el golaveraje y cuenta con un calendario bastante más cómodo. Pero Imanol en estos momentos no hace cábalas y lo que quiere es que los suyos salgan enchufados a uno de los campos más atractivos del campeonato para seguir con la buena racha del mes de abril, en el que han sumado 13 puntos en las seis jornadas disputadas. Para ello deberán mantener la seriedad defensiva que han demostrado desde la llegada del oriotarra, que en el plano deportivo no podrá contar con el lesionado Aritz, -por quien entra en la convocatoria Gorosabel y abre la vuelta a la titularidad a Odriozola-, ni el sancionado Pardo y ha dejado en casa por decisión técnica a Toño y a Guridi.

¿Lo de Las Palmas o lo de Málaga? La Real de Imanol Alguacil ha basado su fortaleza en los partidos de casa, donde cuenta por victorias sus actuaciones tras imponerse al Girona (5-0), Atlético (3-0) y Athletic (3-1). Pero fuera de casa se ha mostrado más dubitativo, con un empate sin goles en Ipurua, un triunfo ajustado en el marcador en el campo de un descendido Las Palmas (0-1) y la inesperada derrota en Málaga (2-0) de hace dos jornadas.

Lo cierto es que el conjunto blanquiazul no ha estado nada fino en sus desplazamientos en la presente campaña. Ahora mismo solo hay cinco equipos peores a domicilio, los tres descendidos -Deportivo, Las Palmas y Málaga-, el Espanyol y el Leganés. Para cuando ganó en Gran Canaria hace cuatro jornadas llevaba medio año sin hacerlo lejos de Anoeta, lo que cercenó sus posibilidades de hacer algo importante esta temporada. Y es que entre la victoria en Mendizorrotza en octubre y la referida en Las Palmas a mediados de abril solo pudo rascar cuatro empates en sus salidas, lo que equivale a cuatro puntos de 44. Los consiguió en Girona (1-1), San Mamés (0-0), Villamarín (0-0) e Ipurua (0-0). Por el camino sufrió siete derrotas que ha acabado pagando caras.

«No debemos ir a Sevilla pensando en Europa, sino únicamente en ganar. Luego ya se verá...» De la Bella

«El séptimo puesto está ahí pero no depende de nosotros. Podemos ganar los tres y quedarnos fuera» Aritz

«Si ganamos nuestros partidos tenemos opciones de alcanzar un puesto en Europa» Willian José

«A pesar de la mala temporada, ganar en Sevilla nos permitiría volver a soñar con Europa» Navas

«El objetivo era estar más arriba en la tabla. Quedan tres partidos y está difícil entrar en Europa» Illarramendi

«Un resultado cambia todo, vamos a tratar de buscarlo y mentalizarnos de lo que tenemos que hacer» Banega

Hoy existe la duda de saber qué equipo nos vamos a encontrar. Si el que creó una veintena de ocasiones para marcar en Las Palmas o el que naufragó con estrépito en Málaga. Después de esta visita solo quedará un viaje más, al Camp Nou en la última jornada del campeonato. Un estadio en el que lleva sin puntuar 21 temporadas de forma consecutiva. Eso obliga a hacerlo hoy muy bien en el Sánchez Pizjuán.

Caparrós toma el mando. La derrota ante el Levante (2-1) el viernes pasado puso fin a la etapa de Vincenzo Montella en el Pizjuán. Con el italiano el Sevilla acumulaba nueve encuentros sin ganar -cinco derrotas y cuatro empates-, la peor racha del siglo, lo que le había descabalgado de los puestos europeos. Ahora ha recurrido para enderezar la nave a Joaquín Caparrós, que ya se sentó en el banquillo del Pizjuán entre 2000 y 2005, con el reto de hacerse con esa séptima plaza que da acceso a la Europa League.

El cuadro hispalense no gana un partido de Liga desde el 3 de marzo, cuando se impuso al Athletic (2-0). Montella, que sustituyó a Berizzo tras la derrota en Anoeta en diciembre, había rendido bien en las competiciones de eliminatorias, ya que alcanzó la final de Copa y los octavos de la Champions tras eliminar al Manchester United, pero en Liga solo pudo sumar 19 puntos de 51 en cuatro meses. Al italiano se le criticó su incapacidad para usar todos los elementos disponibles de una plantilla que fue reforzada en el mercado de invierno con la llegada de Arana, Roque Mesa, Layún y Sandro. Su apuesta por contar con un bloque de catorce hombres con apenas más cambios ha reventado un plantel en el que muchos se sentían descontentos. La de Caparrós es la última bala para tratar de arreglar la temporada.

El Pizjuán, un campo amable. Indefectiblemente el feudo sevillista forma parte de la historia negra de la Real Sociedad desde que en 1980 perdiera allí la que iba a ser su primera Liga de la historia. El nombre del estadio hispalense no genera buen recuerdo entre los blanquiazules desde entonces, pero en los últimos años ese agrio recuerdo se ha endulzado y es una de las salidas que más gustan a la hinchada txuri-urdin. Por su complicidad con la afición sevillista y por los buenos resultados conseguidos últimamente.

A pesar de que el Sevilla se ha convertido en un club de los grandes de la Liga en el último decenio, la Real Sociedad ha conseguido dos victorias y un empate en las cinco últimas visitas al Pizjuán, lo que representa un gran bagaje. En la 12/13 aquel triunfo por 1-2 con goles de Rakitic, en propia meta, y Agirretxe supuso un espaldarazo importante en el camino hacia la Champions. Hace dos años, ya con Eusebio en el banquillo, halló otra victoria importante, también por 1-2, que le sirvió para espantar los fantasmas del descenso y comenzar una remontada que le llevó a la novena plaza. La temporada pasada se registró un empate (1-1) con goles de Sarabia y Vela que obligó a los hispalenses a retrasar su acceso a la Champions y que reforzó a los realistas en su camino hacia Europa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos